Skip to main content

Lista

F1

El pasado desconocido de algunos de los mejores pilotos del mundo

Sébastien Loeb
Un montón de curiosidades que (quizás) no conocías.

Hay deportistas que, hagan lo que hagan, siempre consiguen ser competitivos. Prácticamente da igual en la especialidad en la que participen: siempre logran adaptarse más rápido que nadie y logran extraer el máximo de las condiciones. Tienen un ‘algo’ especial, un don o a saber qué. Como Sébastien Loeb, alguien capaz de destacar en gimnasia artística y hasta de ganar algunos títulos mucho antes de dar el salto a los rallys; o Jackie Stewart, que llegó a ser uno de los mejores tiradores al plato de Gran Bretaña antes de dar el salto al automovilismo.

Sébastien y Jackie, que entre los dos suman nada menos que doce títulos de la máxima categoría de los rallys y de automovilismo en circuito, son solo un ejemplo de este ‘don’ especial… pero hay muchos otros ejemplos.

Los coches de calle que conduce Carlos Sainz Jr.

VIDEO: ¡Un Ferrari de F1 por las calles de Maranello!

Sébastien Loeb

Sébastien Loeb es hijo de Guy Loeb, un gimnasta francés reconvertido en profesor de educación física. Siguiendo sus pasos, Sébastien comenzó a practicar esta disciplina a muy temprana edad, con solo tres años. Loeb superó las expectativas familiares y llegó a ser campeón de gimnasia en Alsacia en cuatro ocasiones, campeón del “Gran Este” y acabó en el quinto puesto en el campeonato infantil de Francia. Después de una década de dedicación, Loeb aparcó el deporte.

A mediados de los 90, cumplida la mayoría de edad, Loeb – que estudiaba electricidad - decide comprarse su primer coche con ayuda de su abuela y poco después empieza a participar en carreras en la calle o en aparcamiento de supermercados. En 1999 decide dedicarse al 100 % al automovilismo. No se equivocó, y los nueve títulos mundiales del WRC, además de sus 79 victorias logradas a lo largo de su carrera deportiva, nos dan la razón.

Fernando Alonso

Fernando Alonso

El padre de Fernando, José Luis Alonso, ya era un gran aficionado al automovilismo cuando Fernando nació. De hecho, fue él quien le inculcó la pasión por la velocidad. Trabajador en una empresa que fabricaba explosivos para las minas al igual que su padre y bisabuelo, José Luis un buen día decidió diseñar un kart para su hija mayor, Lorena, a quien no le gustó demasiado la idea de correr con él. Muy diferente fue lo que sucedió con el pequeño, Fernando, quien quedó prendado del vehículo de cuatro ruedas coloreado con el rojo y blanco del McLaren de Ayrton Senna. No mucho tiempo después, Alonso comenzó a correr.

Fernando y su padre recorrieron primero circuitos del norte de España, después de todo el país y finalmente de Europa. Iban juntos en furgoneta, con el joven asturiano habitualmente estudiando en la parte de atrás del vehículo para no perder el ritmo en el colegio mientras se dedicaba a una pasión a la que nunca supo si se dedicaría profesionalmente. Sus dudas eran tales que llegó a pensar, tras ganar sus primeros sueldos como piloto de kart, que con aquello ya se conformaría.

Simon Pagenaud

Simon Pagenaud

El campeón de la Indycar en 2016 y ganador de las 500 Millas de Indianápolis en 2019 tuvo unos inicios un tanto extraños en el automovilismo. Hijo de una familia humilde de Montmorillon (Francia), Pagenaud parecía estar destinado a ocupar en un futuro el oficio de sus padres en el supermercado que regentan, pero el francés eligió otra vía – mucho más rápida - para su futuro. Mientras tanto, además de ir al colegio, también trabajaba en el supermercado y montó su propia escuela de conducción para obtener unos ingresos extra.

Con 10 años, Simon comenzó a competir en karting. Logró buenos resultados y siete años después, tras ganar un programa de promoción francés, dio el salto a los monoplazas. Fue subcampeón en la Fórmula Renault Campus, tercero en la Fórmula Renault… En 2006 ganó la Champ Car Atlantic y logró un buen premio económico, con el que dio el salto a la Champ Car. Después de tres años corriendo en las American Le Mans Series y en carreras como las 24 Horas de Le Mans, en 2012 dio el salto a tiempo completo en la Indycar, donde ha logrado sus mayores éxitos.

Romain Grosjean

Romain Grosjean

Cuando Romain Grosjean fue llamado por el equipo Renault de F1 en el año 2009 para sustituir a Nelson Piquet Jr. a partir del Gran Premio de Hungría, el francés combinaba su participación en la GP2 (actual Fórmula 2) con su trabajo como gestor patrimonial en el banco Eric Sturdza de Ginebra (Suiza). Una vez dio el salto a la F1, obviamente lo dejó.

Entre las aficiones de Grosjean se encuentra la cocina y, de hecho, hasta ha sacado su propio libro de recetas junto a su mujer, la periodista y presentadora de televisión francesa Marion Jollès Grosjean. Cuando Romain fue despedido del equipo Renault a finales de 2009 por sus pobres resultados, incluso llegó a plantearse dejar el automovilismo para dedicarse al 100 % a la cocina y convertirse en chef.

Lewis Hamilton

Hamilton y su padre

Uno de los primeros pasos del seis veces campeón del mundo de Fórmula 1 en el automovilismo fue como piloto de coches de radio control. El británico llegó a ser subcampeón con solo siete años, demostrando a su padre, Anthony, que le gustaban los coches de competición y que quería comenzar a correr en karting. Éste le apoyó desde muy joven, pidiendo prestamos para que pudiera competir, puesto que eran una familia muy humilde, y el padre de Hamilton hasta tuvo tres empleos. “Había fines de semana en los que simplemente no había dinero y no podía ir al circuito para correr”, ha recordado Lewis en alguna ocasión.

En 1995, el pequeño Hamilton pidió un autógrafo a Ron Dennis en una carrera de karting y le dijo que algún día quería correr para su equipo, McLaren. Años después, tras haber logrado sus primeros grandes éxitos en el karting, Lewis fue fichado por la academia de pilotos de McLaren-Mercedes.

Conoce la historia del piloto del coche de seguridad de la F1
 

Elio de Angelis

Elio de Angelis es considerado como uno de los pilotos más carismáticos y talentosos de la Fórmula 1 de los años 80. Este italiano, hijo de un adinerado pluricampeón del mundo de motonáutica despuntó en karting y en toda categoría en la que participó. Dio el salto a la F1 en el año 1979 con el equipo Shadow, con el que logró un cuarto puesto como mejor resultado, y después pasó a Lotus, donde corrió durante seis temporadas. En 1984 llegó a ser cuarto en el Mundial de Pilotos. En 1986, cuando competía para Brabham, sufrió un accidente fatídico durante unos entrenamientos privados en el Circuito de Paul Ricard.

Además de un fantástico piloto, De Angelis era un brillante músico. A lo largo de su carrera en la Fórmula 1 pudo dejar muestra de su talento y hasta dio un recordado concierto de piano durante una huelga de pilotos en el GP de Sudáfrica de 1984. En algunas ocasiones, De Angelis llegó a decir que, de no haber sido piloto, se habría dedicado a la música.

La historia de Alfonso de Portago, el primer piloto español de Ferrari F1

Carlos Sainz

Carlos Sainz ganador del Dakar 2020

Carlos Sainz ha sido capaz de ser competitivo en multitud de deportes, más allá del automovilismo. El madrileño practicó esquí, tenis, boxeo, atletismo e incluso squash. Fue en esta disciplina donde logró una hazaña muy especial, ya que se proclamó campeón de España en 1979.

Fue justo un año después cuando Carlos debutó en rallys en el mítico Shalymar, al volante de un Renault 5. En aquel entonces comenzó su historia de éxito en el mundo del motor, que continúa en activo cuarenta años más tarde. Hace solo unos meses, en Arabia Saudí, logró su tercer título del Rally Dakar, trofeos que debe guardar en su vitrina con mucho cariño, junto a los dos campeonatos del mundo de rallys, logrados en 1990 y 1992. 

Los coches de calle de Carlos Sainz

Gilles Villeneuve

Gilles Villeneuve es considerado como uno de los pilotos con mayor ‘talento natural’ de todos los que han pasado por la Fórmula 1. El canadiense, que solo ganó seis carreras en su corta trayectoria en la categoría reina (1976-1982) llegó a sorprender al mismísimo Enzo Ferrari por su velocidad, aunque también por su agresividad, la cual llegaba a sacar de quicio a “Il Commendatore”. Gilles era tremendamente competitivo y podía llevar al límite los monoplazas con los que competía.

Algunas habilidades de conducción, especialmente el control del coche en situaciones de muy poco agarre las aprendió mientras competía con motos de nieve en Canadá, de donde también procedían la mayor parte de sus apoyos económicos. Gilles incluso llegó a ganar el campeonato del mundo de 1974. De no ser por el fatídico accidente en el GP de Bélgica de 1982, seguramente también habría ganado al menos un título de F1…

Helmut Marko, el temido asesor de Red Bull que desafió a la muerte

Jackie Stewart

Jackie Stewart

Mucho antes de comenzar a correr con coches, Jackie Stewart destacó en otra disciplina: tiro al plato. El escocés, con 13 años, se inició en esta especialidad y llegó a ganar los campeonatos de Gran Bretaña, Gales, Irlanda y Escocia. También se alzó con la Copa de las Naciones europea y llegó a estar a punto de ir a los Juegos Olímpicos de 1960, aunque no se clasificó.

En aquel momento tenía 21 años y ya empezaba a competir. En el 64 ganó la Fórmula 3, hizo algunas carreras de Fórmula 2 y en 1965 debutó en la Fórmula 1 con BRM. Su primera victoria no tardó en llegar: ganó el GP de Italia de aquella temporada. En 1969 logró su primer título de F1, gesta que repitió en 1971 y en 1973.

Stewart es disléxico y por ello tuvo dificultades para aprender cuando era pequeño, lo que llevó a ser objeto de burla en el colegio. “Cuando tienes dislexia y encuentras algo en lo que eres bueno, te esfuerzas más que nadie; no puedes pensar como el resto de la gente, así que todo lo haces de otra forma”, dijo en una ocasión uno de los mejores y más respetados pilotos de la historia de la F1.

Imagen: Citroen/Motorsport Images

Más:

WRC

Y además