Skip to main content

Noticia

Competición

Simon Pagenaud, del supermercado a la victoria en Indianápolis

Simon Pagenaud (Indy 500)

Simon Pagenaud cambió su destino: se dedicó a pilotar coches de carreras a 350 km/h cuando había nacido para dirigir el negocio familiar. Ningún miembro de su familia lleva la pasión por la velocidad en sus venas, pero Simon les convenció para que apostaran por él.

Detrás de cada piloto hay una historia digna de ser contada. Un primer día subido a un kart, un primer sueño, una primera carrera, una primera victoria, el salto a la competición de forma profesional… La historia detrás de Simon Pagenaud, ganador de las 500 Millas de Indianápolis 2019, es realmente curiosa: su familia regenta un supermercado en su ciudad de origen, Poitiers (Francia), y ese era su “Plan A”… pero la pasión por la velocidad se cruzó en su camino.

Te puede interesar: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

VÍDEO: Todo lo que debes saber sobre Indianápolis

Simon Pagenaud entró el pasado domingo en la historia del mundo del motor cuando cruzó la línea de meta en primer lugar tras doscientas vueltas en el Indianapolis Super Speedway. El francés ganaba de esta forma las 500 Millas de Indianápolis tras dominar parte de la carrera, vencer en una intensa batalla a Alexander Rossi (ganador en 2016) y después de completar un excelente mes de mayo con victoria en el Gran Premio de Indianápolis (que se celebra en el circuito donde competía la F1), ‘pole position’ de la Indy 500 y victoria definitiva en las 500 Millas de Indianápolis.

Pagenaud nació el 18 de mayo de 1984 en Poitiers (Francia). Ningún miembro de su familia tenía pasión por el automóvil, prácticamente todo lo contrario: su padre tenía (y tiene) un supermercado en la ciudad y ese era el negocio al que se dedicaba la familia. A Simon, sin embargo, siempre le gustaron los coches, desde que tiene memoria. A sus siete años le dieron la oportunidad de pilotar por primera vez un kart y a los 10 su padre se dio cuenta de que debía competir porque tenía algo especial.

Simon Pagenaud (Indy 500)

Con 17 años, el francés empezó a competir en fórmulas y pronto comenzó a despuntar, manteniéndose regularmente entre los tres primeros en los campeonatos franceses en los que participaba. En su salto a la Eurocopa Fórmula Renault 2.0 acabó tercero (2003) y un año más tarde se proclamó subcampeón, justo detrás de Scott Speed.

Pagenaud conseguía dinero con su propia escuela de conducción y buscaba él mismo patrocinadores

En 2006, tras un año en las World Series by Renault no demasiado bueno compitiendo con un equipo de media tabla, Pagenaud decidió mudarse a América para comenzar allí una nueva aventura, jugársela a una sola carta y tratar de hacer carrera allí. En su primer año ganó la categoría antesala a la Champ Car, la Champ Car Atlantic, lo que le aseguraría un premio económico de dos millones de dólares. “Si no ganaba, regresaría a Francia y volvería al negocio familiar”, aseguraba en una entrevista hace unos años.

Simon Pagenaud (Indy 500)

No volvió a Francia e hizo carrera en América

En 2007, con el mismo equipo con el que había ganado la Champ Car Atlantic, debutó en la Champ Car con un buen octavo puesto en la clasificación final, a la vez que aceptó un puesto en el programa del equipo De Ferran Motorsport, con Gil de Ferran (campeón de la Indy 500 en 2003 y ahora director deportivo de McLaren) a la cabeza, para correr en las American Le Mans Series, donde competiría con un prototipo Acura de LMP2.

Pagenaud compitió en prototipos a tiempo completo hasta el año 2010, en el que ganó el título de las American Le Mans Series. Entre 2008 y 2011 corrió las 24 Horas de Le Mans, con un segundo puesto como mejor resultado con Peugeot en 2011.

Simon Pagenaud (Indy 500)

Fue justo este año cuando Pagenaud regresó a los monoplazas americanos, ahora en la nombrada como Indycar, para participar en solo tres citas. Dejó buenas sensaciones y desde 2012 ha participado en cada temporada la categoría estadounidense.

Primero con el equipo Schmidt Peterson Motorsports, motorizado por Honda, con el que logró sus cuatro primeras victorias y llegó a acabar tercero en el campeonato de 2013. En la Indy 500, sin embargo, no tenía demasiada suerte y apenas rozaba el ‘top 10’ en sus primeras participaciones.

No encontró la oportunidad para triunfar en Europa y se lo jugó todo a una carta en América

El salto al equipo Penske, historia viva de la Indycar

En 2015 abandonó Schmidt Peterson Motorsports y también Honda, para dar el salto al equipo más icónico de la Indycar, Penske, con un motor Chevrolet a sus espaldas. Tras una primera temporada alejado de los puestos de cabeza, en 2016 Pagenaud se proclamó campeón de la Indycar, en 2017 fue subcampeón y en 2018 acabó sexto… posición en la que también acabó en las 500 Millas de Indianápolis.

Simon Pagenaud (Indy 500)

En 2019 la historia ha sido bien distinta. Después de seis carreras disputadas, cuenta con dos triunfos y lidera el campeonato. ¡Y qué dos triunfos! Comenzó el mes de mayo, el mítico “Month of May” de Indianápolis, consiguiendo la victoria en el Gran Premio de Indianápolis que se celebra en el circuito ‘rutero’. Una semana más tarde consiguió la ‘pole’ para las 500 Millas de Indianápolis y otra semana después, remató la faena logrando la victoria en el legendario óvalo de Indiana en la carrera de 500 millas.

Simon Pagenaud (Indy 500)

A pesar de haber pasado ya dos días de su victoria, Pagenaud sigue estando en las nubes. Ha recibido la felicitación del mismísimo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump; ha sido portada en numerosos medios franceses, ha celebrado la victoria con su novia y con su perro (al que podemos ver en las imágenes) y sueña con el momento en el que lleve el gigante trofeo BorgWarner a los Campos Elíseos.

Simon Pagenaud (Indy 500)

Ahora quizás vuelva al supermercado de Poitiers… pero para recibir una enorme y merecida ovación.

Imagen: Motorsport Images/Indycar

Lecturas recomendadas

Y además