Reportaje

Un viaje por el museo secreto de Porsche

Vicente Cano

06/10/2014 - 08:45

AUTOBILD.ES viajó a Stuttgart a visitar el museo secreto de Porsche, donde la marca guarda prototipos de desarrollo, proyectos que nunca vieron la luz o unidades de reemplazado en la primera ocasión que la marca alemana los mostró al público.

El museo secreto de Porsche está situado a unos tres kilómetros del oficial Museo de Porsche, un espectacular edificio del centro de Stuttgart que decenas de miles de turistas visitan cada año. Estas tres naves construidas en la zona industrial de Kallenberg en 1960 y con unos 9.905 metros cuadrados de superficie, denominadas internamente Porsche Collection Hall, se encuentran cerradas a cal y canto, aunque nada desde el exterior denota que dentro se guarda un tesoro de valor incalculable.

No te pierdas: "El museo secreto de Porsche en varios vídeos"

En el museo privado de Porsche se preservan de manera constante unos 208 motores y 360 vehículos históricos de la marca de todas las épocas: desde el año 1900 hasta 2014. Mientras, el Museo Porsche no suele albergar más de 80 unidades, por supuesto, las mayoría de las más valiosas históricamente hablando están ahí. Además, la colección de Porsche Classic consta de 200 unidades que casi siempre están en diferentes eventos alrededor del mundo.

Sin embargo, cuando no está en itinerancia, esta colección de clásicos de también se guarda en la colección privada de Porsche. La marca ha tenido a bien mostrar en 2014 parte de esta colección al gran público en una exposición en su museo, que termina el 4 de enero de 2015 y cuyo título deja bien claro qué puedes encontrar aquí entre la segunda unidad del Porsche 356 jamás fabricada y el primer prototipo del Porsche Cayenne. “Project: Top Secret” está compuesta por solo 16 unidades, así que no muestra la colección secreta de Porsche al completo, pero sí casi todas las unidades de este Collection Hall que más morbo tienen para los aficionados.

La lista de la colección privada de Porsche es alucinante porque incluye desde un Porsche 924 Carrera GTR de 1981 o un Porsche 597 de 1969 a un Mercedes 500 E de 1992 para el que se fabricó el sistema de frenos y se hizo el afinado del motor. Al fin y al cabo, las dos marcas son de Stuttgart… Si crees que eres un experto en la historia de Porsche, aquí hay cosas que te harían arquear la ceja por primera vez en tu vida. Y además, están los restos de la actividad conocida de Ferdinand Porsche que solo has visto en fotografía, con suerte.

El Kübelwagen Type 82 –un vehículo anfibio basado en el Volkswagen Beetle en el que Porsche trabajó durante la Segunda Guerra Mundial-, un Austro Daimler en el que el genio trabajó cuando apenas tenía 31 años o uno de los 120.000 tractores Master Porsche que fabricaron en la década de los 50. Junto a esta paleohistoria de Porsche, hay numerosas reliquias del relato más conocido en torno a la marca: todos los modelos, prototipos y variantes del Porsche 911 están aquí preservados por ejemplo.

Sin embargo, lo que más llama la atención son las ‘bellas durmientes de Porsche’ -como les gusta llamarlas a los trabajadores de este centro-, prototipos de desarrollo o conceptuales que, a lo sumo, fueron mostrados en algún salón del automóvil aunque de la mayoría se desconoce su existencia fuera de estas paredes. De estos, no hay ninguno que no llame poderosamente la atención porque en seguida sabes que estás ante algo que no has visto en tu vida: un Porsche 968 Cabrio –se hizo para ver qué sensaciones ofrecía esta carrocería-, la única unidad existente del Porsche 965, un proyecto que de haber fraguado hubiera conformado el tope de gama del fabricante y que ahora ya solo es una de las bellas durmientes de este limbo.

Lo mismo pasó con los proyectos FLA y C88, ambos mostrados en la exposición Top Secret del Museo de Porsche. El primero, conocido internamente como Typ 1989, por el año en el que debía haberse comercializado, partió de una investigación iniciada en el año 1973, cuando se produjo la primera gran crisis energética de la historia. En aquel momento y a pesar de que ‘solo’ se multiplicaron los precios del crudo, de repente, la Humanidad se hizo consciente de que los recursos energéticos del planeta era limitados.

En Porsche decidieron pensar un coche que requiriera la menor cantidad de materias primas y carburante para, a lo largo de 20 años de vida útil, recorrer con él unos 300.000 km. El resultado es este espectacular Porsche FLA que ha sido una de las atracciones de la muestra sobre la colección secreta de Porsche y que prueba que lo que se queda en el tintero, además de ser genial a veces, siempre ha llevado también miles de horas de trabajo y esfuerzo. El C88 es un estudio de Porsche para un coche del pueblo chino, un concurso internacional en el que participó la marca alemana, hasta que se cansó de los regates del gobierno de Pekín, o se dio cuenta de que todo el tinglado era un simple gancho para captar ideas ajenas.

Sin duda, de este museo secreto de Porsche y su colección durmiente, el que más llamará la atención de cualquier aficionado español es el Porsche 984. El prototipo muestra cómo la marca estudió un modelo por debajo del futuro Boxster entre 1984 y 1987. Un deportivo biplaza con motor de cuatro cilindros y dos litros hoy parecería mucho más lógico que en aquella época, pero después de diversos derroteros, se intentó de vender el proyecto a Martorell, que por entonces vendía Seat System Porsche, pero la cosa nunca fraguó.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Porsche

Porsche

Modelos de Porsche más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches