Skip to main content

Reportaje

Coches clásicos

La increíble historia del Ford Bronco

La increíble historia del Ford Bronco

El pasado mes de julio, Ford presentó en sociedad a un viejo conocido del mundo off-road: el Ford Bronco. La marca del óvalo azul recupera, 24 años después, uno de sus modelos más míticos en Estados Unidos. Un vehículo que, aunque logró difuminar la línea que separa las famosas camionetas norteamericanas de los SUV, no puede negar cuál es su espíritu: practicidad para el día a día combinada con la solidez y la resistencia necesarias para salirse del camino. Esta es la increíble historia del Ford Bronco.

La increíble historia del Jeep Willys, que cumple 80 años

A mediados de los años 60 Lee Iacocca formó un equipo de trabajo integrado, entre otros, por Donald Frey y McKinley Thompson Jr… los mismos que habían creado el Ford Mustang. El objetivo en ese momento era otro bien diferente: diseñar y crear un vehículo disruptivo, ágil y capaz de desafiar cualquier terreno. Ese fue el germen del Ford Bronco.

VÍDEO: el FORD BRONCO es una bestia, mira cómo SUBE casi en VERTICAL

La inspiración la encontraron en aquellos exsoldados que habían participado en la Segunda Guerra Mundial: estaban comprando los vehículos militares y civiles que habían sido dados de baja. Aquellos modelos llevaban el sello de Jeep y eran, efectivamente, los Willys. Ford pensó que podía hacerlo mejor.

Primera generación: 1966-1977

La increíble historia del Ford Bronco

El Ford Bronco fue presentado el 11 de agosto de 1965 como una camioneta preparada para ir más allá de los caminos pavimentados. Llegó con un motor de 2.8 litros y 6 cilindros, que de generaba 105 caballos de potencia: una cifra nada desdeñable para la época. Posteriormente llegaría una variante equipada con un V8 de 197 CV y tracción total y una versión descapotable que hoy es uno de los modelos más codiciados del Bronco.

Segunda generación: 1977-1980

La increíble historia del Ford Bronco

La Crisis del 1973 retrasó los planes de Ford, que no pudo lanzar la segunda generación del Ford Bronco hasta 1977. Esta segunda añada, a diferencia de la anterior, usó una versión de la plataforma que empleaban para el Ford F-100. El resultado fue un vehículo más grande que el Bronco original con una sola carrocería disponible: dos puertas con techo rígido extraíble. Debajo del capó había una única opción: un V8.

Tercera generación: 1980-1986

La increíble historia del Ford Bronco

Este Ford Bronco mantuvo las generosas proporciones de su predecesor, pero redujo su peso: aunque seguía basándose en la plataforma del F-100, Ford cambió la suspensión delantera de eje sólido por una configuración independiente para mejorar la conducción y el manejo en carretera. Además, incorporó novedades como el sistema de inyección electrónica directa. En el apartado mecánico, la marca norteamericana recuperó el motor de seis cilindros en línea, pero esta vez tendría 4.9 litros de cilindrada y 116. Los motores V8 también estuvieron disponibles con una novedad: un bloque de 5.8 litros que generaba 212 CV.

En 1984, Ford lanzó el Bronco II. Era el hermano pequeño del Bronco estándar que estaba basado en la Ford Ranger y que permaneció en producción hasta 1990.

Cuarta generación: 1987-1991

La increíble historia del Ford Bronco

Con esta entrega, el Ford Bronco experimentó un notable cambio físico pues pasó de emplear la plataforma del F-100 a usar la del Ford F-150. El interior fue rediseñado y la configuración electrónica se modernizó pensando en el sistema de tracción a las cuatro ruedas. Por otro lado, los V8 incorporaron un nuevo sistema de inyección y, dependiendo de la versión, existía la posibilidad de equipar al Bronco con una transmisión manual de cinco velocidades.

Quinta generación: 1991-1996

La increíble historia del Ford Bronco

La última entrega (antes de su regreso) estilizó sus líneas, mejoró la aerodinámica y mantuvo vivo el espíritu aventurero de siempre. Así se despidió después de más de veinte años de aventuras off-road y lo cierto es que el motivo estaba en su propia casa: en 1991 llegó el Ford Explorer, un modelo más práctico que empezó a conquistar el terreno del Bronco hasta que lo desterró.

Más:

Todoterrenos

Y además