Skip to main content

Reportaje

Motor

Coches con un nombre verdaderamente desafortunado, Nissan Moco

Coches con un nombre verdaderamente desafortunado, Nissan Moco

Muy desafortunado… 

A lo largo de la historia del automóvil, ha habido algunos coches con un nombre verdaderamente desafortunado. Seguro que estás pensando en el Mitsubishi Pajero que, en España, se llamó Montero. Hoy queremos recordar otro de esos ejemplos desafortunados, venido también desde Japón: el Nissan Moco.

Elegir un nombre para un coche no es nada fácil. La denominación de un modelo puede determinar su éxito o fracaso y los fabricantes cuentan con grandes equipos de marketing encargados de buscar el nombre más adecuado para garantizar el éxito comercial del futuro coche. 

5 coches con nombres curiosos

Antiguamente, las marcas solían recurrir a un número para denominar sus modelos. Un número que solía tomarse de la cilindrada del motor o del código de proyecto interno, por ejemplo. Con esta solución, no se corría el riesgo de caer en un nombre desafortunado. 

Poco a poco, los fabricantes comenzaron a utilizar nombres en lugar de números para denominar sus productos. Un ejemplo claro es Renault que, en la década de los 90, sustituyó la numeración por nombres. Así, aparecieron los Clio, Megane, Laguna… y así hasta el Renault Austral.

Coches con un nombre verdaderamente desafortunado, Nissan Moco

Pero, a veces ocurre que ni los más expertos en marketing pueden evitar dar con un nombre que, en alguna región del planeta tiene connotaciones poco agraciadas: una palabra malsonante, ofensiva o con doble sentido que puede provocar todo tipo de burlas y chistes. 

Un claro ejemplo fue el Nissan Moco, un pequeño coche que se comercializó en Japón desde 2001 hasta 2016. Se trata de un microcoche, muy populares en aquel país, también conocidos como Key Cars, y supuso la entrada de Nissan en este segmento, en el que ya estaban prácticamente el resto de sus competidores.

¿Recuerdas los nombres de estos siete coches?

Estos coches son muy populares en Japón, porque en algunas ciudades, para matricular un coche claro, hay que acreditar una plaza de aparcamiento libre. Pero quedan exentos de este trámite los vehículos que no excedan de 3,4 metros de longitud y su motor no supere los 660 centímetros cúbicos y 64 CV.

El Nissan Moco estaba equipado con un motor atmosférico y tracción delantera y, como es habitual en los Key Cars, lucía un aspecto sencillo y formas muy cúbicas para maximizar el espacio interior. 

El microcoche japonés no llegó a Europa, aunque sí se vendió en Estados Unidos. De haberse comercializado en España, no hay duda de que la compañía japonesa habría tenido que buscar otro nombre.

Y además