Skip to main content

Reportaje

Motor

Las cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina

Cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina

¿Cuál prefieres?

Desde hace unos años, la industria del automóvil está dando pasos cada vez más acelerados en el desarrollo del coche eléctrico, en consonancia con la propuesta de la Unión Europea de prohibir los motores de combustión en 2035. Así que vamos a explicarte cuáles son las cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina.

Se trata de dos tipos de tecnologías muy diferentes, aunque ambas cumplen la misma función: mover el vehículo para permitir el desplazamiento desde el punto A al punto B

Lógicamente, la principal diferencia entre un coche eléctrico y otro de gasolina es que el primero no necesita de un combustible y no expulsa gases por el tubo de escape. Pero vamos a ir un poco más allá.

Menor mantenimiento en los coches eléctricos, pero…

Cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina

Comenzamos por un aspecto fundamental en cualquier vehículo, su mantenimiento. Los coches eléctricos tienen una mecánica mucho más simple que los de gasolina, ya que tiene muchos menos componentes que mantener. Esto se traduce también en un menor riesgo de sufrir averías y, por tanto, mayor fiabilidad.

Los principales componentes de un coche eléctrico son:

  • El motor eléctrico, que genera el movimiento a partir de la electricidad, la batería, que almacena la energía eléctrica.
  • El cargador, que transforma la corriente continua del enchufe en alterna para cargar la batería. 
  • Un inversor, que convierte la corriente continua de la batería en alterna para mover el motor. 
  • Un reductor, que multiplica el par. 

Mantenimiento de un coche eléctrico: ¿qué necesita?

En cambio, un motor de gasolina tiene infinidad de elementos que requieren un mantenimiento mayor. No obstante, un coche eléctrico debe someterse también a revisiones periódicas, ya que también tienen un sistema de frenado, suspensiones, filtros de habitáculo o un sistema de refrigeración, sin olvidar el cambio de neumáticos. 

Dicho todo esto, hay que tener en cuenta que, aunque el mantenimiento es menor en los coches eléctricos, el escenario cambia cuando sufren una avería. Y no porque sea más cara, sino porque su reparación necesita de unos conocimientos específicos que no tiene cualquier taller. 

Tiempos de carga

Cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina

Este es un apartado en el que sale perdiendo, claramente, el coche eléctrico. Si a tu coche de gasolina se le enciende la luz de reserva, acudes a tu estación de servicio más cercana y llenas el depósito en cuestión de minutos. 

En cambio, con un coche eléctrico tienes que localizar un punto de recarga o cargarlo en tu casa con un enchufe o un cargador wallbox si lo tienes. Un proceso que requerirá más o menos tiempo, en función del tipo de cargador: enchufe doméstico, wallbox o carga rápida

Cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina

Lo más recomendable para quien tiene un coche eléctrico es utilizar un punto wallbox, que tarda entre seis y ocho horas en recargar la batería. En el mejor de los casos, usando un punto de carga rápida, puede recuperar buena parte de la batería entre 30 minutos y una hora, en función de la potencia de carga. 

En cualquier caso, hablamos de unos tiempos de carga mucho más lentos que el repostaje de gasolina. 

Planificación de los viajes

Cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina

Este punto entronca con el anterior. Los coches eléctricos tienen una autonomía inferior, con respecto a los de gasolina. Esto, unido a la necesidad de mucho más tiempo para recargar la batería, obliga a planificar muy bien los viajes largos para no quedarte tirado sin batería.

Hacer un largo desplazamiento con un coche eléctrico implica estudiar bien la ruta antes de salir, comprobar si existen puntos de carga por el camino en los que hacer una parada para recargar la batería y aprovechar ese tiempo para comer o descansar

Además, hay que tener en cuenta que no todos los puntos de carga estarán siempre operativos y que, forzosamente, tardarás más tiempo en llegar a tu destino

Precio más barato de los coches de gasolina

Cinco diferencias clave para comprar un coche eléctrico o uno de gasolina

Una ventaja clara de los coches de gasolina, además de ofrecer una mayor autonomía y repostaje más rápido, es su precio. Son mucho más baratos que los coches eléctricos. Prácticamente, por mucho menos de lo que cuesta un eléctrico medio, puedes adquirir un coche de gasolina de gran tamaño. 

Es verdad que los vehículos a baterías pueden beneficiarse de una reducción importante del precio a través del Plan MOVES III, con hasta 7.000 euros de ayuda. Pero, aún así, un coche de gasolina a igualdad de potencia y equipamiento será siempre más barato.

Etiqueta CERO de la DGT: múltiples beneficios

Etiqueta cero

Por último, los coches eléctricos lucen la etiqueta CERO de la DGT, lo cual, implica una serie de ventajas que no pueden disfrutar los coches de gasolina. Para empezar, están exentos del impuesto de matriculación

Un coche de gasolina también puede estar libre de esta tasa, siempre que sus emisiones de CO2 estén por debajo de los 120 gr/100km

Por otra parte, los coches eléctricos no tienen ningún tipo de restricción a la circulación en las grandes ciudades en caso de contaminación elevada, pueden acceder al centro y a las zonas de bajas emisiones que serán obligatorias a partir de 2023 en todas las localidades con más de 50.000 habitantes. Además, pueden aparcar gratis en algunas zonas de estacionamiento regulatorio. 

Etiquetas:

motores gasolina

Y además