Reportaje

7 razones que te convencerán para usar la bici eléctrica (aunque sea de vez en cuando)

Razones para usar la bici eléctrica
Noelia López

La pereza ya no es una excusa...

La bicicleta eléctrica es como una bicicleta normal pero con un motor eléctrico. Éste puede estar en la rueda trasera, delantera o en el eje de pedalier; lo que hace es ayudar en el pedaleo, por lo que no requiere de tanto esfuerzo físico.

Bicicletas eléctricas: las tres más baratas

Al no ser necesario realizar tanto ejercicio, es ideal para aquellas personas que no quieren hacer un sobreesfuerzo en sus desplazamientos (vamos que no llegarás excesivamente sudad@a tu destino). Esta ayuda hace que sea perfecta para subir pendientes o tramos más costosos.

Las bicicletas eléctricas son una buena alternativa para ir y volver del trabajo o realizar pequeños desplazamientos, es decir, para aquellos trayectos en los que la corta distancia hace que no sea necesario coger el coche.

Además, puedes usar la bici como único medio de transporte o combinarla con otros como el metro, el tren o, si vives en las afueras, el coche (puedes utilizar los aparcamientos disuasorios hasta la vuelta).

Aquí van siete razones que te convencerán para usar una bici eléctrica.

1. No es necesario contar con carnet

El motor de una bicicleta eléctrica no puede sobrepasar los 25 km/h; además, la potencia debe ser inferior a 250W. Por este motivo, , según la legislación vigente, no se requiere de un permiso especial.

Ojo, lo que sí tendrás que cumplir son las normas de tráfico para ciclistas.

2. Cada vez hay más carriles bici en las ciudades

La proliferación de carriles bici en las ciudades está haciendo que coger una bicicleta sea cada vez más sencillo y seguro.

En Madrid, por ejemplo, hay abierta una petición en Change.org para que creen un carril bici en el Paseo de La Castellana. 

3. Son más fáciles de usar que las normales

Al tener un bajo centro de gravedad, la conducción de una bicicleta eléctrica es mucho más estable.

4. Es fácil encontrar un punto de recarga

Se puede recargar la batería de la bicicleta en cualquier enchufe de 220v, por lo que no cuesta encontrar un lugar donde hacer la recarga.

5. No siempre tienes que usarla en modo eléctrico

Se puede desconectar el sistema eléctrico y utilizar como una bicicleta corriente. Es decir, en función del uso que le quieras hacer puedes elegir si utilizar la ayuda en el pedaleo o no (esto también es muy útil si te quedas sin batería)

En vídeo te enseño la primera bici eléctrica que funciona con hidrógeno

6. Cuidas el medio ambiente

Una de sus grandes ventajas es la escasa contaminación: no tienen tubo de escape y no emiten gases. Por eso, las bicis eléctricas son una buenísima idea para moverse por la ciudad en los episodios de alta contaminación en la que se prohíbe la circulación de determinados vehículos.

7. No pagas parking

Su facilidad de movimiento y aparcamiento es la gran ventaja que argumentan quienes usan bicis eléctricas como medio de transporte habitual. Al llegar al destino es necesario pagar un parking.

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees