Skip to main content

Prueba

Prueba del Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV 

prueba Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV
Nota

8

Son doce los SUV que la compañía de Wolfsburgo pretende sacar hasta 2020. El último en llegar ha sido el de la prueba, el Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV, modelo que supone el integrante perfecto para completar la gama.

Se trata del todocamino de acceso, por lo que por sus 4.110 mm de longitud se sitúa por debajo del T-Roc. Pero que estas cifras no te lleven a engaño, porque tiene mucho espacio a bordo, así como de carga, algo de lo que te hablaré unas líneas más adelante.

Primero permíteme que me centre en su exterior. Creo que puede ser uno de sus puntos a favor, punto que consiga hacer que los futuros compradores se decanten por el coche de Volkswagen y no por uno de los 'cientos' que existen en el mercado. Tiene una imagen desenfadada, atractiva y juvenil. Destaca la amplia parrilla, la banda reflectora que une los pilotos, las líneas de diseño que recorren la parte inferior de la cintura y los marcados pasos de rueda. Cómo no tratándose de un coche destinado sobre todo a gente joven ofrece múltiples opciones de personalización. A los 12 colores se unen dos paquetes que consiguen darle un toque más exclusivo al conjunto: Naranja Calatea y el Bamboo Garden Green. Con lo que no cuenta el cliente es con la opción de elegir el techo en diferente color que la carrocería, algo disponible en otros modelos de la firma alemana y en casi todos sus rivales.

Prueba de choque del Volkswagen T-Cross

Abro la puerta y accedo al interior. No me sorprende que no halle materiales gomosos o plásticos blandos tratándose del segmento al que pertenece; sí la buena calidad percibida que desprende. En esa tarea pone su granito de arena el Virtual Cockpit, sólo disponible en el acabado Sport, que es 0,6 pulgadas más grande que el del T-Roc, por lo que ahora suma 12,3 pulgadas.

prueba Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV

Continúo la prueba del Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV trasladándome a las plazas posteriores. Este SUV compacto está desarrollado sobre la plataforma del Polo -se fabrica en la misma planta que el utilitario, en Navarra-, la MQB A0. Es 5,5 cm más largo, 9 más ancho y 12 más alto que el Polo y 12,6 cm más corto, 6 menos ancho y 1,5 más alto que el T-Roc. Estas cotas permiten el T-Cross tener un generoso espacio para la cabeza -son cuatro los dedos que evitan que con mi 1,78 m roce el techo- y también para las piernas. Para los hombros está bien si viajan dos pasajeros, algo lógico. Lo bueno es que la plaza central es cómoda al carecer de reposabrazos. Lo malo, que el túnel de transmisión es alto.

No te pierdas: Así podría ser el nuevo Volkswagen T-Cross GTI

Toca echar el último vistazo al maletero del coche antes de comenzar la prueba dinámica del Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV. Antes desplazo la banqueta posterior. Al abrir el portón, 455 litros se descubren ante mí, una cifra que supera por 204 litros la del Polo y por 10 la del T-Roc, ¡su hermano mayor! Bravo por Volkswagen, que ha sabido sacar petróleo de un coche con poco más de cuatro metros! Ahí no queda la cosa, porque si abato los respaldos de los asientos traseros, el volumen se ve ampliado hasta los 1.281 litros, 156 más que el utilitario y 44 más que el SUV medio. Pero espera, que también debes saber que el respaldo del asiento de copiloto se puede abatir para poder cargar con elementos de gran longitud.

prueba Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV

Para la prueba del Volkswagen T-Cross he elegido el motor de gasolina que más se comercializará en nuestro país, siempre siguiendo las declaraciones de los responsables de la compañía, algo que comparto. Se trata del 1.0 TSI 115 CV, el más potente de la gama hasta la llegada del de 150. No emite el mejor sonido de los tricilíndricos del mercado, pero tampoco es molesto. Sube rápidamente de vueltas y es a partir de las 2.000 cuando percibo un mayor empuje. Más aún en modo Sport, el más deportivo de las opciones (Normal, Individual, Eco y Sport). Acompaña un rápido cambio automático de doble embrague de siete velocidades, que me ha parecido bastante suave. Gracias a esta dupla de motor/cambio y al modo Eco me he podido mover con un consumo medio de 5,6 l/100 km, solo 0,7 más que el oficial. 

Comparativa: Volkswagen Polo GTI vs Golf GTI Performance

En marcha se muestra bastante aplomado, con no muchos balanceos, y eso que la suspensión filtra bien las irregularidades de la calzada. Por su parte, la dirección es bastante precisa y tiene un buen tacto.

prueba Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV

Quizá otra cosa no, pero tecnología y conectividad las tienes por doquier, normal en este tipo de coches. Cuatro puertos USB, App Connect, carga inductiva para smartphones, Lane Assist, Blind Sport Sensor, Front Assist con detección de peatones, detector de fatiga y alerta de tráfico trasero, entre otros elementos.

El Volkswagen T-Cross 1.0 TSI 115 CV DSG de la prueba tiene un precio de partida de 22.500 euros, versión que recomiendo. Aunque si quieres algo más ajustado tienes una opción más económica: el 1.0 TSI 95 CV Edition por 19.000 euros.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Diseño exterior, espacio para pasajeros, maletero y conectividad.

Lo peor

Sonido del motor de tres cilindros. No existe la posibilidad de optar por el techo en diferente color que la carrocería.

Lecturas recomendadas

Y además