Skip to main content

Prueba

Prueba: Toyota Corolla 2019 1.8l 125 H Active

prueba Toyota Corolla 2019 1.8 125 H Active
Nota

8

El coche que hoy pruebo, el Toyota Corolla 2019 1.8l 125 H Active, es la última generación del modelo más vendido de la Historia. Son más de 44 millones las unidades que han sido comercializadas en 150 países desde hace 50 años. Grandes cifras para un gran coche que perdió su denominación en Europa en 2006, pero que, en una acertada operación, ha vuelto a recuperar, algo que celebro. Como también alabo que la firma japonesa mantenga un equilibrio perfecto creando coches ecológicos como este híbrido, pero sin olvidar y dándole la importancia que merecen a los deportivos como el GT-86 o el más moderno Supra. ¡Bravo!

No te pierdas: Cinco alternativas al Toyota Corolla

Y la vuelta del Corolla a la palestra ha sido satisfactoria en muchos aspectos. El primero de ellos es su diseño. Guarda la imagen del prototipo, algo totalmente acertado. A los grupos ópticos de nueva factura, de trazos afilados y en los que se introduce la carrocería, se unen un paragolpes delantero con una importante toma de refrigeración, las líneas de tensión de los laterales, la de cintura en ascenso y el difusor posterior, todo para crear un coche sugerente.

El interior no lo es menos. Líneas rectas crean un salpicadero y una consola que me recuerdan al Toyota C-HR. Bien hecho. Moderno. También por la pantalla del sistema de infoentretenimiento, alojada en la parte superior, a la vista. Su aspecto es sólido y adopta muchos materiales blandos; los duros son bien pocos. Además, y para darle un estilo más coolToyota tira de recursos que están muy de moda como los pespuntes en el salpicadero. Y como no podía ser de otra forma, la modernidad llega al habitáculo con un cuadro de instrumentos formado por una pantalla digital de 7 pulgadas y una serie de esferas analógicas.

Los pasajeros cuentan con un espacio destacado tanto para las piernas como para la cabeza, siendo cuatro dedos los que me separan de rozar con el techo (mido 1,78 m). El de los hombros es más justo, algo normal en el segmento, si se ocupan las tres plazas de la segunda fila. Lo bueno es que el túnel de transmisión no es alto y la banqueta es cómoda, aunque el respaldo es más duro al esconder un apoyabrazos.

VÍDEO: ¿Es seguro el Toyota Corolla 2019?

Respecto al volumen del maletero, cabe señalar que cubica 361 litros. Es una cifra que no destaca por ser la más amplia del segmento, pero tampoco por ser la más justa. Digamos que se sitúa en el medio de la tabla. Lo bueno es que tiene formas regulares, perfecto para aprovechar hasta el más mínimo espacio; que la boca es baja y que sus asientos son abatibles, dejando un espacio plano.

No te pierdas: 5 cosas donde el Toyota Corolla se diferencia del Auris

Otra característica por la que destaca, y más si tenemos en cuenta las cualidades de la nutrida competencia, es su sistema de propulsión, que es híbrido autorrecargable y que entrega 125 CV. Por ello, pulso el botón de encendido y lo que escuchan mis oídos es... nada. Me parece rara esta sensación, pero si te digo la verdad, cada vez menos. Es más, me gusta circular sin apenas ruido, invitándome a conducir con tranquilidad, sin prisas, y más si está pulsado el botón EV, que mantiene trabajando únicamente su motor eléctrico... hasta que se acaba la batería o cuando las condiciones no son las idóneas. Es entonces cuando salta el motor de combustión, un 1.8 de 98 CV. Y es cuando el sonido es evidente, más que el Corolla con motor 2.0 de 180 CV, ya que el que prueba, el Corrolla de 120 CV tiene menor aislante. Tranquilo, nada grave ni molesto. Eso sí, cuando hundes el pie en acelerador para superar una pendiente o hacer un adelantamiento, el sonido de su cambio CVT es incómodo. Ese es su mayor hándicap. Su mayor virtud es el consumo medio que se puede conseguir gracias a su motorización híbrida. El ponderado oficial es de 3,3 l/100 km, aunque he logrado moverme con 4,2 l/100 km. Lo mejor es cuando circulas por ciudad, que gracias a su motor eléctrico me he podido mover con una media de 3,6 l/100. Excelente cifra, sin duda.

Prueba Toyota Corolla 2019 1.8l 125 h active

En marcha el coche se mueve bien, apoya con solvencia. La carrocería se mantiene bastante firme en curva, sin que ello comprometa la comodidad a bordo. De hecho, filtra bien las irregularidades de la calzada. Asimismo, la dirección tiene buen tacto y no peca de imprecisión.

Tras la prueba del Toyota Corolla 2019 1.8l 125 H Active puedo decir que el nombre 'Corolla' ha sido rescatado con un gran modelo. Lo que no es tan grande, para bien del cliente, es su precio, puesto que con los descuentos parte de 20.850 euros. Esta cifra incluye de equipamiento: llantas de aleación de 16", luces diurnas delanteras y pilotos traseros con tecnología LED, climatizador bi-zona, pantalla multimedia de 8", cámara de visión trasera y Toyota Safety Sense 2.0.

Prueba Toyota Corolla 2019 1.8l 125 h active

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Sistema de propulsión híbrido auto-recargable. Imagen exterior. Equipamiento de serie.

Lo peor

Sonido del cambio CVT cuando se pisa a fondo el acelerador.

Y además