Noticia

Prueba: Mercedes Clase B eléctrico, un rival para el i3

Raúl Salinas

El Mercedes Clase B eléctrico llega al mercado con muchas posibilidades para poner en apuros al BMW i3. Su potencia, prestaciones y autonomía son muy parecidas y aunque no tiene tanto estilo como el de Munich, el Mercedes tiene un diseño más clásico y un interior más versátil. En esta prueba le saco todo el jugo, ¿estará a la altura?

No te pierdas: Todo lo que necesitas saber sobre el Plan MOVEA 2017

El Mercedes Clase B eléctrico quiere llevarse un trocito del pastel de vehículos eléctricos potentes y versátiles que inauguró el BMW i3. A diferencia del compacto eléctrico de BMW, este Mercedes se basa en el Clase B con propulsión tradicional y tienes que fijarte y mucho para darte cuenta que estás ante un vehículo eléctrico. En esta prueba voy a intentar descubrir cuáles son sus principales bazas y si tiene algún inconveniente.

Esta discreción puede ser una baza o un lastre para el Mercedes Clase B eléctrico. Hay que reconocer que el posible comprador de este tipo de coches puede buscar el factor 'cool' y tecnológico que ofrece el i3. Eso sí, quien busque un compacto eléctrico versátil, con mucho espacio interior y un buen maletero, el Mercedes B Electric Drive deberá ser su principal candidato de compra.

En cuanto a prestaciones, el Mercedes Clase B cumple sobradamente. Su propulsor eléctrico produce 132 kW (177 CV) y un tremendo par instantáneo de 350 Nm. La energía que precisa el propulsor eléctrico procede de una batería de iones de litio de alta potencia con una capacidad de 28 kWh situada en los bajos del vehículo, en un espacio que en Mercedes han denominado 'Energy Space' y que también aprovecha el Mercedes Clase B propulsado por gas natural para instalar sus depósitos. Toda la cadena cinemática de este vehículo ha sido proveída por Tesla Motors.

Mercedes B Electrico

Pero vamos a ver como se conduce el Mercedes Clase B eléctrico, que además es uno de los diez coches eléctricos con más autonomía del mercado. Me acerco hasta mi unidad de pruebas, pintada en un color blanco con detalles en azul. Esta versión eléctrica cuenta con un acabado estético propio, denominado Electric Art. Cuenta con elementos únicos como las llantas multirradio de 18 pulgadas, las lamas específicas de la parrilla o la denominación 'Electric Drive' pintada en el lateral.

En el interior encuentro la misma calidad de materiales y fabricación que en la versión propulsada por combustibles convencionales. Sólo hay algo que llama la atención en el cuadro de mandos: hay dos indicadores, uno indica el estado de las baterías y otro, la potencia disponible en cada momento (por ejemplo, en zonas de frío, la eficiencia del sistema es menor).

Pongo en marcha el sistema, sitúo la palanca del cambio automático en D y suelto el freno. El Mercedes Clase B Electric Drive echa a andar con mucha suavidad. Su suspensión es la misma que el Clase B convencional y resulta más cómoda que el Mercedes B 220 CDI con suspensión AMG que acabo de probar. Circulo tranquilamente por una calle en una urbanización privada y dos carriles vacíos me permiten probar decentemente la aceleración. Piso el pedal a fondo y salgo catapultado hacia delante. Aunque haya probado ya muchos eléctricos, es algo que me sigue sorprendiendo. El Clase B eléctrico desata los 350 Nm de par de manera instantánea y alcanza los 100 km/h en sólo 7,9 segundos, aunque donde de verdad es rapidísimo es en el 0 a 50 km/h. La velocidad máxima se ha limitado a 160 km/h.

 

Mercedes B electrico interior

Bajo el papel es más lento que el BMW i3 en aceleración, pero las sensaciones al acelerar son muy similares. La autonomía del Mercedes Clase B eléctrico está situada en los 200 km, aunque si optas por circular en los modos de conducción eficiente, puedes aumentarla hasta los 240. Existen tres modos de conducción disponibles: Economy Plus (E+), Economy (E) y Sport (S). En el primer modo la potencia está limitada a 68 kW, en el segundo a 98 kW y en modo Sport tienes disponible toda la potencia. Como en la mayoría de eléctricos, exite la opción de 'carga rápida' de las baterías, a 400 V y 16 A, en ese caso sólo necesita tres horas para cargarlas por completo.

Sigo con mi recorrido de prueba y el Clase B eléctrico se comporta de manera muy parecida a la versión convencional. Me gusta su suspensión y su dirección, parece más coche que el i3. Como en todos los eléctricos, tienes que conocer los detalles técnicos para afinar tu conducción e intentar ser más eficiente. En el Clase B eléctrico, como en todos los de su clase, la retención en frenadas es algo vital si quieres mantener un buen nivel de consumo eléctrico.

A diferencia del BMW, que literalmente 'se clava' cuando sueltas el pedal del acelerador, el Mercedes Clase B eléctrico tiene un sistema que me ha parecido mucho más efectivo. Se llama sistema de frenos regenerativos y cuenta con hasta cuatro modos de frenada, incluyendo una función con radar que frena el coche en función del tráfico. Pero en la 'conducción real' tienes tres modos disponibles que seleccionas desde unas levas tras el volante. Cuando comienzas la marcha, el sistema está en D y al soltar el pedal del acelerador, retiene algo más que en un vehículo convencional pero lejos del frenazo del i3. Si das un golpe a la leva del '+', accionas el nivel D+: en ese momento al soltar el acelerador, el coche no retiene prácticamente nada. En Mercedes lo llaman 'modo planeo'. Dos toques de la leva izquierda acciona el modo D- o de 'alta recuperación'. Aquí sí recupera de manera muy fuerte, prácticamente al nivel del i3. De esta manera se recupera mucha mas energía.

Mientras conduces, manejar estos tres sistemas de frenado te permiten gestionar muy bien la velocidad y recurrir lo menos posible al pedal del acelerador. Por ejemplo, en una larga avenida, aceleras y pones el sistema en modo planeo: a punta de gas puedes recorrer muchos metros. Si llegas a una rotonda, prácticamente no tienes que tocar el pedal del freno, con el modo D-, el coche frena lo suficiente al soltar el acelerador. Realmente me ha gustado mucho y me ha permitido un buen nivel de eficiencia energética. Aunque si buscas aumentar la autonomía, deberás optar por el equipo opcional 'Range Plus', que permite, forzando las baterías, aumentar en 30 km la autonomía. No obstante, Mercedes recomienda no hacer un uso intensivo de este sistema ya que puede desgastar prematuramente las baterías.

Mercedes B Electrico carga

En cuanto a equipamiento, podemos encontrar prácticamente la misma listas de opciones que en los Mercedes Clase B tradicionales. El sistema de climatización Thermotronic incorpora un calentador PTC de alto voltaje y el sistema de entretenimiento Command incorpora nuevas funciones como por ejemplo, la búsqueda online de las estaciones de carga más cercanas.

El Mercedes Clase B eléctrico ya se puede encargar en los concesionarios de nuestro país y las primeras unidades llegarán a los concesionarios a principios de 2015. ¿Y el precio? Sin duda uno de los elementos más disuasorios de este tipo de productos junto con la autonomía. Mercedes tiene claro que su rival directo es el i3 y para que te hagas una idea, en EEUU, uno de los principales mercados para estos vehículos, el Mercedes es solo 100 dólares más caro que el i3. En España el Mercedes Clase B Electric Drive costará 43.000 euros sin incluir las ayudas o posibles descuentos adicionales. Un buen coche y un buen eléctrico, con las limitaciones de siempre, pero que resulta perfecto para moverte por ciudad, ir a buscar a los niños o a hacer la compra. A mi me ha convencido.

Imagen de perfil de Raul Salinas