Prueba

BMW i3: prueba a fondo

Rodrigo Fersainz

AUTO BILD ya ha probado a fondo el BMW i3, el primer vehículo eléctrico de la marca alemana. Un modelo muy especial y que significa el pistoletazo de salida de una nueva era. Los BMW eléctricos ya son una realidad, pero la firma pretende, además, que sean una revolución en la movilidad.

Aquí está el BMW i3. El reto de conseguir un BMW eléctrico que mantuviese toda la esencia de la marca era enorme. Por ello, desde 2007 un nutrido grupo de ingenieros se han dedicado al desarrollo del nuevo BMW i3. Por supuesto, este coche no va a salvar el mundo por sí solo. Pero el BMW i3 es algo muy especial para los de Múnich. No en vano, su desarrollo ha costado tres mil millones de euros. E incluso cuando su construcción de carrocería de carbono sobre chasis de aluminio marca un camino totalmente nuevo a la hora de llevarlo a la gran serie, no han cambiado un ápice esta configuración. Para BMW, este coche es una auténtica revolución, porque todo es diferente en este coche tan 'cool'.

 

Seis años después el resultado ya está aquí, y a finales de año llegará a los concesionarios de todo el mundo (en España se espera para el 14 de noviembre).

La primera vez que nos encontramos frente a frente con este nuevo 'juguete' fue el 15 de julio de 2013. Nada más llegar a Maisach, el centro de operaciones de la BMW Driving Experience, el BMW i3 todavía estaba ligeramente camuflado, debido a que la presentación oficial no iba a producirse hasta el 29

Ahora, estamos en Ámsterdam (Holanda), una ciudad especialmente dotada de puntos de recarga, tanto en la calle (hay 700) como en los aparcamientos públicos. 

Exterior del BMW i3

Esta revolución empieza por el diseño. Bastante más liviano que el resto de la gama de la marca, mucho más corto de lo acostumbrado y bastante alto, ni siquiera en la gama Mini habíamos visto algo así. Y esto se traslada también al interior: totalmente inédito en un modelo de BMW.

 

BMW i3 exterior

Alto, estrecho y con una longitud de cuatro metros, se presenta como un coche perfecto para circular por las grandes urbes. Y es que desde BMW me recuerdan constantemente que el propósito del BMW i3 es convertirse en el elemento de movilidad urbana más avanzado hasta la fecha, con una planificación de la movilidad que ellos definen como "de 360 grados". 

Interior del BMW i3

Los conductores acostumbrados a la ergonomía de la marca deben partir ahora de cero para hacerse a la nueva disposición y acabados. Los plásticos y el cuero dejan paso ahora al carbono y los materiales ecológicos a base de materias primas reciclables, y el puesto de conducción es totalmente nuevo. Tras el volante se ha ubicado una pequeña pantalla y donde antes estaba el contacto, asoma ahora un pequeño mando de la columna de la dirección con el que se selecciona la posición P, D, R o N. Los antiguos mandos analógicos de la consola central dejan sitio ahora a una enorme pantalla táctil.

El display central es claro y se ve bien, pero el medidor de gasto de energía en tiempo real contrasta poco, y apenas de distingue visualmente el momento en el que uno pasa de llevar un consumo eco a entrar en la zona más 'gastona' o en la de recargar.   

 

BMW i3 salpicadero

Gracias a su potente sistema de navegación y un 'software' muy desarrollado, el primer BMW eléctrico se convierte en una herramienta perfecta para moverse por la gran ciudad.

 

BMW i3 head up display

Permanentemente conectado a la red mediante un 'smartphone', nos informa de todo tipo de datos que queramos 'en vivo', mediante una enorme pantalla central, desde los puntos de carga más cercanos hasta la ruta optima para llegar a tu restaurante favorito, combinando el coche con el transporte público, para conseguir siempre el itinerario más eficaz y eficiente.

 

Llava BMW i3

 

En este coche, hasta la llave de contacto (se arranca por botón) es diferente.

 

Y otra innovación. En BMW dicen que todos esos cálculos son tan complejos que han de ser hechos fuera del coche, en un entro específico de la marca. Y así es. Otra cosa buena: con la app pertinente, todos los datos de consumo, eficiencia, historial de conducción, estado del vehículo en tiempo real y camino más corto a pie o con transporte público... te los llevas en e smartphone cuando sales del coche. 

El i3 estará disponible en tres acabados: Atelier, Loft, Lodge y Suite.  

Posición al volante

Pero lo más insólito es la postura al volante del BMW i3, el primer BMW eléctrico puro. Accedes fácilmente a través de las grandes puertas de apertura al revés, y te acomodas en un asiento sorprendentemente delgado, aunque mucho más cómodo de lo que aparenta. Entonces disfrutas de una postura elevada al estilo de un todoterreno, con una visibilidad increíble gracias a su amplio ventanal 'estirado' hacia abajo.

 

puerta trasera

Las líneas del i3 no le convence a todo el mundo, pero a mí me parecen muy acertadas. Este BMW eléctrico tiene soluciones de diseño geniales, como la puerta trasera, que incluye el cinturón de la plaza delantera.

La diferencia con la postura de un BMW X3 y un X5 es que en estos SUV te hundes en sus amplios butacones, mientras en el i3 no te sientas 'en' sino 'sobre' los asientos, en una postura más relajada. Y desde luego, aquí no sentirás la subida de adrenalina que genera la posición baja y deportiva de un BMW Serie 3. No se trata de quemar el carril izquierdo de la autovía: esto es otra cosa.

 

BMW i3: mecánica

En el plano técnico, el BMW i3 incorpora numerosas innovaciones. Quizás una de las más representativas sea la construcción del habitáculo en una sola pieza de fibra de carbono y plástico reforzado (CRFP). El peso ha sido un factor clave en su desarrollo, y cada pieza ha sido concebida buscando el menor posible. Gracias a esto, la marca ha conseguido un peso total de 1.195 kilos, un verdadero logro técnico teniendo el cuenta el peso de todas las baterías que equipa.

 

BMW i3 mecánica

El motor eléctrico entrega una potencia de 125 kW (170 CV) y un par motor de 250 Nm. Su autonomía varía mucho dependiendo del uso que se le dé. Desde BMW, nos explicaban hace meses que en un uso normal es capaz de recorrer entre 130 y 160 km. El BMW i3 cuenta con dos modos de ahorro de energía, el ECO PRO y el ECO PRO+. En ambos casos el sistema ahorra energía tanto de elementos de confort como en la potencia misma que entrega el motor. Con estos elementos el i3 es capaz de conseguir hasta 40 km extra de autonomía.

 

BMW i3 selector cambio

Pero si realmente lo que buscas es una autonomía muy decente, puedes optar por equipar de manera opcional lo que en BMW denominan 'Range Extender'. Se trata básicamente de la incorporación, junto al motor eléctrico en la parte trasera del coche, de un motor bicilíndrico de 650 cc y 34 CV -procedente de las motos de BMW- que se activa, según lo necesite el sistema, para recargar las baterías y aumentar así la autonomía hasta los 100 km. No obstante ese motor de combustión solo generaría elecricidad, nunca actuaría directamente sobre las ruedas. 

En un coche concebido especialmente para ser eléctrico, esto choca un poco, pero al final ha sido una solución para quienes no se atrevan aún con un enchufable puro. Y está funcionando. De momento, parece que el 70% de los pedidos corresponde a la versión normal y el 30%, a el i3 mixto. 

 

selector conducción

En la teoría todo tiene muy buena pinta, pero es hora de ponerse tras el volante y comprobar qué se siente a los mandos del primer BMW eléctrico de la historia.

Una vez en marcha

Con un tacto un poco más duro que lo que suele ser habitual, pisas el pedal derecho a fondo y los 170 CV de potencia y, sobre todo, los 250 Nm de par instantáneos en las ruedas traseras te catapultan hacia delante de una manera contundente y con un sonido de motor prácticamente inapreciable. Los 60 km/h aparecen en el display en tan solo 3,7 segundos mientras que necesita 3,5 segundos más para alcanzar los 100 km/h (de 0 a 100 km/h, en 7,2 s). A partir de ahí el coche sigue acelerando con brío hasta los 130 km/h, momento en el que se nota que empieza a moderar su contundencia hasta alcanzar los 150 km/h de velocidad máxima limitada.

En cuanto a la maniobrabilidad en espacios muy pequeños, el BMW i3 destaca de manera especial con un ángulo de giro de menos de 10 metros y solo 2,5 vueltas de volante. Perfecto para callejear por las calles más estrechas y cumplir con su objetivo de ser el urbanita también perfecto. El radio de giro es de 9,86 metros.

 

BMW i3 maletero

En un uso más normal, circulando a velocidades de unos 50 km/h, el BMW i3 se muestra confortable y cómo no, muy silencioso.

Frenadas sin freno

Un elemento curioso es el sistema de retención del motor al levantar el pie del acelerador. Es tan fuerte que incluso se enciende la luz de freno. En BMW justifican este elemento para que el conductor en ciudad ni siquiera tenga que levantar el pie derecho del acelerador en ningún momento. Sigue la misma tecnología que el BMW Serie 1 ActiveE, que tuve la ocasión de probar hace unos años. Este eléctrico puro, junto al Mini E, fue un campo de test para la firma alemana y entre ambos, nos cuentan ahora que recorrieron 32 millones de kilómetros.

Entonces y ahora, el pedal del freno solo se usa cuando has terminado de decelerar y frenar en el pedal derecho (la frenada, se puede moderar también en función de cómo levantes) y quieres dejar el coche inmovilizado ante un semáforo, por ejemplo. Entonces no me gustó mucho. Ahora, me ha parecido útil y cómodo. 

Autonomía

En condiciones normales sus 22 kW dan para 190 kilómetros, y en Eco Pro Modus puede llegar a 200. Y para el día a día, BMW i3 promete entre 130 y 160 kilómetros. Después, el i3 tiene que pasar por el enchufe. En uno de carga rápida se debe cargar el 80% en solo 30 minutos. Con un enchufe doméstico, esto dura ocho horas. Para quien esto supone demasiado tiempo, o la autonomía se queda corta, BMW pone a disposición un Range Extender. A diferencia del Opel Ampera, este motor de combustión de dos cilindros y 34 CV no tiene conexión con las ruedas, solo alimenta un generador. Así, produce energía para otros 100 kilómetros.

Precios del BMW i3

El nuevo BMW i3 tendrá un precio inicial en España de 35.500 euros, o bien una cuota de 399 euros al mes, con una entrada de 7.854 euros y una última de 17.900 euos. Ambas cifras incluyen el coste de las baterías, que disponen de ocho años o 100.000 kilómetros de garantía. Además, a los tres años se podrá cambiar por uno nuevo, devolverlo o quedártelo. Estará disponible a la venta en nueve lugares exclusivos en nuestro país desde el 14 de noviembre. La versión con 'Range Extender' costará 39.000 euros. 

La marca no da cifras concretas de pedidos, aunque ya tienen 100.000 solicitudes de prueba e incluso las primeras compras. “Quien quiera hacerse con un BMW i3 este año, ya no tiene ninguna posibilidad”, nos dice el jefe de producto, Oliver Walter. “Y para el siguiente, debe ser un poco paciente”, añade. Sabemos que en España, el pedido más importante, de unas 300 unidades, llegará en diciembre. 

 

Hemos probado 1 versión del BMW i3

Prueba BMW i3s, lo más del i3

Prueba a fondo del BMW i3s, análisis a fondo de sus prestaciones, comportamiento y capacidad de las baterías eléctricas. Precio y equipamiento

Datos técnicos de

BMW i3s 2018 94AH BEV

BMW i3 94AH BEV
  • Tipo de Motor

    Eléctrico

  • Cilindrada

    - cc

  • Par motor

    250 Nm /4.800 rpm

  • Potencia

    184 cv /4.800 rpm

  • Cambio

    CVT

  • Tracción

    Trasera

  • Capacidad maletero

    1.100 L

  • Aceleración 0-100

    6,9 s

  • Velocidad máxima

    160 km/h

  • Consumo oficial

    0,0/0,0/0,0 l/100km

  • Precio

    41.850

  • Garantía

    3 Años (Bateria 8 Años)

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de BMW i3 Todo sobre BMW i3

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Lecturas recomendadas

Más de Salón del automóvil de Frankfurt 2013