Skip to main content

Prueba

He probado el Peugeot 308 GT, cuatro razones para comprarlo y una para pensarlo

Peugeot 308 GT 2018
Nota

8

Corre y gusta

Cuando tres de cada cuatro coches que pruebas son SUV, es un placer sentarte al volante de un coche con el culo más pegado al suelo. Es la primera impresión que me llevo en la prueba del Peugeot 308 GT, un león que se convierte en un toda una diversión desde el principio. Acabado deportivo, suspensión rebajada, botón sport, ocho velocidades de cambio automático y un 1,6 litros de 225 caballos suenan a ingredientes muy sabrosos para este Peugeot 308. ¿Tanto como para comprarlo? Después de una semana de prueba, he encontrado cuatro motivos para hacerlo y uno para pensarlo.

1. Motor

Es lo mejor de este Peugeot 308, un bloque que deriva del conocido THP gasolina y ahora llega hasta los 225 caballos de potencia. Se apoya en un turbo para mejorar su respuesta desde bajas vueltas, aunque ese sea quizás su principal defecto, pues la baja cilindrada se paga a la hora de recuperar desde muy abajo. En ese momento sale al rescate un cambio automático de ocho velocidades sumamente rápido, que reduce las relaciones necesarias en un instante para recuperar el brío. Lo mejor es un capacidad para acelerar, estira con limpieza hasta pasar las 5.000 vueltas y, eso sí, la baja cilindrada se convierte en un gran aliado para lograr un consumo muy destacable. Su cifra oficial es de 5,8 l/100 km (medio litro menos que un Volkswagen Golf GTI), aunque en la prueba (con buena parte del recorrido en tramos exigentes de curvas) se ha ido a la barrera de los siete litros.

No te pierdas: prueba del Ford Focus ST

2. Comportamiento

Es en esos tramos repletos de virajes donde se puede sacar todo el jugo al motor y, sobre todo, la sensacional chasis del Peugeot 308 GT. Gobernado desde el famoso volante achatado y pequeño que distingue al i-cockpìt de los nuevos Peugeot (habrá gente que no encubre la postura ideal, yo después de un par de años ya me he acostumbrado a ello), el eje delantero es muy directo y el trasero siempre ayuda a cerrar el viraje, mientras las llantas de aleación de 18 pulgadas y bajo perfil (de serie en esta versión GT) permiten sentir con fidelidad al volante todo lo que pasa sobre la carretera. La suspensión es más firme que en el resto de la gama y el sistema de frenos también se ha adaptado la la mayor potencia del modelo.

Atento: estos son todos los coches nuevos de 2019

3. Imagen

Es lo más deportivo de la gama 308 y se nota por fuera (y por dentro). Llantas de aleación de 18 pulgadas, retrovisores negros, faldones laterales, paragolpes, difusor y salidas de escape en negro son las novedades en el exterior, mientras el interior se vuelve más racing con la tapicería Alcántara de costuras rojas, el pedalier de aluminio y, sobre todo, el botón Sport. Situado al lado de la palanca de cambios, al pulsarlo cambia el color de los relojes al rojo y el sonido del motor se vuelve mucho más bronco.

Peugeot 308 GT 2018

4. Precio

Ahora cuesta 28.750 euros, una tarifa muy interesante en relación a lo que ofrece. Porque viene de serie (aparte de ese motor 225 CV con cambio automático de 8 velocidades y levas en el volante) con sensor de lluvia y luces, faros Full LED, freno de mano eléctrico siete airbgas, un completo paquete de ayudas a la conducción y control de crucero adaptativo. Si comparamos con algunos de sus rivales, un Golf GTi cuesta 35.575 euros y un Ford Focus ST, 31.380 euros.

Toda la información del Peugeot 308 2019

5. Plazas traseras y maletero

El 308 es un modelo eminentemente dinámico y hecho para conducir. Dicho de otra forma, no tiene en los aspectos prácticos sus principales virtudes. El espacio en las plazas traseras es justo, sobre todo si quieres que tres adultos viajen en ellas. Y el maletero, con un volumen de 432 litros, no está entre los más capaces de su categoría.

Conclusión

Lo mejor

Rendimiento del motor 225 CV y respuesta en curva muy estable

Lo peor

Los aspectos más prácticos, por ejemplo el volumen del maletero

Y además