Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba del Maserati Grecale: ¡tiembla, Porsche Macan!

Prueba del Maserati Grecale

AUTOBILD

Ya hemos conducido una versión preserve del Maserati Grecale: esta es la prueba del nuevo SUV deportivo para el segmento medio

La marca con el tridente es sin duda algo especial, sus coches son tan nobles como exclusivos. Pero Maserati también quiere y tiene que ganar dinero. El nuevo modelo de nivel de entrada, el Maserati Grecale, hará que la caja registradora de la marca italiana suene en el futuro también en la clase de SUV medianos tan de moda.

Estática Maserati Grecale

AUTOBILD

AUTOBILD

El SUV de 4,86 metros de largo (todavía camuflado) parece un pequeño Maserati Levante, pero está técnicamente relacionado con el Alfa Romeo Stelvio, más burgués. Esto abarata los costes y convierte al Grecale, que partirá de algo más de 70.000 euros, en el modelo más barato del mundo Maserati.

Por dentro

En el interior, el Grecale es mucho más moderno que sus hermanos de marca: cockpit totalmente digital, en el medio una enorme pantalla táctil en ángulo que controla todo, incluso las relaciones de la automática de ocho velocidades.  

Todavía no podemos mostrarlo todo, porque va convenientemente oculto en este modelo de preserie. Los programas de conducción se gestionan mediante un pequeño botón giratorio en el radio derecho del volante.

interior del Grecale

AUTOBILD

AUTOBILD

Aunque es unos buenos 20 centímetros más corto que su hermano mayor el Levante, el Grecale apenas ofrece menos espacio en la parte trasera.

¡En marcha!

Cuando se trata de conducir, el Grecale no pretende ser un deportivo radical. En los programas de conducción más viajeros, Comfort y GT, mantiene los baches a raya, lejos de los ocupantes. Solo en el modo Sport, donde los muelles neumáticos opcionales se reducen 15 milímetros, los amortiguadores adaptativos proporcionan información directa de lo que pasa en la carretera. 

Zaga del Grecale

AUTOBILD

AUTOBILD

Si bien los modos GT y Confort no abruman al conductor inexperto y permite que el motor funcione respetablemente silencioso a velocidades moderadas, el tren motriz en el programa deportivo parece despertar con furia, reacciona rápidamente al acelerador y hace que el SUV de 1,9 toneladas avance increíblemente ágil. Y la distribución de potencia con prioridad al eje posterior permite correcciones enérgicas antes de que el ESP intervenga.

Además del cuatro cilindros de dos litros que se muestra aquí, esperamos ansiosos el V6 y el Folgore: un Grecale eléctrico con más de 600 CV, tecnología de 800 voltios y una autonomía de 500 kilómetros. Esto suena particularmente emocionante.

Barrido del Grecale

AUTOBILD

AUTOBILD

Conclusión

El Grecale es más que un Alfa Stelvio con tridente. Apenas menos espacioso que el Levante, más ligero y más moderno, no solo competirá con su hermano mayor, sino que también será un serio oponente para el Porsche Macan. 

Rivales del Maserati Grecale

Y además