Prueba

Maserati GranTurismo MC Stradale: el más radical

Emilio Salmoral

16/03/2012 - 09:34

Es, con 1.670 kilos de peso, la versión más deportiva de la marca. Además, el Maserati GranTurismo MC Stradale es una bestia de circuitos... ¡y también sirve en la vida real! Sin duda, es un deportivo con el que soñar.

El modo 'Race' del Maserati Gran Turismo MC Stradale es difícil de explicar con palabras, y eso que he probado muchos coches: el cambio de accionamiento manual con levas de carbono, los golpes en la espina dorsal al pasar de una relación a otra (cambia de una marcha a otra en 60 milisegundos) y el sonido... es como del mundo de la competición. 

Por ejemplo, si vas a 2.000 vueltas por ciudad no habrá peatón que no busque de dónde procede semejante estruendo. Pero lo bueno no aparece cuando aceleras. Lo mejor está cuando levantas el pie del acelerador y el V8 de origen Ferrari retiene: escuchas un petardeo tan adictivo que te darás cuenta de que vas a tirones solo para escucharlo. 

El nuevo Maserati Gran Turismo MC Stradale te lo pone fácil si quieres ir tranquilo. El modo 'Auto' hace inserciones algo más cómodas. El tiempo de cambio se alarga hasta los 200 milisegundos, pasas a una relación superior entre las 2.500 y las 3.000 vueltas y a 100 km/h ya ha metido sexta. La sensación que tienes es de que vas en un Citroën C4 Picasso con cambio 'CMP': entre marchas se produce un vacío de potencia que hace que vayas moviendo la cabeza como si dijeras sí a todo.

Pero este GranTurismo es un coche hecho para correr; la máquina perfecta para los amantes de los ‘carreras-cliente’. Tiene unos incansables frenos cerámicos Brembo y la carrocería se ha rebajado 10 mm delante y 12 detrás con respecto al Maserati GranTurismo S. Además, cuenta con un autoblocante mecánico y se ha aligerado. En total ha perdido 110 kilos con respecto a ese modelo, con medidas como el empleo masivo de la fibra de carbono o el menor aislamiento acústico. Acerca de esto último, reconozco que he dado las gracias mil veces a los que tuvieron esta idea tan fantástica.

En cuanto a deportividad, pese a todo, no creo que sea mejor que un Ferrari 458 o un Porsche 911 Turbo: lo encuentro grande y algo torpe en zonas estrechas de montaña, aunque con buen asfalto y carreteras algo más anchas es una máquina que no tiene límite: se merienda las curvas rápidas (que en este caso son todas, salvo las horquillas) y en las enlazadas ni se despeina. Tras la prueba, he llegado a la conclusión de que para sacarle su máximo partido tienes que meterte en circuito, ya que es ahí donde puedes aprovecharte de su aerodinámica estudiada para que reciba más apoyo aerodinámico (25% delante y 50 detrás) a partir de 200 km/h, o del ESP tan permisivo que pone los pelos de punta.

Quizá, cuando ruede el nuevo Maserati GranTurismo Sport dejará el escalón más alto del podio. Por ahora, no le gana nadie dentro de casa...

Lecturas recomendadas

Todo sobre Maserati

Maserati GranTurismo GranTurismo

Buscador de coches