Skip to main content

Prueba

Prueba Lexus NX 300h F Sport 4WD: el más pintón de la cláse

Prueba Lexus NX 300 h F Sport 4WD
Nota

8

El NX se ha puesto guapo y ha completado su dotación de seguridad para seguir en la brecha. Su sistema híbrido no ha cambiado. Probamos el Lexus NX 300h F Sport 4WD.

Levantas una piedra y aparecen un buen puñado de SUV. Das una patada y pasa lo mismo. Tenemos SUV por aquí y SUV por allá,  de todos los tamaños y colores. Y no te creas, el mercado parece no estar saturado y siempre deja hueco para nuevos pretendientes. Así las cosas, hay que ingeniárselas para diferenciarse del resto y, en Lexus, tienen muy claro cómo: con diseño. La marca japonesa lleva aplicando esa fórmula durante años y, desde luego, han logrado captar la atención con sus modelos. Le pasa al Lexus NX que tengo ante mí y que ha recibido una ligera actualización para ponerse al día y seguir siendo una de las alternativas más molonas. Prueba del Lexus NX 300h F Sport 4WD.

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

La base, con esos ángulos tan agresivos y esas líneas tan musculosas del modelo de 2015, sigue siendo la misma. Tan solo ha hecho falta un poco de cirugía estética de precisión y una mejora en la dotación de seguridad para lograr el resultado que buscaban. La pregunta es, ¿eres capaz de distinguir los cambios? Vayamos por partes: si te fijas un poco, verás cómo ha variado ligeramente la parrilla, los faros y las luces  antiniebla. En la zaga cambian también el paragolpes, las salidas de escape y el diseño de los pilotos. En el apartado de llantas hay nuevos diseños (como el que ves), aunque, eso sí, todas son de 18 pulgadas de serie. 

Vídeo: lo que no sabes del Lexus NX:

Prueba Lexus NX 300h F Sport 4WD

¿Analizamos el interior? Aquí lo más llamativo es la pantalla central que hay sobre el salpicadero, que crece hasta las 10,3 pulgadas y deja muy atrás a la anterior de 8. El resto son pequeños detalles, como los tiradores de las puertas, ligeramente modificados, una base de carga inalámbrica para móviles más grande o un poco más potencia en las tomas USB. Y para los que suelen llegar hasta el coche con las manos cargadas, Lexus ha introducido (por fin) el sistema que acciona el portón del maletero con solo pasar el pie por debajo del coche (por cierto, la velocidad de apertura y cierre es una prueba de paciencia excesiva).   

Mientras me pongo en marcha, te cuento que el sistema de propulsión híbrida no ha cambiado en este nuevo NX. Se trata del mismo, formado por un motor principal de gasolina de 2,5 litros y 155 CV a los que se une, por un lado, un motor eléctrico de 143 CV que también actúa como generador, y en esta versión 4x4, otro motor, también eléctrico, que actúa sobre el eje trasero y que ofrece 68 CV.

¿Cómo funciona? Nada nuevo bajo el sol. El NX siempre arranca con el motor eléctrico, aunque a poco que aceleres más se activa el motor de combustión de forma instantánea. ¿Convence? Después de una semana de uso, lo tengo claro: no es fácil moverse en modo completamente eléctrico y durante mucho tiempo por dos razones: la primera es que la autonomía de sus baterías es bastante limitada; la segunda, que el sistema es excesivamente sensible al uso del pie derecho. Así con todo, y a pesar de ese excesivo protagonismo del motor de combustión, el consumo de este NX es más que razonable si tenemos en cuenta que estamos hablando de un coche de 4,63 metros de longitud y, sobre todo, con 1.785 kilos de peso. Eso sí, si te vienes arriba con el acelerador y demandas habitualmente mucha aceleración, el consumo se te va a disparar por encima de los 10 litros.

Cinco modos de conducción  

Para adaptar la respuesta a tu gusto, el Lexus NX ofrece varios modos de conducción. Son cinco: EV (completamente eléctrico), ECO, NORMAL, SPORT y SPORT+. Todos ellos se seleccionan desde una rueda que hay entre los asientos. Según el modo que elijas, vas a modificar el tacto de la dirección, la suspensión, la respuesta del pedal del acelerador y la forma en la que trabaja el sistema híbrido. Su comportamiento es más que convincente. Las baterías del NX, aunque añada unos 50 kg al peso global, también reduce el centro de gravedad, lo que ayuda a incrementar la maniobrabilidad de este SUV.

Te interesa: Prueba Lexus RC 300h 2019: ¡quiere jugar con los grandes!

Además, las suspensiones hacen bien su trabajo y saben contener bien las inercias de una carrocería tan elevada, pero sobre todo, aportan un gran confort de marcha y le confieren un carácter muy rutero.
Eso sí, puestos a pedir, la dirección eléctrica no ofrece demasiada información cuando elevas el ritmo y, sobre todo, el funcionamiento del cambio automático en modo secuencial no aporta la precisión necesaria para una conducción dinámica que sí permite el chasis. 

Mi opinión

La imagen de este nuevo NX gusta. La gente se para, lo mira. En Lexus conocen su poder de atracción, por eso, para su actualización, solo han modificado algunos detalles y le han metido mucha más mano a la dotación de seguridad. Buen trabajo, aunque para mi gusto, también tendrían que haber mejorado el sistema híbrido, donde el motor de combustión tiene demasiado protagonismo.

Conclusión

Lo mejor

Consumo, suspensión, centro de gravedad, diseño

Lo peor

Portón trasero eléctrico lento, dirección eléctrica, cambio automático secuencial

Lecturas recomendadas