Skip to main content

Prueba

Prueba Ford Mustang Bullitt 2018, un deportivo de película

Prueba
Nota

8

Aumenta en 10 CV la potencia hasta los 460

Después de que hace unas semanas se anunciara que vendría a España, por hemos podido hacer la prueba del Ford Mustang Bullitt 2018. Se trata de una edición especial (no tiene un número específico de unidades) que llega para conmemorar el 50º aniversario de la legendaria película de Warner Bros protagonizada por Steve McQueen y del mismo nombre que el coche. Si no has vista la película, por favor hazlo, porque tiene una de las escenas de persecución más míticas del cine de todos los tiempos. 

Vídeo: el Ford Mustang Bullit en acción, brutal:


Volviendo al Ford Mustang Bullitt, seguro que recuerdas que fue presentado por primera vez en Europa durante el pasado Salón de Ginebra 2018. Presenta numerosas modificaciones con respecto a la variante normal, pero lo más importante es que viene equipado con un motor V8 de 5.0 litros mejorado con un sistema de alimentación atmosférica, válvula de admisión, cuerpo de aceleración de 87 mm y un módulo de control de calibración cuadro/motor del Shelby Mustang GT350. El resultado son 460 CV de potencia, en vez los 450 CV del Ford Mustang estandar.

Prueba

Prueba Ford Mustang Bullitt, un buen puñado de detalles

El Mustang Bullitt solo está disponible con carrocería fastback (como es lógico por otra parte) e incorpora la nueva tecnología de ajuste de revoluciones para ofrecer reducciones de marcha más suaves acompañadas por un “leve acelerón” del potente motor V8. Está disponible tanto en color Negro Shadow como en el clásico y mítico Verde Oscuro Highland que lucía el Mustang de McQueen en la icónica película. ¿Más detalles? Apunta un set de llantas de 19 pulgadas específicas terminadas en negro, pinzas de freno Brembo de color rojo y una simulación de la tapa de depósito de combustible con distintivo Bullitt.

Prueba

El interior, además, está equipado con el nuevo panel de instrumentos de 12 pulgadas totalmente digital que debutó en el actualizado Ford Mustang 2018 presentado en el Salón de Frankfurt del año pasado. Una pantalla de bienvenida Bullitt, asientos deportivos Recaro con costuras en verde opcionales, una placa numerada de manera individual, un pomo de marchas en blanco y un sistema de sonido B&O Play de serie con 1.000 vatios y 12 altavoces completan las características del habitáculo. Por último, una suspensión ajustable Magneride de Ford y un sistema de válvulas de escape de altas prestaciones se encargan de mejorar el comportamiento y la percepción del sonido del vehículo.

Prueba

Llega la hora de la verdad, el mustang Bullitt a fondo

Y hasta aquí, todo lo que necesitas saber sobre esta edición especial. Ahora me toca a mí conducirlo. Aprieto el botón de arranque y un sonido soberbio sale a mi encuentro. ¡Qué decibelios tan espectaculares! Roncos, graves, potentes... La versión del Mustang Bullitt solo se vende con el cambio manual de seis velocidades y el pomo en blanco.

Es una delicia por precisión, recorrido cortos y el tacto general de este cambio. No echo en falta para nada la transmisión de 10 velocidades, a veces lenta y poco obediente a las demandas del conductor. Y sobre todo porque Ford ha instadado, como decía más arriba, un sistema que iguala las revoluciones al reducir. Y funciona realmente bien. 

Prueba

No es un deportivo puro, pero es totalmente disfrutable

En cuanto a suspensión, no me esperaba otra cosa: el Mustang Bullitt es cómodo, pero a la vez permite aumentar el ritmo si quieres buscarle las cosquillas. La suspensión gestionada electrónicamente hace que este modelo de más de 1.700 kilos de peso se comporte de forma más que aceptable en una carretera de curvas. Si estás pensando que el Mustang es un cepo en cuanto a dinámica, deberías ir olvidando esa idea. Antes lo era. En las últimas versiones, y más en la recién estrenada generación, es un deportivo que se puede llevar a ritmos altos, aunque requiere de experiencia al volante (y no quitarle los controles a menos que estés en circuito).

Prueba

Lo que menos me ha gustado ha sido sin duda la dirección. Sigue filtrando demasiada información, aunque guía con suficiencia en casi todas las situaciones a un Mustang que entra bien en curva y permite apoyos fuertes aunque no cambios muy bruscos de dirección. En ese sentido se aleja de los deportivos más puristas como un Porsche 911

Prueba

Solo me queda comentarte el precio: 55.550 euros, bajo mi punto de vista, excesivos para una versión que apenas varía la potencia de su motor y añade unos pocos guiños a la película. De todas formas, es una edición especial digna para coleccionistas.

Conclusión

Lo mejor

Imagen, motor poderoso a medio régimen, cambio manual preciso, dinámica, frenos

Lo peor

Motor a bajas vueltas perezoso, precio injustificado

Lecturas recomendadas