Skip to main content

Noticia

Prueba: Ford Mustang Bullit. Steve McQueen se lo pasaría bomba

Al volante: Ford Mustang Bullit

En la película Bullit de 1968, Steve McQueen cazaba a los malos al volante de un Ford Mustang 390 GT Fastback, dando saltos espectaculares por las empinadas cuestas de San Francisco. En el 50 aniversario de esta película, Ford lanza una versión especial para conmemorarla, y ya la hemos conducido. Prueba: Ford Mustang Bullit.

No hace falta irse a las cuestas de San Francisco para comprobar que este Ford Mustang Bullit puede ofrecer mucha diversión en su conducción. El cinco litros V8 rinde 10 CV más, 460 en total, y tiene un par máximo de 529 Nm, que se reparten a las ruedas traseras a través de un cambio manual de seis velocidades.

El equipamiento especial para esta versión incluye un equipo de música de mil watios, sistema de navegación, cuero, asientos delanteros climatizados, todo tipo de emblemas de Bullit, y llantas específicas de 19 pulgadas. En la lista de extras añade aún un chasis adaptativo, asientos deportivos Recaro y un sistema de alarma.

¡Arrancamos!

Al volante: Ford Mustang Bullit

Ya desde los primeros metros, me doy cuenta de la ligereza con la que se puede conducir este Mustang. Las marchas fluyen como si fueran solas, y el embrague no requiere mucha fuerza. El sistema Rev Match acompaña a las reducciones con salvas de punta tacón muy dosificables.

Añade nueva electrónica en el motor, válvulas del escape revisadas y un receptor de aire refrigerante optimizado, todo lo cual subraya el sonido de su V8, más embriagador que nunca. Pero no solo es grandioso su sonido: también su conducción. El poderoso V8 sube ávido hasta más allá de las 7.000 vueltas, y para pasar de 0 a 100 km/h solo requiere un poco más de 4 segundos. La velocidad máxima es de 250 km/h.

Y no hace falta exprimir todo el potencial del V8 para que cada escapada sea toda una experiencia. En eso tienen mucho que ver también sus masivos frenos Brembo, que te permiten una conducción decidida con muchas garantías.

¿Ninguna crítica?

Al volante: Ford Mustang Bullit

Pues sí. Y es que por muy embellecido que esté este Bullit, no puede ocultar que este Mustang ya tiene algunos años. Por eso los indicadores electrónicos del interior no están precisamente a la última. En mi opinión, hubiera sido más acertado dejarlos analógicos. Como en el Ford Mustang GT Fastback de hace 50 años.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además