Skip to main content

Práctico

Motor

Viajar en coche compartido: todo lo que debes saber

Viajar en coche compartido

El coronavirus no sólo ha transformado nuestros planes a la hora de viajar, también nuestra movilidad. A la hora de escoger un medio de transporte para desplazarnos el coche privado gana enteros. No en vano, la consultora Oliver Wyman ha desvelado que menos de una tercera parte de los europeos se siente cómodo usando el transporte público o compartiendo vehículo. Una modalidad que, a pesar de estos datos, sigue en pie. Esto es todo lo que debes saber para viajar en coche compartido.

Blablacar, así funciona en la nueva normalidad

Durante las últimas semanas, coincidiendo con la Navidad y con el plan de movilidad diseñado para las citadas fiestas, BlaBlaCar registró un aumento del 20% en las intenciones de búsqueda de viaje. Los usuarios que hacen uso de esta plataforma como pasajeros veían en la opción de compartir coche una forma de minimizar los contactos que se pueden tener al viajar en autobús o en tren.

Al mismo tiempo, Oliver Wyman destacaba que los españoles son los europeos más reacios a la hora de utilizar la modalidad de coche compartido (60%) o el transporte público (55%). Sin embargo, seguimos apostando por esta forma de movilidad adoptando todas las medidas pertinentes para que los desplazamientos sean seguros. Si tienes previsto viajar en coche compartido esto es todo lo que debes tener en cuenta.

Viajar en coche compartido: todo lo que debes saber

1. Restricciones de movilidad

Son varias las comunidades autónomas que, durante los últimos días de Navidad, han endurecido las medidas para hacer frente al coronavirus; otras harán lo propio ahora que las fiestas han dado paso a la rutina. Sea como sea, todo apunta a que la movilidad de los ciudadanos volverá a ser objeto de restricciones.

Por lo tanto, antes de viajar tienes que tener en cuenta las limitaciones vigentes tanto en el origen como en el destino. Si se trata de un desplazamiento justificado, no olvides llevar todos los documentos que así lo justifican para evitar una multa (que oscilan entre los 600 y los 600.000 euros) o la interrupción del trayecto.

2. Limpieza y desinfección del coche

Tanto si eres el conductor como si eres uno de los pasajeros conviene que el coche en el que se va a viajar esté correctamente desinfectado: el coronavirus puede resistir hasta nueve días sobre los tejidos, plásticos y metales de un vehículo siempre que la temperatura sea moderada.

Para reducir las posibilidades de contagio se pueden instalar filtros de carbón activo o llevar a cabo una limpieza, que puedes dejar en manos profesionales o realizar tú mismo con los productos adecuados. Además, el gasto extra se puede compartir entre todos los pasajeros.

Vídeo: cómo desinfectar tu coche de forma casera 

3. Mascarilla e higiene

La mascarilla es obligatoria ya que las personas que viajan compartiendo coche no suelen ser convivientes. Las autoridades sanitarias recomiendan, incluso, estrenar una para la ocasión. Por otro lado, si hacéis alguna parada en el camino será necesario lavarse las manos con agua o jabón o desinfectarlas con gel hidroalcohólico. Un gesto que no está de más repetir durante el viaje aunque no se abandone el vehículo. 

4. Hora de coger sitio

Actualmente no hay restricciones de aforo en el coche: sólo hay que respetar las plazas homologadas que tiene cada modelo. Si viajáis menos de cinco personas, lo más aconsejable es mantener la mayor distancia posible:

  • Cuatro personas: dos delante y dos detrás dejando libre la plaza central.
  • Tres personas: una delante (conductor) y dos detrás sentándose de igual forma que en el caso anterior.
  • Dos personas: una delante y una en la fila trasera ocupando el asiento ubicado detrás del copiloto.

5. Ventilar

Durante el viaje en coche compartido en lugar de poner en marchar el aire acondicionado para renovar el aire del habitáculo, es mejor abrir las ventanillas. Un gesto que se debe repetir cada veinte minutos, aproximadamente, y para el que sólo serán necesarios unos segundos: con la velocidad, el aire del interior no tardará en refrescarse.

Y además