Skip to main content

Práctico

¿Cómo se hace un control de drogas?

Test de Drogas de la Guardia Civil
¿Cómo se hace un control de drogas? Si te encuentras ante uno de estos dispositivos de la Guardia Civil, estos son los pasos que deberás seguir.

Quizás seas de los que se hayan sometido ya alguno de estos controles, o quizás nunca hayas corridos esta suerte. Seas del tipo de conductor que seas, hoy te vamos a enseñar cómo se hace un control de drogas. Mediante estas pruebas, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico se aseguran de que nadie que haya consumido sustancias estupefacientes se ponga a los mandos de un vehículo.

No te pierdas: Tasa de alcohol cero al volante, una medida imprescindible

Y es que conducir bajo los efectos de las drogas y el alcohol es una práctica que pone en peligro tanto al conductor como al resto de usuarios de la vía pública. Está considerado como una infracción contra la Seguridad Vial y la Dirección General de Tráfico invierte muchos recursos en ponerle freno a esta lacra de la sociedad, así como en dar caza a los infractores que olvidan esta norma básica del Código de Circulación.

Vídeo: Mitos de Controles de Alcoholemia:

También debes tener en cuenta que existen sustancias que se consumen bajo prescripción médica y con finalidad terapéutica que pueden dar falsos positivos en un control de drogas. Sin embargo, estas sustancias no están incluidas dentro de la ley que prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo.

Cómo se hace un control de drogas

Informar al conductor

Someterse a un control de drogas es obligatorio para todos los conductores y no puedes resistirte a ello, ya que este hecho está penado con 6 meses a 1 año de cárcel y la privación del derecho a conducir de 1 a 4 años. Los agentes tienen la obligación de informar al conductor de la prueba a la que van a ser sometidos y todos los datos que sean necesarios conocer.

Prueba de saliva

Antes de realizar la prueba de saliva, la cual se le conoce como ‘indiciaria’, el conductor es sometido a un control de alcoholemia generalmente. Para recoger esta muestra de saliva se emplean uno dispositivos especiales con los que es posible detectar si se ha consumido recientemente alguna sustancia estupefaciente.

Segunda prueba de saliva

En caso de que la primera prueba de saliva haya arrojado un resultado positivo, el agente someterá al conductor a un segundo test que se enviará directamente a un laboratorio para su análisis y confirmación del positivo. A partir de este momento, el infractor no puede volver a conducir, quedando el coche bajo custodia policial.

Derecho a un análisis de sangre

El conductor tiene derecho a solicitar un análisis de sangre para contrastar los resultados obtenidos de los dos anteriores test. En este caso, la muestra se llevará a un centro hospitalario y, de ser positivo de nuevo, el infractor deberá correr con los gastos ocasionados.

Vídeo: Nos colamos en un Control sobre distracciones de la Guardia Civil:

Sanciones al dar positivo en un control de drogas

Si tras haber sido sometido a los diferentes test del control de drogas, e incluso después de haber efectuado el análisis de sangre, el resultado sigue siendo positivo, se procede a emitir un expediente que conllevará una sanción que puede ser administrativa o penal. En el primer caso, la multa por conducir bajo los efectos de las drogas es de 1.000 euros y 6 puntos del carné de conducir

Además, si se aplica el capítulo IV del Código Penal en el que se recogen los delitos contra la seguridad del tráfico, existen varias penas posibles. En este caso, el infractor se enfrenta a una condena de 3 a 6 meses de prisión, o una multa 6 a 12 meses, o a trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días. También perderá el derecho a conducir de 1 a 4 años.

Fuente: Top Gear

Y además