Skip to main content

Práctico

Cómo evitar averías en el turbo de un motor diésel

Cómo evitar averías en el turbo de un motor diésel

El mantenimiento adecuado del motor es clave.

Hoy queremos analizar cómo evitar averías en el turbo de un motor diésel. En los motores diésel, los problemas con el turbocompresor son demasiado habituales; para evitarlos, darle un correcto mantenimiento es fundamental.

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

Si quieres esquivar las posibles averías en el turbo de un motor diésel, toma nota y sigue los siguientes consejos:

Cómo evitar averías en el turbo de un motor diésel

1. Usa el lubricante adecuado

El mantenimiento que realices del motor es parte fundamental a la hora de evitar averías en el turbo de un motor diésel. Y una parte clave de esto es el cambio de aceite. Este es la sangre del bloque; elige uno de calidad, y mantén a rajatabla el calendario para los posibles cambios.

2. Revisa los manguitos

Una de las partes que debes cuidar y revisar con frecuencia si quieres evitar este tipo de averías son los manguitos de refrigeración y del turbo. Fíjate en que no tengan roces o grietas, y si ves alguna anormalidad, consulta con tu mecánico de confianza.

No te pierdas: Seis descuidos de mantenimiento que te pueden salir muy caros

3. Ojo a tu estilo de conducción

Tu estilo de conducción puede prevenir averías en el turbo del motor diésel, o provocarlas. Para evitar que el turbo sufra problemas, es importante que evites esto:

  • Circular a muy bajas vueltas.
  • No esperar el tiempo necesario desde que enciendes el motor hasta que lo aceleras (es recomendable que pasen, al menos, unos 4 minutos).
  • Parar el motor de golpe. Desde que te detienes hasta que paras el motor conviene dejar que este se enfríe, de manera que el aceite se pueda enfriar poco a poco.
  • Forzar en exceso el motor.

4. Elimina carbonilla del motor

Para eliminar la carbonilla del motor y así limpiar la válvula EGR puedes bien llevar el coche al taller para que lo limpien, bien tratar de lograrlo con la conducción. por ejemplo, cada cierto tiempo puedes circular a marchas bajas, o pegarle algún acelerón (con el motor en caliente, claro).

No te pierdas: ¿Qué es el libro de mantenimiento del coche y para qué sirve?

5. Los primeros síntomas

Y, claro está, al más mínimo síntoma lleva el coche al taller. Estos síntomas de que el turbo del motor diésel tiene problemas pueden ser silbidos, falta de potencia, consumo excesivo de aceite...

Lecturas recomendadas