Skip to main content

Noticia

Seis descuidos de mantenimiento que te pueden salir muy caros

Las cinco averías más caras que te pueden pasar

Si no estás atento es posible que estos pequeños detalles se conviertan en problemas graves que afecten tanto a tu vehículo como a tu cartera.

La ilusión por estrenar coche nuevo en muchos casos acaba diluyéndose con el paso del tiempo y, con este cambio, lo que antes eran todos mimos hacia nuestro vehículo acaba transformándose en desgana y procrastinar con nuestros deberes para con el mismo. Las revisiones dan pereza y cada vez ampliamos más el espacio entre unas labores de mantenimiento y otras. Esto es un gran error ya que lo que a priori son tareas baratas, de no cumplirse por dejadez o descuido pueden acabar convirtiéndose en auténticos quebraderos de cabeza.

VÍDEO: Mantenimiento Básico de tu Coche

Con un gasto medio de 85 euros al mes en el mantenimiento de nuestros vehículos, los españoles tenemos que poner bastante atención a estos seis aspectos para no llevarnos después las manos a la cabeza.

El motor es uno de los elementos más importantes del coche, por lo que hay que mimarlo. Uno de sus cuidados elementales pasa por el aceite. El bajo nivel del mismo hace que sus piezas no estén bien lubricadas, lo que producirá roces y subidas de temperatura que, eventualmente pueden llevar al fatal caso en el que se gripe el motor. El cambio de aceite puede costar alrededor de 75 euros, pero la avería derivada sube hasta los 3.500. Ahora bien, tampoco hay que pasarse, ya que un exceso de aceite también es malo. Si hay demasiado se quemará más de lo debido y además se aireará más de lo que conviene, provocando que se sobrecaliente el motor. Un vaciado cuesta 40 euros, la reparación hasta 1.500.

El refrigerante es otro de los líquidos básicos para el coche, evitando que se sobrecalienta ante las altas temperaturas y, si es anticongelante, protegiéndolo de la congelación a bajas. Si no hay suficiente el motor quedará expuesto y podría acabar rompiendo. En lugar de repararlo pro hasta 3.000 euros, mejor evitarlo rellenando el depósito por 70 euros.

La correa de distribución debe cambiarse religiosamente, en función del tipo de uso, entre los 80.000 y los 120.000 kilómetros. Puede que duela el reemplazo, porque el que hay que pagar una media de 380 euros, pero si rompe afectará gravemente a gran cantidad de piezas del motor pudiendo llegar a dejarlo inservible. En ese caso, prepara hasta 4.000 euros.

Los dos últimos no tienen tanto que ver con tareas de mantenimiento sino con descuidos tontos que pueden ocurrir al estar distraídos. Ambos afectan al repostaje: ¿alguien ha repostado gasolina en su coche diesel? Un lapsus y el depósito está lleno del combustible que no debería, si reaccionamos toca desembolsar 200 euros por un vaciado y limpieza, si no y nos ponemos en marcha, hasta 2.500 euros por la reparación. El siguiente es poco probable, pero si se cuela algo de agua en el depósito puede llegar a oxidar múltiples elementos por los que se puede llegar a pagar hasta 3.000 euros.

Fuente: Autingo

Lecturas recomendadas