Skip to main content
Imagen de perfil de Mario Herráez
La opinión de
Mario Herráez

Opinión: ¿triunfaría un coche como el Ford Bronco en Europa?

Ford Bronco Raptor 2022

La vuelta del Ford Bronco ha sido una de las más esperadas dentro del mundo de la automoción durante años y, una vez se ha hecho realidad, ha llegado con la ligera decepción de que son muchos los mercados en los que no se comercializa. ¿Triunfaría un modelo así en Europa?

Parece obvio que la criatura de Ford es carne de Estados Unidos, un todoterreno de imagen imponente, con un tamaño considerable y, en pocas palabras, embrutecido sin ningún tipo de consideración, como tiene que ser.

Al otro lado del Atlántico, donde los SUV enormes y las pick-up gigantescas son una de las opciones predilectas, el Bronco está en su salsa, no desentona y, además, cuenta con el legado de su nombre y la expectación generada tras tantos años desaparecido para que muchos clientes se interesen por él.

Ahora bien, en el Viejo Continente hablamos de una situación muy distinta, ¿a pesar de ello podría triunfar?

Ford Bronco 2021: la legendaria bestia vuelve a rugir

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el volumen de mercado de vehículos de este tamaño (con 4,4 metros de largo pertenece al segmento D) no es tan alto en Europa. Además, los coches que suelen venderse de este tipo son SUV, no todoterrenos puros, que mantienen sus principales referentes, pero son minoritarios.

Con esto en mente parece que la quien tendría, a priori, un mejor futuro a este lado del charco sería su hermano pequeño, el Bronco Sport, que es un SUV convencional del segmento C que en teoría cuadra más con los gustos generales de los conductores europeos.

Ahora bien, quizá el foco haya que ponerlo en qué consideramos triunfar, sobre todo para un coche de estas características y en el caso concreto de Europa.

VIDEO

VÍDEO: el FORD BRONCO es una bestia, mira cómo SUBE casi en VERTICAL

Y es que mientras que en Estados Unidos el Ford Bronco pueda ser considerado como un todoterreno generalista más, la escasez de coches de este estilo en territorio europeo hace que se conviertan en excepciones y que adquieran un halo de modelo de representación, de imagen de marca.

Se puede ver con casos como el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G. Son todoterrenos ultracapaces y, aunque haya conductores que los adquieran para meterse en aventuras off-road, la mayoría los adquieren por lo que representan, pues son la resistencia de un tipo de vehículos que parece abocado a la extinción.

En esa tesitura, el Ford Bronco tendría un posicionamiento similar. No sería (al menos en teoría) un modelo de gran volumen de ventas, si no que se situaría seguramente en cifras similares o algo superiores a las del Ford Ranger Raptor

¿Significaría eso que no triunfaría? Para nada, puesto que no su cometido no sería el de hacer números, algo de lo que se encarga toda la gama de modelos convencionales de la marca. Su misión sería, como en el caso del Raptor, la de que cualquiera que se cruzase con él, ya fuera en ciudad o en autopista, girara la cabeza.

En un primer momento sería por su espectacular imagen, que se sale de lo que están habituados los europeos, puesto que la marca Bronco no tiene peso aquí más allá de la gente a la que le gusta el motor. Sin embargo, serviría para empezar a abrir brecha y que el 4x4 empezara a hacerse un nombre en el Viejo Continente.

Con todo, por desgracia todo esto es elucubrar para nada, pues el fabricante ha dicho en más de una ocasión que el Ford Bronco ha sido concebido para los gustos estadounidenses, a lo que se suma además la estricta legislación en materia de emisiones existente en Europa.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o AUTO BILD.

Y además