Skip to main content
Imagen de perfil de Alex Morán
La opinión de
Alex Morán

Las motos eléctricas también pueden molar

Nueva Kymco SuperNEX

Aunque no suenen.

Nos pasamos el día con los coches eléctricos en la boca, pero también deberíamos hablar de las motos eléctricas. Son una opción de futuro (y de presente) muy viable, con muchas posibilidades y, porque no decirlo, molan. Así de sencillo, y lo dice un motero que ha tenido varias motos de combustión durante toda su vida. Sé que no será una opinión popular, sobre todo entre los aficionados a las dos ruedas, pero dadme la oportunidad de argumentar mi posición.

VÍDEO: Así suena la Harley-Davidson LiveWire

No entraré en detalles, pero es necesario al menos mencionar como de feas se están poniendo las cosas para los vehículos tradicionales, con su final ya asomando a la vuelta de la esquina y teniendo que buscar reemplazos alternativos. Las motos no son una excepción y pronto habrá que tener modelos muy nuevos o directamente eléctricos para moverse con libertad por según qué zonas.

Pero eso es, más o menos, politiqueo. Centrándonos en las motos eléctricas, a nivel técnico solo hay un par de aspectos que deberían preocuparnos. Por un lado está el hecho de que un sistema eléctrico formado por motor y baterías es más pesado que el de una moto convencional, kilos extra que supondrán que los modelos sean menos ágiles. Por otro está el problema común con todos los cero emisiones: los puntos y el tiempo de recarga.

Moto eléctrica, ¿por qué se están poniendo de moda?

Ambos están relacionados ya que a mayores baterías, más autonomía, pero más peso; y si se busca ligereza habrá que optar por baterías con menos células, lo que a su vez reducirá el alcance. El objetivo aquí debería ser encontrar un punto de equilibrio entre ambos factores, punto que variará según el tipo de moto: en un rutera no importan kilos de más para aumentar los kilómetros que se pueden recorrer, mientras que en una deportiva quizá sea mejor priorizar la ligereza.

Sea como fuere, la tecnología sigue evolucionando y cada vez se desarrollarán sistemas más livianos y con mayor alcance, por lo que con el paso del tiempo estos problemas acabaran solucionándose.

10 razones para comprarte una moto eléctrica

Además, yo veo un punto claramente a favor de las motos eléctricas: la entrega inmediata de potencia y par. La respuesta de estas motos es superior a las de combustión, con lo que las prestaciones que ofrecen son mucho mejores. Cierto es que esto es peligroso, pero también lo es darle una 1.000 con 200 CV  alguien sin experiencia. Que sean automáticas (con una sola marcha, vamos) también le quita algo de gracia, pero es algo que no se puede cambiar.

Por último,  y como ha pasado con los coches eléctricos, los fabricantes ya han dejado de asociar este tipo de mecánicas a diseños extraños o antiestéticos y han pasado a ser conscientes de que se puede hacer una moto eléctrica con una imagen impresionante. A los ejemplos de las Kymco SuperNEX y Harley-Davidson LiveWire me remito:

El argumento en contra

Contra esto nada se puede hacer ni decir: las motos eléctricas no suenan, no hacen ruido, no nos dejan deleitarnos con el ronroneo de sus motores. Es una pérdida importante, si, ¿pero tanto como para tirar por la borda todos sus aspectos buenos? En mi humilde opinión, creo que no.

Hablamos de motos con una pegada instantánea, mucho más limpias y que, con un peso menor que los coches, tendrán menos problemas de autonomía. Son suficientes argumentos a favor como para no comprarlos porque sean silenciosas. Además, los vehículos eléctricos estarán obligados por ley a emitir algún tipo de sonido, así que seguro que hay maneras (artificiales, eso sí) de conseguir que suenen “como las de antes”. No será lo mismo, pero es un pequeño precio a pagar por lo que ofrecen.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas