Skip to main content
Imagen de perfil de Adrián Mancebo
La opinión de
Adrián Mancebo

Coches eléctricos y competición: Tiempo de cambios

Volkswagen ID.R

El mundo de la competición se encuentra inmerso en su mayor revolución en los últimos tiempos.

Hace unos días Volkswagen anunció que a partir de ahora solo fabricará coches de competición eléctricos. Esto quiere decir que no habrá nueva generación del Golf TCR, su coche-cliente para la Copa del Mundo de Turismos, y está por ver la competición por la que apuesta la marca en el futuro. Casi al mismo tiempo, Citroën comunicó su salida del Mundial de Rallys y su ‘hermana’ dentro del Grupo PSA, Peugeot, anunció su regreso al Mundial de Resistencia (WEC) y las 24 Horas de Le Mans con un prototipo híbrido. ¿Qué está pasando?

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

VÍDEO: Así 'ruge' el nuevo CUPRA e-Racer 100% eléctrico

Hay quien dice que el automovilismo deportivo está en crisis. Que ya no interesa a las marcas (al menos tanto como antes) utilizar las carreras como escaparate para mostrar el potencial tecnológico de sus productos. Si bien es cierto que actualmente hay otras fórmulas para llegar al cliente final, competir frente a rivales directos en pruebas icónicas como las 24 Horas de Le Mans, la Fórmula 1 e incluso en la nueva Fórmula E, supone una promoción más que importante, que aporta una visibilidad incalculable.

Por tanto, decir que las marcas ya no quieren estar en las carreras sería incorrecto, al menos bajo la opinión de quien firma este artículo. Sin embargo, lo que no se puede pasar por alto es que la industria automovilística se encuentra en un momento de cambio y transición hacia nuevas formas de movilidad. 

Los fabricantes de automóviles se han visto obligados a invertir importantes sumas económicas para actualizar sus fábricas y también han tenido que gastar en Investigación y Desarrollo para crear los modelos electrificados que ya vemos circular por la calle. Y al igual que el comprador de un vehículo se plantea si volver a apostar por un diésel o un gasolina o, en cambio, por un híbrido o eléctrico, en los departamentos de competición también piensan qué producto y tecnología han de promocionar.

Peugeot en el WEC

Que las marcas salgan de los campeonatos “habituales” y apuesten por los certámenes electrificados es simplemente un síntoma de hacia dónde va la industria. Lo que a día de hoy interesa promocionar, en una sociedad preocupada por el medioambiente y con una nueva política ambiental europea, es la tecnología eléctrica, no nos engañemos.

Para muestra, la norma que aplicará la Unión Europea a partir de 2020: Los fabricantes deberán cumplir una media de 95 g/km de CO2 en sus modelos vendidos y, de no hacerlo, estarán obligados a pagar una multa de 95 euros por cada g/km excedente, multiplicado por el número de vehículos vendidos durante el año. Hay mucho dinero en juego, por lo que la apuesta ha de ser unánime: vender vehículos eléctricos.

¿Entonces, qué pasa con las carreras?

Salida de la Fórmula E en Arabia Saudí

Será complicado ver a fabricantes apostar por la Fórmula 1 para competir con equipo propio, pues en este certamen es bien sabido que hay que invertir cientos de millones de euros para desarrollar un conjunto coche-motor competitivos. También parece difícil que la Copa del Mundo de Turismos (WTCR) vaya a contar con nuevas marcas implicadas a medio plazo. El Mundial de Rallycross, otro de los certámenes de moda en la última década, perdió a sus inscritos más importantes cuando no cumplió sus planes de electrificación, que tendrían que haber entrado en vigor en 2020.

Sin embargo, hay otras “fórmulas”, y ahí está el éxito de la Fórmula E. Audi, Porsche, BMW, Jaguar… han apostado por este certamen para demostrar que apuestan por la tecnología eléctrica y que pueden ganar a sus rivales directos en el mercado en condiciones de igualdad y a un precio contenido (15-20 millones de euros por temporada). También es de esperar que muchas marcas se involucren en el E-TCR, el Campeonato de Turismos Eléctrico que ya tiene a CUPRA y a Hyundai involucrados. El Mundial de Rallys también prevé contar con vehículos híbridos desde 2022 y el Mundial de Resistencia cuenta (y contará) con prototipos híbridos.

La industria automovilística está cambiando y de su mano la competición. Las carreras van a ser muy distintas de aquí a 10 años... casi tanto como el coche que conduces.

Imagen: Volkswagen/Peugeot
 

Y además