Noticia

La UE endurecerá los test de emisiones a partir de 2019

La UE endurecerá los test de emisiones a partir de 2019

Vicente Cano

02/11/2015 - 09:01

Tras años de trabajos y negociaciones, finalmente, la UE endurecerá los test de emisiones con pruebas reales en carretera. Sin embargo, la nueva norma introduce una especie de moratoria para los coches diésel, que podrán emitir un 110% más de lo homologado en laboratorio hasta 2019, cuando en carretera solo se les permitirá exceder en en un 50% los NOx emitidos.

Las pruebas en conducción real formarán, desde 2017, parte del nuevo programa con el que la UE endurecerá los test de emisiones.Lo venían reclamando desde ACEA, la patronal europea de fabricantes de coches, y más de uno pensará que se han salido con la suya. Las pruebas de conducción real formarán, desde 2017, parte del nuevo programa con el que la UE endurecerá los test de emisiones, pero en la nueva norma aprobada por los miembros de la Unión Europea se ha introducido una moratoria a los motores diésel, que podrán emitir en estos test reales hasta un 110% más de lo que hayan registrado los test de laboratorio.

No te pierdas: "Qué hacer si tienes un coche trucado por Volkswagen"

La nueva normativa europea de emisiones para coches estará vigente a partir del 1 de septiembre de 2017 y contempla pruebas de conducción real como parte de los test de homologación de emisiones de coches nuevos. Aunque los límites que contempla esta nueva ley son los mismos que los de la Euro VI, que está de plena vigencia desde septiembre de 2015 y limita la emisión de NOx a 80 g/km para los coches diésel, se introduce un margen de diferencia considerablemente amplio entre los test reales y los hechos en banco.

Así, los coches diésel podrán emitir un 110% más en carretera, es decir, pasarán el examen siempre que registren hasta 168 g/km de NOx. España, junto a Alemania y todo los que tienen una industria de motor importante, ha estado en el grupo de países que más ha empujado para conseguir este margen de aplicación, que se irá reduciendo porque, a partir de 2019, todos los diésel nuevos sólo podrán emitir un 50% más en los test reales, es decir, 120 g/km de NOx. Organizaciones ecologistas y un grupo de países encabezados por Dinamarca se han mostrado en contra de esta resolución, aunque parece que uno de los objetivos de la jefe de la política industrial de la Unión, Elzbieta Bienkowska, se ha conseguido que el escándalo de Volkswagen no vuelva a repetirse, al menos, en la forma de software que engaña.

De paso, desde Bruselas ya han avanzado que van a dejar mucho menos margen para legislar al respecto a los diferentes países y esto incluirá un protocolo mucho más exigente, que todos deberán respetar, a la hora de medir las emisiones de los vehículos. Las nuevas pruebas, además, contemplarán como un contaminante de primer nivel los óxidos de nitrógeno, tras comprobarse que, en algunos casos, durante la conducción normal pueden llegar a emitirse entre un 400% y un 500% más de lo que se mide en los test de laboratorio.

Así, aunque cercenada, la nueva normativa de inspección de emisiones entra en vigor a partir de septiembre de 2017 y no es que signifique el fin del diésel, pero de estar vigente para entonces, pondría en serios aprietos a varios fabricantes y, muy especialmente, a los modelos que usan este carburante. Alemania, entre otros países, han luchado por permitir un mayor margen para poder cumplir con la normativa. Este miércoles 28 de octubre, el Comité Técnico de Vehículos a Motor (TCMV) formado por la UE votó el borrador que, de no haber sido aprobado habría pasado a una instancia mayor donde la decisión que se tome será, seguramente, más política que técnica. Varias fuentes apuntan a que finalmente este será el recorrido más probable que tenga la nueva normativa de test de emisiones en la Unión Europea.

“La confianza y la salud pública están en juego. La única manera de que podamos preservar una y otra es actuando rápido, con coherencia y eficacia. Las autoridades nacionales deben jugar su papel y trabajar como colaboradores activos”, declaró Elzbieta Bienkowska el pasado 22 de octubre. Ayer mismo, Peugeot anunció que ofrecerá los datos de consumo y emisiones de sus coches medidos en condiciones reales. Así, parece claro que la pelota está ahora en el tejado de los gobiernos nacionales y, por supuesto, en el equilibrio de fuerzas que hay en Bruselas. Y es que si desde la Unión Europea se ha luchado durante años contra la amenaza de los gases de efecto invernadero, ahora hay otros en la agenda política que parecen una amenaza mucho mayor que antes.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches