Skip to main content

Noticia

Seat Ibiza diésel, GNC o gasolina, ¿cuál comprar?

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift

¿Cuál comprar, el Seat Ibiza diésel, GNC o gasolina? La elección del motor más apropiado es un proceso complicado que requiere de paciencia y análisis.

Ahora que vivimos un momento rico en el que existen multitud de sistemas de propulsión diferentes dentro de un mismo modelo, nos enfrentamos a complicadas tomas de decisiones para la elección del motor más apropiado. Los fabricantes buscan llegar a un público más amplio, pero los compradores tenemos la obligación de analizar con detenimiento cada motor para acertar con el más apropiado, y eso sin llegar a los híbridos, híbridos enchufables ni al coche eléctrico. ¿Cuál comprar, el Seat Ibiza diésel, GNC o gasolina?

No te pierdas: Seat Ibiza Full Connect: amplio equipamiento al mejor precio

Es el caso del Seat Ibiza, por ejemplo. El pequeño utilitario de la firma con sede en Martorell está disponible con tres tipos diferentes de motorización: diésel, gasolina y gas natural comprimido (GNC). Cada uno de estos combustibles ofrece sus ventajas y se adecúa a un tipo determinado de conductor, pero es importante analizar cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos para saber cuál comprar.

Seat Ibiza diésel, GNC o gasolina, ¿cuál comprar?

En primer lugar, vamos a analizar todos los motores disponibles en la gama de la quinta generación del utilitario de Seat. En el apartado de unidades de gasolina encontramos un 1.0 atmosférico de 80 CV como acceso a gama, seguido de los tricilíndricos turbo 1.0 EcoTSI con 95 y 115 CV de potencia. Como tope de gama, y a la espera de una posible versión Cupra, el bloque 1.5 EcoTSI de 150 CV se posiciona como la versión más prestacional de la familia Ibiza.

Vídeo: Seat Ibiza (2018), así es su tecnología:

En el caso de preferir un diésel, el Seat Ibiza está disponible con dos motores diferentes sobre la base del ya conocido bloque 1.6 TDI del Grupo Volkswagen. Se ofrece con dos niveles de potencia: 95 y 115 CV. Por último, el Seat Ibiza TGI es la variante de gas natural del Ibiza y se basa en el 1.0 TSI de 95 CV, el cual recibe una conversión para funcionar tanto con gas como con gasolina (por separado), un proceso mediante el cual se pierden 5 CV (90 CV) y pasa a denominarse 1.0 TGI.

Unidos a estos motores encontramos cambios manuales de cinco y seis velocidades, así como versiones con la conocida transmisión automática DSG de doble embrague y siete velocidades que está disponible en el motor 1.0 EcoTSI de 115 CV y en el 1.6 TDI de 95 CV. Cabe señalar que actualmente, debido a trámites de homologación con el ciclo de emisiones WLTP, los motores 1.5 EcoTSI de 150 CV y el 1.0 TGI de 90 CV (GNC) no se comercializan en el Ibiza.

¿Cuál es la opción más interesante?

Todo depende del uso que vayas a hacer de tu nuevo Seat Ibiza. Las mecánicas diésel están más que contrastadas en cuanto a fiabilidad. De hecho, están equipadas en muchos modelos del Grupo Volkswagen, pero mi recomendación es que no te decantes por un Ibiza TDI si no superas los 25.000 kilómetros anuales, dados los costes de mantenimiento derivados del poco uso.

Las versiones TSI de gasolina registran muy buenos consumos (por debajo de los 5 litros a los 100 km), por lo que son una elección muy a tener en cuenta para desplazamientos urbanos y viajes esporádicos. Además, se consideran las mecánicas de acceso a gama. El bloque 1.5 EcoTSI de 150 CV es el motor más interesante para el Ibiza si vas a salir a carretera regularmente. 

Por último, aunque no está disponible actualmente, la versión 1.0 TGI de GNC supondrá un gran ahorro en coste de utilización dado el precio del gas natural (en torno a 1 euro el kilogramo) y los kilómetros que puedes hacer con éste.  Además, homologa 3,3 litros a los 100 kilómetros de consumo medio con unas emisiones de 88 gr/km, lo que le permite hacerse con la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico.

Lecturas recomendadas