Skip to main content

Noticia

Del Seat 124 al Ateca, así ha evolucionado la marca

Seat Ateca y Seat 124
Entre ellos existe una brecha de 50 años, los mismos que cumple el mítico Seat 124.

A primera vista el Seat 124 y el Seat Ateca se parecen tanto como el día y la noche. Entre ellos existe una brecha de 50 años, los mismos que cumple el mítico Seat 124. En cambio, si analizamos su enfoque, y algunos de sus apartados, nos damos cuenta que entre ambos modelos de la compañía española existen algunas similitudes. Se trata de evolución, una palabra que define ese medio siglo.

No te pierdas: '¿Seat Ateca gasolina o diésel?'

El Seat 124 fue lanzado al mercado en 1968. La marcaba buscaba entonces con este modelo llegar a la clase media española, ofreciendo un coche con espacio para cinco ocupantes, un maletero con una capacidad destacada para la época y un equipamiento que, para los tiempos que corrían, no estaba nada mal. El Seat 124 quería ponerles las cosas más fáciles a las familias de aquellos años sesenta y setenta.

VÍDEO: Súbete con nosotros al Seat Ateca

El Seat Ateca es un coche totalmente diferente. Mientras que el Seat 124 recibía una configuración de berlina con sus tres volúmenes, el primer SUV de la marca es un todocamino que poco tiene que ver con el Seat 124. Pero, si analizamos el enfoque de cada uno, nos damos cuenta que ambos fueron creados para el cliente medio, un comprador que está al día de las nuevas corrientes y que quiere llevar a toda la familia en sus aventuras.

El modelo actual de la compañía española tiene un espíritu aventurero, personalidad que le otorga la carrocería con una distancia al suelo mayor que la de una berlina, las protecciones off-road y la posibilidad de contar con tracción total. Tiene espacio para llevar a la familia cómodamente, con un maletero de más de 480 litros de capacidad. Su equipamiento también es destacado, con un nivel tecnológico a prueba de enemigos.

Como podéis ver, el Seat 124 y el Seat Ateca no tienen nada que ver en un primer momento, pero si analizamos sus historias, separadas por medio siglo, nos damos cuenta que la intención es parecida, y que esa filosofía se ha mantenido viva durante todos estos años. La marca ha cambiado, y tanto que ha cambiado, pero sigue manteniendo sus objetivos intactos.

Y además