Skip to main content

Noticia

Seat Ateca, ¿gasolina o diésel?

Seat Ateca naranja SUV

La eterna duda

El Seat Ateca sabe lo que es entrar por la puerta grande: pionero SUV para la marca española, sus ventas han rayado (y siguen haciéndolo) a un excelente nivel. Dada su popularidad, es posible que alguno de vosotros, nuestros lectores, se esté planteando hacerse con uno y , e ese caso, lo más probable es que todavía os estéis haciendo la pregunta habitual: ¿mejor un Ateca gasolina o uno diésel? Arrojemos algo de luz.

VÍDEO: ¿Se lleva bien el Seat Ateca con la nieve?

La eterna duda

De fondo se trata de una dicotomía (cada vez menos, ya que ahora hay otras alternativas) que cualquiera que se haya comprado un coche ha tenido que afrontar. Por ello hay unos cuantos aspectos generales que conviene tener en cuenta y que son aplicables a cualquier modelo del mundo.

Seat Ateca Km.0, otra opción de compra

Para empezar, a versiones equivalentes un diésel es más caro. Esto se compensa con el uso del coche ya que a largo plazo, debido al precio más barato del gasóleo acaba compensando el desembolso inicial. Sin embargo, es necesario hacer cálculos para ver cuándo llegará ese momento, ya que la diferencia del coste entre gasolina y gasoil no es tan pronunciada como hace años. Otra faceta importante es plantearse qué tipo de uso vamos a hacer del vehículo y evaluar los costes asociados (seguro, mantenimiento) de una y otra opción.

Seat Ateca km0, otra opción

Con ello en mente, pasemos al caso concreto del Seat Ateca, analizando que es lo que ofrece el SUV compacto en cada opción de combustible.

Seat Ateca diésel

La gama de gasóleo del todocamino español está formada por tres propulsores, todos ellos turbodiésel. El de acceso es el 1.6 de 116 CV, y por encima de él se encuentran dos variantes del 2.0, una de 150 CV y otra de 190 CV de potencia.

El pequeño solo puede combinarse con una caja de cambios manual de seis relaciones y con tracción delantera 4x2, el intermedio se asocia de serie a la tracción integral y a la transmisión manual, y el superior a la tracción total y el cambio DSG de siete marchas.

Seat Ateca gasolina

Seat ha puesto a la venta una gama totalmente simétrica, y es que por este lado también se ofrecen tres propulsores que además cuentan con potencias idénticas. El pequeño es el 1.0 TSI tricilíndrico de 116 CV, a los que se suman un 1.4 EcoTSI de 150 CV y el 2.0 TSI de 190 CV.

De nuevo el base es tracción delantera y manual, el medio puede emplear esa configuración pero también la tracción integral y el cambio DSG de seis marchas, y el tope de la gama es exclusivamente tracción a las cuatro ruedas y automático de siete relaciones.

Seat Arona, ¿diésel o gasolina?

Conclusión

La marca ha creado una oferta equilibrada que presta atención tanto a las mecánicas de gasolina como a las diésel, el hecho de ofrecer el mismo número de motores para ambos lados y que estos tengan la misma potencia hace que ninguno destaque sobre el otro, habiendo opciones adecuadas para todos los gustos en ambos bandos. No se echa en falta ningún bloque y solo con la llegada del Ateca Cupra se inclinará la balanza hacia los gasolina para aquellos que busquen una versión de alto rendimiento. En la situación actual la elección dependerá del uso que se le vaya a dar, siendo aplicables los consejos generales válidos a la hora de elegir combustible.

Todo sobre el Seat Ateca 

Lecturas recomendadas