Skip to main content

Noticia

Motor

Resuelta la mayor preocupación de Ford y VW

volkswagen planta reciclaje bateria coches electricos

Tras la irrupción imparable (al menos, a corto y medio plazo) de la electrificación, la sensación de todas las marcas de coches -y no sólo VW, o Ford- es de que van tarde en un asunto crucial que se delegó demasiado pronto en China, Corea del sur y otros países asiáticos: la fabricación de las indispensables baterías. Así que parece que ahora ha quedado resuelta la mayor preocupación de Ford y VW... y, quizás, también una de los quebraderos de cabeza de Joe Biden, porque el asunto afectaba mucho a EEUU.

Según informaciones de Bloomberg, los fabricantes de baterías de vehículos eléctricos de Corea del Sur, LG Chem y SK Innovation habían entrado en una guerra sin precedentes: por una parte, SK se había comprometido a construir una nueva planta de producción de baterías en Georgia (EEUU) y a la creación de 6.000 nuevos empleos para surtir de 'pilas' a modelos como el próximo Ford F-150 EV o el Volkswagen ID.4 de fabricación nacional. Pero por otra, su rival LG Chem denunció el robo de secretos comerciales por parte de SK Innovation... y la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos se había puesto del lado de la primera.

VÍDEO: Baterías en estado sólido, la revolución que hará aumentar las ventas de coches eléctricos

La situación era crítica para la estrategia del Gobierno (promover la producción de vehículos eléctricos y las ventas al consumidor) y de los fabricantes implicados, pero a pesar de toda la presión del Ejecutivo, el presidente Biden no había querido tomar partido, sino que había abogado por un acuerdo entre las partes.   

Acuerdo de última hora

Finalmente, la situación se ha saldado con 1.800 millones de dólares con respecto a una disputa de propiedad intelectual. De no haberse conseguido, SK se habría visto obligada a a cerrar la planta antes incluso de que abriera, además de una prohibición de importación de baterías de 10 años. 

En cuanto a LG, según las mismas fuentes, actualmente está construyendo una nueva planta con General Motors en Ohio que se sumará a sus instalaciones en Holland, Michigan. LG planea invertir 4.500 millones en los EEUU. Para 2025 y se espera que contrate 10,000 nuevos empleados en la planta.

La nueva planta de SK en Georgia no solo abastecerá a Ford y VW, sino que se convertirá en la planta no cautiva más grande de Estados Unidos, lo que significa que podrá proporcionar baterías para otros fabricantes de automóviles.

Alivio para todos

El hecho de que los dos proveedores de baterías no llegaran a un acuerdo también podría haber supuesto a EEUU en una desventaja aún mayor frente a China para la transición a los vehículos eléctricos, en un momento en el que, además, hay una escasez de chips de semiconductores debido, en parte, a la dependencia de la producción en el extranjero. 

La escasez de microchips causa estragos en la producción de coches

Debido a ello, los fabricantes de automóviles ahora están presionando a Biden para que cree una red de proveedores de chips más localizada, con el fin de no tener que confiar en que la producción de baterías se realice fuera de EEUU.  

Y además