Skip to main content

Noticia

Motor

La escasez de microchips causa estragos en la producción de coches

escasez microchips produccion coches
La escasez de microchips causa estragos en la producción de coches. Las fábricas españolas han reducido la fabricación hasta un 17,3% el pasado mes de febrero.

No corren tiempos buenos para la industria del automóvil a nivel mundial. A la caída de la demanda provocada por la crisis de la COVID-19 que, tras más de un año, sigue azotando al planeta, se suma la escasez de microchips que está causando estragos en la producción de coches. Ambos factores han provocado que tan solo durante el pasado mes de febrero la fabricación de coches en España se desplomara un 17,3% hasta situarse en las 217.065 unidades.

Las ventas de coches vuelven a caer en febrero, en esta ocasión casi un 40%

Estos chips o microprocesadores se emplean en varias industrias. Son pequeños cerebros que accionan la electrónica de muchos productos, desde un smartphone hasta un coche. Este tipo de componentes son básicos en casi cualquier aparato electrónico moderno y, antes de la pandemia, ya existía una escasez de microchips que se ha visto acentuada por el cierre de fábricas y las disrupciones en la cadena de suministro.

La escasez de microchips causa estragos en la producción de coches

La escasez de microchips ha afectado a varios sectores industriales, siendo el mercado del automóvil el más afectado ya desde el mes de febrero. El resultado más directo fue la reducción de la producción en las plantas de varios fabricantes. Compañías como Ford y Chrysler en Estados Unidos tuvieron que parar la producción, mientras que otros fabricantes como GM, Mazda, Subaru, Nissan y Volkswagen, se vieron obligados a reducir el ritmo de ensamblaje de automóviles.

Según informan nuestros compañeros de Business Insider, citando al analista Kristin Dziczek en unas declaraciones a NBC News, los consumidores “comenzaron a comprar más coches el año pasado, lo que hizo a los fabricantes aumentar la producción y pelear por los microprocesadores con otras industrias que también estaban creciendo”. Varios expertos vaticinan que la escasez de microprocesadores supondrá una reducción de la producción de coches de hasta 700.000 unidades a nivel mundial, con unas pérdidas de más de 50.000 millones de euros.

La respuesta de los fabricantes de coches a la escasez de microchips que ha afectado a sus cadenas de producción ha sido la de acumular inventario de estos procesadores para protegerse. Paul Jacobson, director financiero de General Motors, aseguró a finales del mes pasado que la marca estadounidense está “confiada” en que podrán “volver a la normalidad a partir de la segunda mitad de año”.

Por su parte, el gigante tecnológico Intel invertirá cerca de 17.000 millones de euros en dos nuevas fábricas en Estados Unidos para aumentar su producción frente a la escasez global de chips. La primera de estas dos plantas prevén comenzar a operar en 2024, mientras que la fabricación de estas instalaciones dará comienzo este mismo año.

La producción en España cae un 13,4%

Mientras tanto, en lo que respecta a las fábricas españolas de coches, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha informado de que en lo que va de año el ensamblaje de vehículos en las fábricas españolas se ha reducido un 13,4%, hasta las 435.266 unidades.

“La mala evolución de las matriculaciones en los principales mercados de exportación para España, junto con la mala evolución del mercado nacional, y la crisis de microchips, que se está presentando como una cuestión más estructural que coyuntural sin previsión de acabar, están empeorando las cifras de producción en las fábricas españolas”, ha explicado Anfac.

Por último, el barco portacontenedores que ha bloqueado el tráfico comercial marítimo en el Canal de Suez no contribuye a mejorar la delicada situación que atraviesa el sector automotriz. Este incidente provocará retrasos en el transporte de vehículos nuevos y recambios procedentes de países asiáticos, como China, Corea del Sur o Japón. También supone un freno para la distribución de petróleo. Por el Canal de Suez pasan hasta 600.000 barriles de crudo al día procedente de Oriente Medio hacia Europa y Estados Unidos. Esto supondrá un incremento del precio de la gasolina y el diésel a corto-medio plazo.

Fuente: Business Insider, El Mundo

Más:

Industria

Y además