Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

¿Es el Porsche Taycan el primer eléctrico de Porsche?

Porsche Taycan

Sí y no.

Cuando se empezó a hablar del Porsche Taycan (conocido anteriormente como Mission E) se hizo otorgándolo directamente el título de “primer eléctrico de Porsche”. Pero, ¿estamos seguro de que esto sea así? Sí y no. Y es que la respuesta tiene truco dada la historia de la marca alemana.

VÍDEO: Walter Röhl prueba el Porsche Taycan y... ¡le encanta!

Podemos decir que el Taycan va a ser el primer Porsche eléctrico de producción, pero la compañía está unida a los coches eléctrico desde sus mismos inicios: el primer diseño de Ferdinand Porsche ya era un vehículo de cero emisiones.

Su nombre oficial era “Vehículo eléctrico Egger-Lohner, modelo C.2 Phaeton”, pero acabó conociéndose como P1 porque es lo que la marca grabó en todas sus piezas, haciendo referencia a que era el Porsche número 1. Se presentó en 1898 con una serie de características bastante adelantadas para la época: el sistema de propulsión eléctrico pesaba 130 kilos, rendía 3 CV (5 de manera puntual), podía alcanzar 35 km/h de punta, montaba un cambio de 12 velocidades y podía recorrer 80 km/h antes de tener que recargar.

El Porsche Taycan, cada vez más cerca: prototipo visto en China

De hecho, hasta participó en una carrera para coches eléctricos que se celebró en Berlín en 1899, pensada para que los fabricantes de aquel entonces demostrarán quien era mejor. El trayecto era de 40 km y el Porsche cruzó la meta el primero, sacando 18 minutos al segundo y consiguiendo el consumo de energía más bajo.

Su sucesor fue el Lohner-Porsche, de 1900, que optó por una solución todavía más atrevida: montar un motor eléctrico en cada una de las ruedas, de 115 kilos de peso, 2,5 CV de potencia y que giraban directamente en el sentido de la marcha para ahorrarse la necesidad de una transmisión, lo que reducía el peso y mejoraba la eficiencia.

Montaba una batería de 24 kWh y 410 kilos, que le otorgaba una autonomía de 50 kilómetros con una velocidad punta de 37 km/h que durante 20 minutos podía elevarse hasta los 50 km/h.

Como es lógico, ambos modelos adelantados a su época, no triunfaron. ¿El motivo? La tecnología era precaria, siendo los principales escollos la escasa autonomía del vehículo y los largos tiempos de recarga… problemas ambos que solo en los últimos años la industria ha sido capaz de solucionar.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además