Skip to main content

Noticia

Comparativa: Audi e-tron, Mercedes EQC y Porsche Taycan Cross Turismo

Audi e-tron, Mercedes EQC y Porsche Taycan Cross Turismo

Los comienzos son clave en la historia de una empresa. En el caso de los fabricantes, ese "comienzo" ha llegado un poco tarde, a la zaga de Tesla. Pero sus propuestas para la movilidad eléctrica ya están aquí, y en ellas, estas marcas depositan grandes esperanzas para sus respectivos futuros. Ya nos hemos puesto al volante. Comparativa: Audi e-tron, Mercedes EQC y Porsche Taycan Cross Turismo.

VÍDEO: Alucina con el e-tron GT...

Cuando van los tres en rodando, uno al lado del otro, suenan como una bandada de avispas. En el mundo eléctrico no hay ninguna razón para cambiar de marchas, por tanto los tres aceleran y aceleran sin interrupción. Pero hay una excepción: el Porsche Taycan Cross Turismo alcanza los 250 km/h, cuando pisas a fondo, en una suerte de segunda relación, para relajar al exprimido sistema.

Corren mucho, pero...

El Mercedes EQC modera la energía hasta llegar a los 180 km/h, y el Audi e-tron deja que siga acelerando hasta los 200 km/h. Esto, en la teoría. Porque en autovía (alemana, sin límite de velocidad), uno contiene el pide derecho, casi sin pensarlo: ¿Quién quiere desperdiciar la valiosa autonomía solo por ser el rey del carril izquierdo... durante un breve lapso de tiempo?

En realidad, coches pequeños y ligeros como el Smart o el Renault Zoe son, de momento, mucho más propicios para dar el salto a la movilidad eléctrica. Pero cada vez más clientes están dispuestos a pagar grandes sumas de dinero para conducir ecológicamente en el segmento superior. Por eso, Audi ha iniciado su ofensiva eléctrica con un coche basado en el Audi Q5, que ha derivado en el e-tron, un modelo de nuevo desarrollo. Mercedes, por su parte, ha creado un coche que se diferencia lo menos posible del modelo de serie Mercedes GLC.

El Porsche sigue siendo un Porsche

Solo Porsche, con el Taycan, ha plantado sobre cuatro ruedas una construcción totalmente nueva, que parte de cero. Lo cual no nos sorprende, porque Porsche no tenía, en ese momento, ninguna plataforma preparada para alojar un sistema eléctrico. El Audi, de 2.450 kilos, en modo Boost (que suele puede estar activado ocho segundos seguidos) acelera de 0 a 100 en 5,7. El Mercedes apenas es más ligero, arroja 2.425 kilos a la báscula, y lo hace en 5,1 segundos. El Porsche es el "peso pluma" del trío con sus 2.150 kilos, y el top de gama, con 600 CV, solo necesita 3,1 segundos para ponerse en los 100 km/h.

Audi e-tron, Mercedes EQC y Porsche Taycan Cross Turismo

En los coches eléctricos, puedes conducir con un solo pedal. Te basta levantar el pie del acelerador para que empiece a decelerar y recuperar energía. Solo usas el freno real en situaciones de emergencia. Pero en el caso del Porsche es diferente: puedes conducirlo en modo vela, pero frena de las dos maneras: hidráulica y eléctrica. En el Audi, como intenta recoger toda la energía posible en las recuperaciones, percibo algún tirón al pasar de la recuperación a la disminución de velocidad. El chasis del Mercedes hereda tecnología del GLC, con sus suspensiones de acero y su sistema de regulación del nivel de la carrocería. Pero el EQC no tiene dirección en el eje trasero.

El e-tron y el Cross Turismo llevan suspensiones neumáticas, y sí que tienen cuatro ruedas direccionables. Tienen una tracción integral eléctrica con reparto selectivo de par a las ruedas. Mientras en el Mercedes el tarado del chasis está orientado al confort y la seguridad, el Audi, con el ESP desactivado y en modo Sport Plus, muta en un insospechado compañero para driftar.

Par motor brutal, pero...

Audi e-tron, Mercedes EQC y Porsche Taycan Cross Turismo

Pero las sensaciones brutales te las da el Porsche, con sus 1.000 Nm de par. Sus compañeros le van a la zaga, aunque no están mal dotados: 765 el EQC, y 664 el e-tron. Pero estos valores máximos están limitados a momentos puntuales y efímeros, para proteger a las baterías. En cuanto a sus aspectos, el Mercedes y el Audi son auténticos SUV con las aerodinámicas optimizadas, mientras el Porsche es un Porsche con todas las letras, dos tercios Panamera Sport Turismo, y uno del Cayenne. En el e-tron y el EQC la batería va debajo, entre los dos ejes, como una enorme tableta de chocolate.

En el Porsche va aún más cerca del asfalto, porque su forma de T deja, a ambos lados del túnel central, espacio suficiente para no castigarlo en las rampas de garaje.

Audi e-tron, Mercedes EQC y Porsche Taycan Cross Turismo

En los habitáculos de los tres, todo se maneja por medio de pantallas. Insistimos en que los elementos de control del cockpit cada vez son más complicados de manejar, más para quienes no sean millenials ni de la generación Z. Así que, desde aquí, hacemos un llamamiento a los fabricantes: por favor, perfeccionad de una vez los sistemas de control por voz, para que podamos olvidarnos de las manos.

Lecturas recomendadas