Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Porsche deja niquelado el 959 S de Heidfeld

Porsche 959 Nick Heidfeld

La restauración tardó casi tres años

El expiloto alemán de Fórmula 1 Nick Heidfeld es un apasionado de los coches de todo tipo. En su garaje tenía un mítico Porsche 959 S, que decidió llevarlo a la firma alemana para que lo restauraran. Y los mecánicos de Zuffenhausen recibieron encantados ese encargo, que duró casi tres años en hacerse realidad. Y la verdad, que jugando con el nombre del piloto, lo dejaron niquelado.

El modelo que ilustra este artículo estuvo en el taller desde el verano de 2017 hasta diciembre de 2021. Además, puede presumir de ser una unidad muy poco usada, ya que en su cuentakilómetros sólo aparecen 4.183 kilómetros. Este hecho le confiere un toque más especial si cabe a este prístino superdeportivo.

Como no podía ser de otra forma, los ingenieros de Porsche sometieron al coqueto 959 a una amplia revisión técnica. El expiloto de Renault GP (entre otros) se enteró por Porsche Classic de que el sistema de gestión del motor del coche había sido modificado, pero el problema se solucionó restaurando la unidad Motronic a su especificación original de fábrica.

Porsche 959 Nick Heidfeld (2)

Estar parado le pasó factura

El 959 S estuvo parado durante mucho tiempo y ese hecho le pasó factura a las partes lubricadas del coche. Según declaró Uwe Makrutzki, jefe de restauración de Porsche Classic, este tipo de vehículos sufre si no está activo: "Si un coche tan innovador tecnológicamente no se conduce con regularidad, los daños por estacionamiento prolongado son, por desgracia, inevitables".

El mismo mecánico resaltó además, que debido a ese parón, la cadena cinemática y el chasis deben ser completamente renovados para evitar futuros problemas. Es más, se aconseja a los propietarios que conduzcan sus coches un mínimo de 100 kilómetros al mes.

Al ser el modelo Sport, el 959 del ex piloto alemán prescinde de muchos elementos como los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado y el aire acondicionado automático. De igual manera, se retiraron los asientos traseros e incluso del retrovisor del lado del pasajero, mientras que la suspensión adaptativa del coche, de serie en los 959, tampoco no estaba disponible.

Lo que se buscaba eliminando todos esos componentes era reducir el peso del conjunto, vital de este deportivo, que adelgazó respecto a su peso inicial y se quedó en tan sólo 1.350 kilogramos, que es un peso de récord para un coche de estas propiedades.

Donde no se escatimó esfuerzo ni peso fue con el motor. Los restauradores de Porsche instalaron turbocompresores más grandes que ofrecerán un mayor nivel de potencia. La potencia se elevó a 508 CV y 561 Nm de par motor. Este hecho le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 339 km/h.

Heidfeld, coleccionista de coches

Nick Heidfeld es un gran coleccionista de coches de producción, ya que en su garaje se han visto diferentes modelos de distintas marcas. El ex piloto alemán tiene predilección por Porsche, como demuestra que tenga un 911 GT2 de la generación 996 y un Carrera GT, pero también le gustan otras marcas, ya que posee un Ford Mustang de 1965 y un Volkswagen Beetle clásico descapotable.

Historia

El Porsche 959, uno de los coches más interesantes que han salido de la factoría de Zuffenhausen. Quizá porque sea de los Porsche más extravagantes le hacen ser más interesante todavía. Por si fuera poco, sólo se fabricaron 292 unidades entre 1987 y 1988, pero de la versión Sport, que aparece en la foto, sólo se montaron 29 coches.

Etiquetas:

Coches deportivos

Y además