Skip to main content

Noticia

Con el nuevo BMW Serie 8, ¿está acabado el BMW Serie 6?

BMW Serie 8, prototipo
Canibalización is coming.

Los fabricantes de automóviles, en los últimos años, parecen centrados en no dejar ni un solo segmento sin uno de sus representantes, en llenar cada posible nicho de mercado hasta el punto de crear algunos que ni siquiera imaginábamos que existiera. BMW es una de las marcas con una gama más amplia, desdoblando sus modelos en pares/impares para las versiones deportivas/normales, añadiendo variantes GT, etc. El punto es que llega un momento es que esto puede llegar a ser contraproducente cuando uno fagocite el mercado de otro, y es bastante probable que el caso se repita de aquí a unos meses, cuando entre en escena el BMW Serie 8.

VÍDEO: El BMW Serie 8, ahora ¡en movimiento!

Lo conocimos en el Concorso d’Elleganza Villa d’Este 2017, donde se presentó como un prototipo de berlina de grandes dimensiones, con diseño marcadamente cupé y claramente enfocado tanto al lujo como a la deportividad. ¿No os suena esa definición? Exacto, ese puesto lo ocupa el BMW Serie 6 pero la pregunta es, ¿por cuánto tiempo?

Y es que a todas luces, atendiendo a las características de uno y otro, ocupan la misma posición dentro de la familia alemana. La compañía anunció su llegada para este 2018, sin una fecha concreta, pero hace unos días se han filtrado imágenes del modelo definitivo que demuestran una traslación muy fiel del diseño del concept al coche de producción.

El BMW Serie 8 no podía ser más prometedor

Eso, que es buena noticia para los seguidores de la marca, es muy mala para el Serie 6, ya que estamos ante una variante mejorada y modernizada del mismo, con una silueta atlética, un largo capó, suave caída del techo un diseño puesto al día, básicamente un ‘más y mejor’ que hace que el Serie 6 parezca hasta anticuado.

De hecho, hay que recordar que el modelo alemán no es que esté en su mejor momento. En mayo del año pasado BMW optó por dejar de fabricar una de sus tres carrocerías, la Coupé de dos puertas, sin previo aviso. El motivo fueron sus bajas ventas, ya que el público parece preferir los cuatro puertas, lo que salvó de la quema tanto al Gran Coupé (con esa precisa configuración) como al Cabrio, que se presenta como única opción descapotable.

BMW Serie 8, prototipo

A pesar de ello, todo parece apuntar a que el fabricante apostará por esa carrocería como punta de lanza para el nuevo, ya la vimos con el prototipo y los rumores dicen que será la que llegará en el estreno del modelo. Más adelante, en una fecha todavía sin confirmar, se sumarán a la gama las versiones Cabrio y Gran Coupé, e incluso contará con una versión de altas prestaciones en la forma del M8, que podría montar un bloque V8 biturbo de 600 CV de potencia.

¿Qué significa esto? Que la firma bávara apuesta todo a su todavía no-nato modelo, por lo que el futuro del Serie 6 pinta francamente mal. Ocuparían el mismo segmento, franjas de precios similares y el público al que irían dirigidos sería prácticamente el mismo. Simplemente no tiene sentido ofertar dos coches tan similares dentro de la misma familia.

Y además