Skip to main content
Imagen de perfil de Mario Herráez
La opinión de
Mario Herráez

Para nosotros este es el mejor Range Rover de todos los tiempos

Land Rover Range Rover
El original.

Que un coche con casi 50 años de historia solo tenga cuatro generaciones es algo bastante peculiar, puesto que por norma general los ciclos de vida del producto son más cortos. Sin embargo, el Land Rover Range Rover no es un modelo cualquiera y dada la fiabilidad que ha mostrado, cada una de las suyas se ha largado bastante en el tiempo.

Todos los coches nuevos que se lanzarán en 2019

Ahora bien, ¿cuál de ellas ha sido la mejor?  Es una cuestión difícil de resolver, sobre todo porque cada una ha ido incorporando novedades importantes que han hecho evolucionar al modelo, que desde el comienzo fue concebido como un todoterreno de lujo, pero que ha alcanzado nuevas cotas con la generación más reciente.

Sin embargo, sopesando todo y dada la importancia que tuvo, nos quedamos con el original: la primera generación del modelo supuso un hito y el comienzo de una dinastía.

VÍDEO: Evolución del Range Rover, 1969-2017

El original es incombustible

El año del nacimiento del Range Rover se fecha en 1970, pero lo cierto es que los primeros prototipos estuvieron operativos desde el 67. Para hacernos una idea del éxito que supuso, la primera generación estuvo en el mercado durante 25 años, recibiendo continuas actualizaciones, eso sí; algo que es una rareza en el mundo del automóvil.

Puede que hoy, atendiendo a sus sucesores, mucho más refinados, cueste verlo como un exponente del lujo, pero así era. Su aspecto era robusto, hijo de su época, apostando por las líneas rectas, las aristas y una carrocería plagada de ángulos que tenía una altura libre al suelo considerable, mucho espacio interior, una línea de cintura baja y una superficie acristalada muy amplia. El frontal contaba con una ancha parrilla custodiada por dos faros redondos y por grupos ópticos cuadrados en bloque.

Prueba del Range Rover P400E: un todoterreno cero emisiones

No fue hasta el 73 cuando su característico techo flotante se estableció, hubo que esperar al 81 para que viera la luz la variante de cuatro puertas y durante toda su existencia fue recibiendo novedades tecnológicas que le convirtieron en pionero.

Abriendo camino

Con su nacimiento se convirtió en el primer SUV (eso dice Land Rover, aunque por aquel entonces ni se usara la denominación ni se considerara como tal al modelo) en contar con tracción a las cuatro ruedas permanente y solo fue el principio: en el 89 sumó el sistema ABS y en el 92 también fue el primer vehículo de su categoría en incluir tanto la suspensión neumática como el control de tracción electrónico.

Missing media item.

Los motores: de menos a más

Cuando nació lo hizo con un motor V8 de aluminio bajo el brazo, pero alargando su vida comercial durante más de dos décadas, su oferta de propulsores evolucionó con el tiempo. Originalmente solo disponible con bloques de gasolina, en el 86 se sumarían opciones diésel a su gama, y lo que empezó con una potencia algo justa (dado su tamaño y peso, según los estándares actuales) de 111 CV, llegó hasta los 202 antes de dar el paso a la segunda generación.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además