Skip to main content

Noticia

¿Por qué no se denominó Mazda CX-4 al nuevo CX-30?

Mazda CX-30
¿Por qué no se denominó Mazda CX-4 al nuevo CX-30? Los responsables de la marca nos revelan la principal razón de esta decisión con el nombre.

Mazda ha revelado en el reciente Salón de Ginebra 2019 un nuevo modelo que se sumará en breve a la oferta de productos SUV del fabricante. La firma japonesa anunció un nuevo modelo, aunque todo parecía apuntar a que se revelaría una nueva generación del algún vehículo ya existente. La sorpresa fue mayúscula cuando se presentó el Mazda CX-30. Pero, ¿Por qué no se denominó Mazda CX-4 al nuevo CX-30?

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

Según Mazda, el CX-30 es un SUV de tamaño compacto que se situará en la cartera de productos entre el Mazda CX-3 de menor tamaño y el Mazda CX-5 más grande. La lógica nos diría que su denominación debería haber sido CX-4, pero algo dentro de la compañía impidió que esta nomenclatura llegara al mercado europeo, japonés y norteamericano. 

Vídeo: Debut oficial del Mazda CX-30 2019, te contamos todos los detalles:

¿Por qué no se denominó Mazda CX-4 al nuevo CX-30?

La razón principal, según explicaron responsables de Mazda a Car & Driver, es que la marca ya tiene un Mazda CX-4. Este modelo es exclusivo para el mercado chino y, en lugar de llamar al CX-30, CX-4, y vender dos vehículos diferentes con el mismo nombre, la marca dijo que tenía que pensar en algo nuevo.

Te interesa: Prueba Mazda CX-3 2019: ligeros cambios estéticos y tecnológicos

Mazda se inspiró en el pick-up BT-50 de tamaño medio para definir un segundo modelo con una denominación con cuatro caracteres alfanuméricos. Mazda quería mantener el código CX en el nombre y el 4 ya estaba adjudicado al modelo chino, por lo que decidieron añadir un 0 en el extremo. De este modo, nació el Mazda CX-30.

Dejando a un lado la razón por la cual no se ha denominado CX-4, el nuevo Mazda CX-30 está inspirado por el lenguaje de diseño Kodo de la compañía. También estará impulsado por la última generación de motores Skyactiv de la marca, incluyendo el revolucionario Skyactiv-X de gasolina. Se esperan motores de 1.5 y 2.0 litros de gasolina, así como un 1.8 litros diésel para el mercado europeo. Los precios de partida, al igual que el modelo, deberían situarse entre los 20.645 euros del CX-3 y los 28.100 euros del CX-5.

Todo sobre Mazda

Modelos de Mazda más populares

Ver todos los modelos

Y además