Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

La historia del Skoda Sport de 1949: el último coche checo en participar en Le Mans

Skoda Sport

La historia del Skoda Sport de 1949, el último coche checo en participar en las 24 Horas de Le Mans, está repleta de curiosidades y anécdotas.

El palmarés deportivo de Skoda se extiende más allá de los rallys. El fabricante de la República Checa ha participado en diferentes disciplinas, desde campeonatos de turismos hasta la máxima categoría de las carreras de resistencia, las 24 Horas de Le Mans. De hecho, el último coche checo que participó en Le Mans fue el Skoda Sport de 1949 hace ya más de siete décadas.

La historia del Skoda Sport de 1949 se sucede en un momento, la década de 1950, donde la competición no parecía tener demasiado futuro en Checoslovaquia -la ahora República Checa-. Las motocicletas eran el medio de transporte más popular en el país, pero los coches empezaban a ganar fuerza de nuevo a medida que se reanudaban las carreras tras la Segunda Guerra Mundial.

La historia del Skoda 130 RS de 1975: el exitoso corredor de rallys y circuitos

De hecho, en 1949 se volvieron a disputar las 24 Horas de Le Mans y un año más tarde se lanzó la recientemente creada Fórmula 1. En el panorama europeo, el automovilismo como disciplina deportiva ganaba adeptos y en Skoda no eran ajenos a estas nuevas tendencias.

La historia del Skoda Sport de 1949

Skoda Sport

En un arrebato patriótico, Skoda decidió que el coche que representaría a Checoslovaquia debía ser diseñados y fabricado localmente. Esto no solo encumbraría de gloria a la marca, sino que permitiría a Skoda probar la durabilidad y la fiabilidad de los componentes producidos para más tarde implementarlos en sus coches de calle. También se utilizaría como escaparate para dar a conocer la marca.

Tomando como base el Skoda  1101 “Tudor” lanzado al mercado en 1946, la firma checa decidió crear el Skoda Sport, una versión aún más deportiva y con un chasis de peso optimizado. Su reducido peso obligó a reubicar el motor y a acortar el tubo central en 400 mm, mientras que la horquilla del marco se alargó por delante, y se ajustaron las posiciones de la dirección y los pedales.

historia del Skoda Trekka

La increíble historia del Skoda Trekka, su primer SUV

El coche se equipó con una nueva carrocería baja hecha a mano con láminas de aluminio. El depósito de combustible se situó detrás de los dos asientos y el carburante se suministraba con una bomba eléctrica. El Skoda Sport se construyó principalmente con piezas de serie del “Tudor”, incluyendo el sistema eléctrico de a bordo de 12 voltios de la compañía PAL y los neumáticos Barum.

Se construyeron dos coches pintados de azul con motores de 1.1 litros. Uno de estos coches de carreras tenía que competir en la categoría de hasta 1.500 cm3 y entregaba 56 CV de potencia con un turbocompresor Roots adicional, mientras que el coche orientado a la categoría de hasta 1100 cm3 tenía una potencia de 42 CV sin turbocompresor.

Ambos coches compitieron por primera vez el 25 de septiembre de 1949 en el Prix de la Ciudad de Brno, el último Grand Prix checoslovaco para monoplazas. Jaroslav Netusil pilotó hasta la victoria en la categoría de hasta 1100 cm3 el coche sin turbocompresor, mientras que Václav Bobek llegó segundo en la categoría de hasta 1.500 cm3 en el Skoda Sport con turbocompresor.

El último coche checo en participar en Le Mans

Skoda Sport

Pero aún había más y Skoda se había fijado en las 24 Horas de Le Mans como la prueba definitiva para el Sport de carreras. Para ello, se decidió usar el vehículo sin turbocompresor y optimizarlo todavía más. De acuerdo con la normativa, la distancia entre ejes se amplió en 180 mm y se equiparon dos faros adicionales a ambos lados de la parrilla del radiador. 

También se equipó con un parabrisas delante del asiento del conductor y con neumáticos Michelin para su carrera en la Sarthe. Con un depósito lleno de carburante y recambios, que eran los únicos permitidos para las reparaciones esenciales durante la carrera, el coche pesaba tan sólo 700 kilogramos.

Debajo del capó había un motor de cuatro cilindros refrigerado por agua con 1.089 cm3 de cilindrada que entregaba 50 CV a 5.200 rpm gracias a un ratio de compresión de 8.6:1, un carburador Solex 40 UAIP y otras modificaciones técnicas. 

Skoda Sport

Con el carburante de carreras habitual de la época, el Skoda Sport alcanzaba una velocidad punta de 140 km/h con un consumo de tan solo 12 litros por cada 100 km. Con un depósito lleno, era posible conducir durante cuatro horas sin parar, una clara ventaja para Václav Bobek y Jaroslav Netusil.

La carrera empezó el 24 de junio de 1950. Con el pistoletazo de salida, corrieron hacia sus coches de carreras y saltaron tras el volante. Los organizadores permitieron la participación de 60 de los 112 candidatos interesados. Bobek y Netusil aguantaron el tipo frente a la competencia durante mucho tiempo.

Sin embargo, tras trece horas desde el inicio de la carrera, su coche perdió potencia en la vuelta número 121, lo cual forzó la retirada del equipo. La causa fue la rotura de un perno fusible del pistón y, dado que solo podían reparar el coche con las piezas de recambio que llevaban y no disponían de pernos fusibles a bordo, se vieron obligados a abandonar.

Y además