Noticia

Tres alternativas al taxi que triunfan en España

Tres alternativas al taxi que triunfan en España

Noelia López

13/01/2016 - 11:23

Los taxistas de las grandes ciudades están que trinan. En los últimos meses han aparecido tres empresas que con la promesa de un servicio similar al suyo, pero más barato, no paran de restarles clientela. Repasamos quiénes son, cómo funcionan y dónde prestan servicio las tres alternativas al taxi que triunfan en España: Car2Go, Cabify y Uber.

Lo de ser taxista en una gran ciudad es cada vez más complicado. A los atascos, las restricciones por exceso de contaminación y los impuestos se suma ahora un escollo (o mejor dicho tres) que está rompiendo su monopolio como chóferes compartidos. Sigue leyendo que vamos a hacer un repaso a las tres alternativas al taxi que triunfan en España:

Car2Go.

El servicio Car2Go es una de las grandes apuestas de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, como parte de su plan para reducir el tráfico rodado en la capital.

La idea es que los madrileños y turistas que necesiten moverse por el centro de la ciudad tengan a su disposición una flota de coches eléctricos que puedan coger en un punto y aparcar en otro, sin necesidad de alquilar con antelación o reservar plaza.

Car2Go es una empresa del grupo Daimler que funciona desde hace años en varias ciudades europeas como Amsterdam, Viena o Roma. En Madrid cuenta con una flota de 350 coches, todos Smart cien por cien eléctricos, y hay rumores que apuntan que a lo largo de 2016 el número de unidades disponibles se elevará hasta 500.

Una de las grandes ventajas de este servicio es que está al alcance de cualquiera y en cualquier momento (por cualquiera se entienden mayores de 18 años con permiso de conducir en vigor, por supuesto). Solo pagas por los minutos que lo utilizas (a 19 céntimos por minuto), no hay cuotas mensuales. Eso sí, la inscripción que ahora es gratuita pasará a costar 19 euros a partir del 31 de enero.

Así funciona Car2Go en Madrid

Ojo, porque la primera vez sí es algo más engorrosa. Para empezar a disfrutar de este servicio debes entrar en su página web, registrarte y elegir un método de pago. Te pedirán que muestres tu permiso de conducir y, para eso, sí es necesario pasar por la oficina física. Después te descargas su aplicación en el móvil y estarás preparado para utilizarlo siempre que quieras.

Desde el momento en que realizas tu petición tienes 30 minutos para llegar al coche que has reservado (la app te va indicando). El coche se abre en cuanto te detecta y, una vez dentro, la pantalla te explica los pasos a seguir para ponerte en marcha.

Si te decides a utilizar este servicio, es importante que tengas en cuenta qué puedes y qué no puedes hacer con los coches de Car2Go Madrid. Todo está recogido en el contrato, pero como la letra pequeña no siempre se lee, te resumo cuatro cosas importantes:

- Con un coche de Car2Go Madrid puedes salir de la almendra central de Madrid (es decir, más allá de la M30); incluso puedes hacer paradas. Lo que no puedes hacer es devolver el coche fuera del rango permitido. Al ser un vehículo eléctrico, puedes entrar en zonas de circulación restringida y circular en días de tráfico restringido por contaminación.

- A la hora de aparcar, ya sea por parada o para dar por terminado el servicio, puedes utilizar cualquier plaza de la Zona SER, tanto azul como verde (no tienes que pagar). Lo que no puedes hacer es dejarlo estacionado en un parking público.

- Si te ponen una multa mientras conduces un Smart de Car2Go, siempre serás tú quién la pague. Lo mismo da que sea por exceso de velocidad, alcohol...

- En caso de accidente sí se contemplan dos escenarios. Si te dan un golpe, basta con hacer un parte y entregarlo a la empresa que gestiona los coches. Si eres tú quien golpea a tu coche, debes ponerte de inmediato en contacto con Car2Go Madrid a través de lo que denominan "llamada de emergencia". El seguro que cobre los coches tiene una franquicia de 500 euros. Esto significa que si el arreglo supera esta cantidad, te toca pagar la diferencia de tu bolsillo; si el daño se puede subsanar con menos de 500 euros te pedirán que pagues toda la reparación. 

- De lo que no tienes que preocuparte es de la recarga. Madrid es, junto con Amsterdam, la única ciudad europea en la que la flota de Car2Go se compone únicamente de coches eléctricos (forma parte del plan anticontaminación de Carmena); pero mientras en Holanda son los conductores los que se encargan de cargar las baterías, en España la responsabilidad es de los trabajadores de Car2Go.

Cabify

La última en sumarse a la lista de alternativas al taxi en las grandes ciudades europeas ha sido Cabify; pero como ha hecho las cosas bien (al menos mejor que Uber) es la que más quebraderos de cabeza está dando a los taxistas. Estos han intentado paralizar su actividad por la vía legal, pero no lo han conseguido

Por resumir mucho su servicio, podemos decir que Cabify es la manera más barata de disponer de un chófer de lujo puerta a puerta. 

Cabify nació en 2011 y, a día de hoy, está presente en países como Chile, Perú, México o Colombia. En España, presta sus servicios en Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia y Bilbao.

Tras esta novedosa alternativa de transporte se encuentra un grupo de emprendedores (varios de ellos españoles) y el fundador de Tuenti. Su idea era crear una plataforma de coches que prestarán un servicio similar al de los taxis pero salvando los inconvenientes que encontraban en estos: problemas con el idioma para los viajeros extranjeros, 'triquiñuelas' en los pagos o escollos para pagar el viaje en métodos que no fueran efectivo.

Tenían otra idea más: hacer del suyo un sistema de transporte de lujo más barato que un taxi convencional. Si contratas sus servicios te encuentras en la puerta de casa un chófer impecablemente vestido de traje que conduce un coche de gama media-alta (Skoda Superb, VW Passat...), te permite elegir la música y hasta te ofrece agua para el trayecto. Pero mientras que coger un taxi en Madrid para, por ejemplo, ir de la plaza de Cibeles hasta el aeropuerto cuesta unos 30 euros, con Cabify te supone una media de 21 euros.

En cuanto vieron bajar el número de clientes, los taxistas se lanzaron a frenar el ascenso de Cabify. De momento, lo máximo que han conseguido es que, se regule el alquiler de vehículos con conductor. Supone esto que todos los trabajadores que presten servicio a la empresa deben contar con una autorización. Además, solo podrán llevar a aquellos viajeros que hayan contratado previamente sus servicios (desde la app de la empresa), pero no a aquellos que traten de darles el alto en mitad de la calle, pero sí podrán llevar pegatinas que identifiquen el servicio que prestan (para distinguirse de ellos, los taxistas han pedido llevar matrículas azules).

Uber

Creyeron haber acabado con ella después de que un tribunal dijera que la actividad de Uber no era legal en España. Pero la de esta empresa es como la historia del ave fénix que siempre resurge y desde hace unas semanas vuelve a prestar servicio.

Para ser declarada legal, Uber ha aceptado las 'normas del juego', entre ellas, que todos sus coches estén legalmente reconocidos para el transporte de personas (así lo anunció el diario El Mundo a finales de noviembre). 

Uber comenzó a operar en España en la ciudad de Barcelona. No tardaron mucho los taxistas en alzarse en su contra asegurando que lo suyo era competencia desleal y usurpación de funciones y aunque les costó meses de litigios y muchas polemicas, consiguieron borrarlos del mapa, aunque solo de manera temporal.

Así funciona Uber en España

Siguiendo la estela de Cabify, Uber se compromete ahora a que todos sus conductores cuenten con la licencia correspondiente. También elevará el nivel de exigencia (en Cabify las malas opiniones son causa de despido); algo necesario si tenemos en cuenta que algunos de sus trabajadores se han visto envueltos en acusaciones de secuestro.

Foto portada: Wikipedia

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches