Skip to main content

Noticia

¿Cuál es mejor, Audi A8 2018 o Mercedes Clase S?

Audi A8 2018 (II)

Cara a cara entre buques insignia del lujo.

El pasado año se renovaron dos de los modelos más lujosos que la ingeniería alemana es capaz de fabricar: Audi A8 2018 y Mercedes Clase S. Los buques insignia de sus respectivas casas, la muestra de todo lo que pueden llegar a dar de sí cada, sendos compendios de lujo o tecnología que hay que comparar sí o sí. ¿Cuál de los dos es mejor?

Ambos son auténticas naves de crucero para la carretera en las que la comodidad está garantizada. Son enormes, con 5.172 mm de longitud para el A8 y 5.141 mm para el Clase S, además de una anchura (con retrovisores) de 2.130 mm para ambos. El espacio interior está garantizado, con una habitabilidad superlativa sobre todo para las plazas traseras. Hasta en la capacidad del maletero prácticamente se calcan: 505 y 510 litros.

VÍDEO: ¿Un masaje para tus pies? El Audi A8 2018 te lo da

La sensación de estar en un salón sobre ruedas se potencia tanto por los componentes mecánicos como por los acabados interiores. El Clase S tiene una función de escaneo de la carretera que detecta irregularidades para adaptar la dureza de la amortiguación y potenciar la comodidad, mientras que la suspensión con Inteligencia Artificial del A8 desarrolla una función similar. Como es de esperar, tanto uno como otro hacen uso exclusivo de los mejores materiales: cuero, madera, aluminio, superficies táctiles, pantallas…

Y es que, lo que en modelos más terrenales sería una comparación de los niveles de acabado disponibles y de sus elementos más destacados, en esta ocasión se convierte en un análisis de los muchos y muy cuidados extras que hacen que ambos modelos estén sencillamente a otro nivel.

Probamos el Mercedes Clase S

Empecemos por el Audi A8 2018. A las funciones de masaje habituales suma una para pies en las plazas traseras, cuenta con sistema de aparcamiento remoto a través del móvil y la IA toma el control con un nivel de autonomía 3, encargándose de todo en las situaciones de tráfico denso. El Clase S también tiene aparcamiento remoto, funciones de conducción autónoma y uno de sus extras más interesantes es el Energizing Comfort Control. Se trata de un conjunto de sistemas orientados a potenciar el bienestar de los ocupantes. En función del estado de ánimo varía la temperatura del climatizador, la luz ambiente, la música, las funciones de masaje y las fragancias que emiten las salidas de ventilación.

Mecánicas variadas

Pasando al apartado puramente mecánico, Mercedes ofrece cuatro motores. Por un lado dos diesel 3.0 de 290 y 345 CV de potencia, y por otro dos gasolina 4.0 V8 biturbo de 475 y 620 CV. La guinda la pone la variante híbrida enchufable, el S 560 e, que combina un gasolina 3.0 V6 con un bloque eléctrico para entregar 489 CV y homologar un consumo de 2,1 l/100 km. La marca también confirmó en el lanzamiento la llegada de la hibridación suave con sistema eléctrico de 48 voltios a las versiones con motor de seis cilindros.

El Audi se quedó algo más corto en primer momento, pero ya anunció una ampliación progresiva de la gama motriz. Arrancó solo con un diesel de 286 CV y con un gasolina de 340 CV, pero se irán añadiendo de manera paulatina otro de gasóleo de 435 CV, un gasolina de 460 CV, un 6.0 W12 de potencia todavía desconocida y la variante híbrida enchufable e-tron quattro de 449 CV y con 50 kilómetros de autonomía eléctrica. 

Llegados a este punto, el precio es una cuestión que no debería ni importar. No hablamos de modelos low-cost o de una marca generalista, estamos ante el culmen de dos fabricantes premium, por lo que cualquiera que se plantee su adquisición no va justo de posibles. Se decante por el Audi A8 2018 o por el Mercedes Clase S tendrá que preparar una cifra cercana a los 100.000 euros, 97.000 en el primer caso y 102.000 en el segundo. Para las versiones de acceso de cada uno, claro está.

Cinco virtudes y un defecto del Audi A8

Lecturas recomendadas