Prueba

Prueba Audi A8 2017: el jefe ya está aquí

Javier Leceta

Descubre en esta prueba del Audi A8 2017 cómo se comporta el nuevo buque insignia de la marca alemana. Tecnología, lujo a bordo y todo lo que necesita el conductor o pasajero más exigente. Ya está disponible en nuestro mercado por un precio inicial de 97.460 euros.

Probar el Audi A8 2017 es catar uno de los coches más selectos del mercado (y uno de los más destacados de todas las novedades de 2017), una berlina de representación que por, exclusividad y precio, no está al alcance de cualquiera. La cuarta generación del mastodonte germano llegará este invierno, aunque AUTO BILD ya ha tenido la oportunidad de ponerse por primera vez al volante.

El Audi A8 2017 es el primer modelo de la marca que estrena su nueva nomenclatura. Una vez más cuenta con dos carrocerías, la normal (5,17 metros) y la extendida (Audi A8 L, con una distancia entre ejes alargada en 13 cm). Su anchura es de 1,95 metros y su altura de 1,47 m (1,49 m en el caso del A8 L).

Motores del Audi A8 2017

En el apartado mecánico, inicialmente estará disponible con dos motores V6 turbo: el 3.0 gasolina de 340 CV (Audi A8 55 TFSI) y el 3.0 diésel de 286 (Audi A8 50 TDI). A lo largo de 2018 llegarán dos bloques de 8 cilindros (4.0 TFSI de 460 CV y 4.0 TDI de 435), una variante híbrida enchufable y un estratosférico W12 de 6,0 litros y 585 CV que por vez primera superará en potencia al Audi S8 que saldrá más adelante. El precio del Audi A8 2017 arrancará en 97.460 euros (100.360 en el caso de la versión larga). Como novedad, este modelo equipa de serie un grupo propulsor electrificado. Los bloques cuentan con tecnología mild-hybrid de hibridación ligera (MHEV), con un alternador accionado por correa (BAS) y una batería de iones de litio con 10 Ah de capacidad. Gracias a esto puede circular en modo de marcha por inercia con el motor apagado a velocidades de 55 a 160 km/h.

Estéticamente, el Audi A8 2017 de esta prueba tiene una presencia imponente. Destacan especialmente la parrilla Singleframe más ancha, su carrocería más musculosa y la franja continua de luz en la parte posterior. Y es que el Audi A8 es un coche que desprende elegancia por sus cuatro costados. Una exquisitez que también está presente en su habitáculo, donde los materiales empleados y los detalles están a la altura del conductor -o seguramente pasajero- más exigente.

 

Prueba Audi A8 2017 (puesto conducción)

 

Y es que cuando te sientas al volante del A8 te das cuenta de que no estás ante un coche más. Los cómodos asientos de piel perforada te esperan como lo hace el sofá de tu casa cuando llegas del trabajo; los reposacabezas de cuero satinado tienen un acolchado que invita a echar una cabezadilla; y delante, un cuadro de instrumentos digital de gran tamaño y resolución full HD (1920x720 pixeles) te muestra, entre otras informaciones, los espectaculares gráficos del sistema de navegación. Más detalles que no puedes pasar por el alto: el mando rotativo con touchpad que tenía su antecesor ha sido sustituido por el MMI touch response: una espectacular pantalla táctil de 10,1 pulgadas que preside un salpicadero que huye de botones innecesarios y que pone su broche pijo con las rejillas motorizadas del sistema de ventilación: solamente tienes que pulsar un botoncillo para notar en tu cara el torrente de aire. Una práctica segunda pantalla táctil situada en la parte central inferior permite manejar fácilmente el climatizador, además de otras funciones como la de introducir textos a través del sistema de reconocimiento de escritura manual.

Las plazas traseras: ¿lo mejor del coche?

Pero si hay un coche en el que las plazas traseras tienen un especial protagonismo, ese es el A8. Sobre todo la butaca posterior derecha, seguramente la plaza más utilizada por el propietario (más aún en la versión extendida). Precisamente, en el A8 largo este asiento puede ser opcionalmente de relax, un paraíso para el pasajero que ofrece numerosos ajustes e incluso un reposapiés especial en el respaldo del asiento del acompañante delantero. En este caso, los privilegiados ocupantes podrán recibir masajes y calor en sus pies. Incluido en el paquete de asientos relax también existe la función de masaje para la espalda, reposacabezas de confort ajustables eléctricamente, reposapiés, una gran consola central y, como características opcionales, mesas plegables con inclinación ajustable en dos etapas, climatizador automático de cuatro zonas, sistema de entretenimiento Audi Rear Seat Entertainment con dos Audi tablet y sistema de control remoto Rear Seat Remote. Este auténtico salón rodante también se convierte en una sala de conciertos gracias al sistema de audio Bang&Olufsen Advanced Sound System. 

No obstante, y pese a que viajar detrás es un auténtico privilegio, tampoco creas que hacerlo al volante es un castigo. Todo lo contrario: pese a sus dimensiones y peso (1.945 kilos), el nuevo buque insignia germano ofrece casi el mismo placer cuando tu chófer tiene el día libre.

Prueba del Audi A8 2017: no solo para viajar en las plazas traseras

Durante la jornada de pruebas del Audi A8 2017 he tenido la oportunidad de conducir la versión V6 gasolina de 340 CV y 500 Nm de par. En esta prueba del Audi A8 55 TFSI -así es como se llama ahora- he podido comprobar cómo su bloque empuja con decisión desde que pataleas el acelerador y, aunque no sea un misil, mueve con total soltura este bicho de más de cinco metros. Conducirlo es una delicia por su suavidad de marcha y aplomo: el coche apoya con confianza en cualquier carretera gracias en buena parte a su tracción permanente Quattro (con diferencial central autoblocante de serie y uno deportivo opcional en las versiones MHEV) y a la suspensión neumática adaptativa de serie (que cuenta con cuatro niveles de altura).

 

Prueba Audi A8 2017 (trasera 2)

 

Su cambio automático Tiptronic de 8 velocidades funciona de forma precisa, y las levas del volante ayudan a cambiar de marcha aún más rápidamente. Por otro lado, la carrocería, un 24% más rígida que la del modelo anterior, no oscila en exceso -como sería de suponer en un coche de este tamaño-, incluso aunque enlaces curvas a una velocidad elevada. Otro factor que incrementa su dinamismo es la nueva dirección dinámica a las cuatro ruedas (opcional), que permite que los ángulos de giro de las ruedas en el eje delantero y trasero puedan ajustarse de forma independiente: esta tecnología se nota especialmente en zonas reviradas, ya que el coche es mucho más ágil al entrar en las curvas. Además, incrementa la estabilidad.

Resumiendo: como he podido comprobar en esta prueba del nuevo Audi A8, no es un coche para ir con el cuchillo entre los dientes, pero sí te permite ir a una velocidad elevada casi por cualquier carretera (por motivos obvios, donde más limitado está es en carreteras estrechas) y con un elevadísimo confort de marcha.

Un prodigio tecnológico

El arsenal tecnológico es otro de los puntos fuertes de esta berlina, que incorpora más de 40 innovaciones como el nuevo asistente de cruce, que frena el vehículo en el caso de que detecte un vehículo. Otra de las grandes innovaciones es la Audi AI active suspension (opcional), una suspensión electromecánica completamente activa que sube y baja las cuatro ruedas de forma individual en función de las preferencias del conductor y de las condiciones de la vía. En los A8 equipados con Audi pre sense 360°, el sistema Audi AI active suspension también aumenta la seguridad pasiva: en el caso de un posible impacto lateral inminente cuando se circula a más de 25 km/h, la carrocería se eleva 80 mm en medio segundo para que la colisión se produzca en una zona de la carrocería con mayor resistencia: la deformación del habitáculo y la carga que soportan los ocupantes, especialmente en las zonas pectoral y abdominal, pueden reducirse de esta forma hasta en un 50%.

Entre los nuevos sistemas Audi AI también están Remote Parking Pilot y el Remote Garage Pilot, que permiten que el A8 estacione en línea o en batería de forma automática e incluso realice la maniobra de desaparcar. Ambas acciones pueden realizarse desde el interior del vehículo o desde el exterior a través del smartphone.

Pero además de una berlina de representación que acapara buena parte del pastel de su segmento (alrededor del 30% de las ventas totales), el nuevo Audi A8 presume de ser “el primer vehículo de producción del mundo que ha sido desarrollado para una conducción automatizada condicionada de nivel 3”: gracias al Audi AI traffic jam, el coche será capaz de conducir en situaciones de tráfico denso y a velocidades de hasta 60 km/h en autopistas y autovías de varios carriles.

 

 

 El sistema se encargará por sí mismo, y sin necesidad de la acción del conductor, de iniciar la marcha, acelerar, controlar la dirección y los frenos para mantener el vehículo en su carril. Eso sí, hay que aclarar que la introducción del Audi AI traffic jam pilot exige tanto un cambio en las leyes de los países como unas pruebas y una adaptación específica del sistema. Además, deberán tenerse en cuenta los diversos procedimientos de homologación en todo el mundo. Por estas razones, la marca iniciará la producción en serie del sistema Audi AI traffic jam pilot en el nuevo A8 de forma progresiva y según la situación legal vigente en cada país.

Precios del Audi A8 2017

Los precios del nuevo Audi A8 en España son los siguientes:

Audi A8 55 TFSI (340 CV): 104.560 euros

Audi A8 50 TDI (286 CV): 97.460 euros

Audi A8 L 55 TFSI (340 CV): 107.580 euros

Audi A8 L 50 TDI (286 CV): 100.360 euros

 

Redactor Jefe

Lecturas recomendadas