Skip to main content

Noticia

Cinco virtudes y un defecto del Range Rover Evoque

Range Rover Evoque

Nació con estrella.

Cuando salió al mercado en 2011 el Range Rover Evoque dejó al público anonadado: nadie le esperaba pero pronto se convirtió en el rey de la fiesta. La apuesta de la marca por un vehículo de estilo más desenfadado de lo habitual, proporciones armoniosas y situado en el mercado de moda fue todo un acierto, transformándose en un éxito inmediato del que ha disfrutado hasta hoy en día. Pero, ¿es todo bueno? Aquí tienes cinco virtudes y un defecto del Range Rover Evoque.

VÍDEO: El Range Rover Evoque hace lo que muchos ni imaginan

Cinco virtudes

Diseño

Se mire por donde se mire el Evoque es realmente bonito, algo en lo que la crítica está más que de acuerdo ya que cosechó numerosos premios al lanzarse al mercado. Su silueta es de lo más atlética, sobre todo en la variante de tres puertas, su imagen realmente musculosa, su frontal imponente y su trasera muy característica gracias la forma del difusor, la elevada línea de cintura y el alerón. Un clarísimo ejemplo de cómo diseñar un coche.

Variedad de versiones

La gama del Range Rover Evoque es de lo más completa, ofreciendo una gran abanico de versiones que se adapten a los gustos y carteras de muchos clientes. Elegible en tres carrocerías (tres puertas, cinco puertas y descapotable), está disponible en un gran cantidad de acabados: Pure, SE, SE Dynamic, HSE, HSE Dynamic, Autobiography y Landmark Edition. El rango de precios oscila entre los 36.250 y los 67.400 euros, así que hay donde elegir.

Este Evoque ya no se vende en EE.UU.

Autobiography

La versión más lujosa y exclusiva del modelo, el tope de gama de un vehículo que ya desde la variante básica destila calidad. Tiene numerosos detalles exclusivos que mejoran su imagen, como las llantas de 20 pulgadas, tapicería de piel Windsord perforada, faros adaptativos LED, cámaras de 360 grados, sistema de infoentretenimiento con pantalla de 10 pulgadas y el equipamiento más completo que ofrece el SUV.

Descapotable

Merece un punto a parte, y es que aunque la combinación ‘SUV descapotable’ no ha sido siempre sinónimo de éxito, el Range Rover Evoque Convertible ha clavado la fórmula. La pérdida del techo y su sustitución por una capota de lona no afecta para nada a la estética (de hecho es bastante atractivo), aunque si supone un peso extra de 270 kilos para el modelo, además de un maletero que se reduce hasta los 251 litros. Peajes a pagar por conducir a cielo abierto.

Motores capaces

La oferta mecánica no es tan amplia, pero aún así cuenta con varias opciones, todas ellas con una potencia respetable. Arranca la gama un bloque 2.0 diésel de 150 CV, por encima se encuentra una variante de 180 CV del mismo y la culmina otra de 240 CV. Por parte de los gasolina solo hay un ejemplar, el 2.0 de 290 CV. Excepto los más potentes, que son automáticos, el resto pueden ser automáticos o manuales.

Un defecto

Los años pesan

Siendo como es un coche que entra por los ojos, lo cierto es que pese a la actualización de 2016, llevar en el mercado desde hace siete años le ha empezado a pasar factura. Su estética sigue siendo muy acertada, pero nos hemos acostumbrado a ella, por lo que ha perdido parte de su interés y sorpresa inicial. Al Range Rover Evoque le vendría muy bien estrenar una segunda generación con cambios importantes para hacer frente a rivales de la talla del BMW X4.

Todo sobre el Range Rover Evoque

Lecturas recomendadas