Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

La carrocería, un nuevo sistema para almacenar energía en coches eléctricos

carroceria almacenar energia

Un equipo de investigadores ha descubierto que la carrocería puede ser un nuevo sistema para almacenar energía en los coches eléctricos.

Un estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Chalmers (Suecia) ha descubierto que la carrocería puede ser un nuevo sistema para almacenar energía en los coches eléctricos. Gracias a la fibra de carbono de la carrocería de un vehículo, además de ahorrar peso al conjunto, es factible como una fuente de almacenamiento de energía para sustentar al sistema de propulsión, al igual que actúan las baterías en los coches eléctricos.

No te pierdas: La ley que afecta mucho (y para mal) al coche eléctrico

El desarrollo de baterías estructurales ha llevado a este equipo de investigadores suecos a haya descubierto que la fibra de carbono se pueda convertir en parte del sistema de energía del coche, al mismo tiempo que logra reducir el peso total del vehículo, según nuestros compañeros de Computer Hoy

Vídeo: Las cuatro formas de recargar un coche eléctrico:

La carrocería se puede convertir en una gran batería

“La carrocería del automóvil no será simplemente un elemento de carga, son que también actuaría como una batería”, explica Leif Asp, uno de los miembros del equipo. “También será posible utilizar la fibra de carbono para otros fines, como la recolección de energía cinética, para sensores o para conductores tanto de energía como de datos. Si todas estas funciones fueran parte de la carrocería de un coche o un avión, esto podría reducir el peso hasta en un 50%”, afirma el investigador.

La investigación se ha llevado a cabo examinando la microestructura de diferentes tipos de fibras de carbono disponibles en el mercado. Las fibras con cristales pequeños y poco orientados tienen buenas propiedades electroquímicas, aunque presentan una menor rigidez; mientras que las fibras con cristales grandes altamente orientados, tienen una mayor rigidez, pero sus propiedades electroquímicas no son óptimas para su uso como baterías estructurales.

“La clave es optimizar los vehículos a nivel de sistema, basándose en el peso, la resistencia, la rigidez y las propiedades electroquímicas”, explica Asp. “Las baterías estructurales tal vez no sean tan eficientes como las tradicionales, pero dado que tienen una capacidad estructural de carga, se pueden obtener grandes beneficios a nivel de sistema. Además, la menor densidad de energía las hace más seguras que las baterías estándar”.

Fuente: My News Desk vía Computer Hoy

Lecturas recomendadas