Skip to main content

Noticia

F1

Alfa Romeo y Sauber en la F1: 5 razones para entender el acuerdo

Sauber Alfa Romeo

Alfa Romeo vuelve a la Fórmula 1 30 años después de su última carrera de forma oficial, ¿qué es lo que ha llevado a la marca italiana a asociarse con el equipo Sauber?

El acuerdo firmado entre Alfa Romeo y Sauber en la F1, que significa la vuelta de la compañía italiana al campeonato, es muy importante para ambas partes, y lo es por varios motivos. El principal, que una escudería histórica como Sauber sobrevive recibiendo a una marca con una larga historia en el campeonato.

Pero hay mucho más que eso. Este acuerdo, que inicialmente no estaba previsto, da nuevas oportunidades a Sauber, el equipo fundado por Peter Sauber que compite en la F1 desde 1993 y que desde el año pasado está en manos de una compañía de capital de riesgo, sin ese sentimiento romántico, abocando el equipo a un triste final.

Alfa Romeo y Sauber: Cuando el Plan B es mejor que el Plan A

La asociación entre el fabricante italiano y Sauber no estaba planeada desde hace mucho tiempo. De hecho, a partir de 2018 el equipo suizo debía montar motores Honda, pero las desavenencias entre los directivos de la escudería y la ahora ex ‘team principal’ de Sauber, Monisha Kaltenborn, hizo que el contrato con los japoneses se rompiese y ella acabase marchándose por la puerta de atrás.

Fue entonces cuando se contrató a Fréderic Vasseur como jefe de equipo y se alcanzó un acuerdo con Ferrari para llevar sus motores a partir de este año, desconfiando de las posibilidades de Honda por su falta de rendimiento y fiabilidad. Luego entró Sergio Marchionne en las conversaciones para sacar provecho de la situación. Y lo ha hecho, haciendo lo que hace mucho que quiere hacer realidad. Prueba de ello es que los logos de la compañía fundada por Nicola Romeo están en los Ferrari desde principios de 2015.

Alfa Romeo y Sauber: La estrategia de Marchionne

Ferrari y Alfa Romeo pertenecen al mismo grupo empresarial, FCA Group (FIAT Chrysler Automobiles) y su consejero delegado es Sergio Marchionne, visto habitualmente por los circuitos de Fórmula 1 por su condición de Presidente de Ferrari. El italiano quiere potenciar la imagen de Alfa Romeo en el mundo y qué mejor forma que devolverla a la F1.

No podemos olvidar que la categoría reina compite en una veintena de países y sus carreras se emiten en todo el mundo a través de la televisión y generan un sinfín de contenidos en medios de comunicación. En todos ellos, el renovado Alfa Romeo Sauber F1 Team espera hacerse un hueco.

Tampoco hay que olvidar la llamada “activación”. Muy probablemente veamos nuevas actividades promocionales alrededor de todo el mundo con los pilotos conduciendo los modelos más espectaculares de la marca, como el Giulia o el Stelvio, recientemente lanzados, anuncios televisivos y más acciones de este tipo. Todo suma.

Alfa Romeo participa en las 24 Horas de Le Mans

Alfa Romeo y Sauber: Una marca con un ADN de competición

Hablar de Alfa Romeo es hablar de Fórmula 1, hablar de las 24 Horas de Le Mans, de la Targa Florio, de la Mille Miglia, de las carreras de turismos… y mucho más. Alfa Romeo es sinónimo de competición y por eso tiene todo el sentido que esté en la Fórmula 1, como ya estuvo entre 1950 y 1985 tanto como equipo como fabricante de motores.

No hay que olvidar que dos pilotos al volante de dos Alfa Romeo, Nino Farina y Juan Manuel Fangio, ganaron los dos primeros títulos de la historia de la F1, en 1950 y 1951. Junto con el equipo Sauber no van a estar a este nivel, pero sin duda sí que pueden dar mucha guerra en la parte media de la parrilla, con equipos como Haas o Toro Rosso.

Alfa Romeo y Sauber: El rescate que llega a tiempo

Como decíamos más arriba, desde el año pasado la empresa Longbow Finance es la dueña del equipo Sauber. Su fundador, Peter Sauber, no tiene acciones sobre la empresa y eso significa que, en cuanto no saquen el partido que quiere, pueden echar el cierre o venderla al mejor postor.

La inyección económica de Alfa Romeo supone que el equipo se salve, que tenga una nueva imagen, lejos de ser el “farolillo rojo de la parrilla” y permitirá, también, a Ferrari foguear a sus jóvenes talentos allí.

En este sentido se cree que Charles Leclerc y Antonio Giovinazzi formarán parte de la estructura. Al menos uno de ellos será piloto de pruebas y el otro, Leclerc, titular. Marchionne no quiere perder la oportunidad de seguir llevando a jóvenes promesas italianas (en el caso de Giovinazzi) a la Fórmula 1.

Si bien es demasiado arriesgado llevarlos directamente a Ferrari (donde se busca recambio a Räikkönen para 2019), les dará la oportunidad de hacer sus primeros kilómetros en esta renovada escudería.

Alfa Romeo F1

Alfa Romeo y Sauber: La Fórmula 1 sonríe con una nueva marca

Es bueno para Alfa Romeo, bueno para Sauber y bueno para la Fórmula 1. La remodelada F1 de Liberty Media necesita atraer fabricantes de automóviles, que es lo que hace que un campeonato de coches de primer nivel tenga sentido y que beneficie al certamen realmente, lejos de nuevos locos como el presentado el pasado fin de semana.

A mayor nivel de competidores, mayor rentabilidad podrán sacar los nuevos gestores de la Fórmula 1 a sus derechos televisivos, canon de circuitos, merchandising etc y mayor afición habrá. También es buena forma de decir a la Fórmula E y al Mundial de Resistencia, donde últimamente se fijan la mayoría de fabricantes, que ellos también atraen interés... La F1 debe demostrar que es la categoría reina.

Cierto es que Alfa Romeo no llega a la F1 como fabricante. La gestión del equipo seguirá siendo de Sauber, pero la marca italiana aportará su saber hacer y aportará recursos económicos, además de tecnológicos, que beneficiarán a la escudería en términos de rendimiento. Con el tiempo veremos si esta es la acción que persiguen desde FCA o si realmente, como se ha rumoreado, Alfa Romeo podría ir ampliando año a año su compromiso con el equipo e ir haciéndose con él hasta retornar por completo a la F1, con formación propia. 

Imagen: Sutton Motorsport

Lecturas recomendadas