Prueba

Nuevo Volkswagen Golf Sportsvan: todo queda en familia

Redacción Auto Bild

05/01/2015 - 12:00

Es un Golf. Y es monovolumen. Haters wellcome

El nuevo Volkswagen Golf Sportsvan llega para convencer a todos aquellos a los que un Volkswagen Golf (a secas) se le queda pequeño, bien sea porque quiera más espacio interior o más maletero. En ambos casos, el nuevo monovolumen pequeño de Volkswagen (completa la gama con sus hermanos grandes, el Volkswagen Touran y el Volkswagen Sharan) acaba resolviendo las necesidades del día de forma convincente. Por concepto tampoco evoluciona mucho con respecto al anterior Golf Plus, pero donde hace más hincapié, y quiere diferenciarse de marcas francesas, es en el apartado tecnológico como luego te contaré.

Pero lo primero es echar un vistazo al interior. Al habitáculo se accede de forma sencilla y cómoda, y rápidamente te das cuenta de que comparte mucho con el Volkswagen Golf de cinco puertas. Al volante vas algo más alto y su amplio parabrisas te ofrece una gran visibilidad frontal. Como es de esperar, calidad no le falta y en cuanto a equipamiento seguro que te agrada saber que tiene el mismo plantel de opciones que el Golf.

Detrás es donde el Volkswagen Golf Sportsvan más se gusta. Hay centímetros de sobra que personas de gran talla viajen cómodos en esta segunda fila. No hay trucos nuevos ni revoluciones de concepto aquí: los asientos traseros, divididos en relación 40/60, se pueden desplazar longitudinalmente en 180 mm para ajustarse a tus necesidades de espacio, bien para los pasajeros de esta fila, bien para lograr una mayor capacidad de maletero, que llega a los 590 litros.

Si pliegas los asientos traseros, algo que logras tirando de unas cintas excesivamente modestas (por ser benévolo), logras una superficie de carga plana que llega hasta los 1.520 litros de volumen y una distancia de hasta 2.542 mm de longitud si cuentas con el asiento del acompañante abatible (en opción). La visibilidad es igualmente buena gracias a unas grandes ventanillas y posición alta de los asientos.

Entro ya directamente a hablar de la gama de motores que llegará a nuestro país (se empieza a comercializar en junio). Hay cinco alternativas disponibles: tres TSI de inyección directa y turbo, y dos TDI, todos ellos con sistema Start-Stop de serie. Los motores de gasolina son un 1.2 TSI de 110 CV y un 1.4 TSI en dos variantes de 125 y 150 CV (el primero solo anuncia un gasto medio de 5,1 l/100 km). Aunque si de gastar poco se refiere, los TDI son auténticos especialistas, ya que el 1.6 TDI de 110 CV homologa un consumo de 3,9 l/100 km por no hablar de la versión BlueMotion que deja el dato en 3,6 l/100 km.

 

El Golf Sporstvan utiliza la plataforma MQB

He conducido brevemente el motor diésel más potente, de 150 CV, y las primeras sensaciones, antes de que se le pueda hacer una prueba en profundidad, son positivas. Disponible con caja manual y automática DSG de seis relaciones, siempre dispones de una reserva de fuerza bajo el pie derecho, un empuje que se hace más patente en cuanto te metes en la zona de par máximo, que empieza a partir de 1.800 rpm. Si cuidas el consumo, puedes lograr cifras bajas (yo logré 5,6 l/100 km sin mucho esfuerzo).

Asentado sobre la versátil plataforma MQB, el nuevo Volkswagen Golf Sportsvan utiliza dos tipos de suspensión trasera en función de la potencia (eje torsional para los motores menos potentes y multibrazo para los más enérgicos). En este último caso, el confort de marcha y el dinamismo se aseguran con un equilibrio bastante logrado. En este sentido, el Golf Sportsvan se siente más aplomado que un Citroën C4 Picasso o un Renault Scénic. La guinda la pone la suspensión opcional DCC con tres modos de funcionamiento (Normal, Confort y Sport) para adaptarse a cada requerimiento del conductor. Para lograr una mayor agilidad en el paso por curva, Volkswagen no ha dudado en instalar en toda la gama del Golf Sportsvan el diferencial electrónico XDS.

Mucha tecnología y equipamiento opcional

El Spotsvan se ofrece en los mismos acabados que el Golf. En cuanto a equipamiento, la marca alemana ha hecho mucho hincapié en el capítulo tecnológico, tanto aplicado a la seguridad, como a los asistentes de conducción. Desde la versión de acceso se incluye el nuevo freno anticolisiones múltiples, la función ‘Pre Crash’ (que prepara el habitáculo ante una inminente colisión), siete ‘airbags’ y el control de presión de los neumáticos, aunque en la terminación intermedia se completa con el interesante ‘ParkPilot’ o el detector de fatiga. Como novedad, hay que hablar del ‘Exit Assist’, que ayuda al conductor a salir del aparcamiento en batería marcha atrás: mediante una señal acústica anuncia coches o personas aproximándose desde unos 40 metros y es capaz de frenar automáticamente en última instancia para evitar una colisión.

Otros sistemas incluyen el ‘Front Assist’ con función de frenada de emergencia en ciudad, el control de crucero adaptativo ACC, el control automático de luces largas, aparcamiento asistido o las luces dinámicas ‘Light Assist’. Pero eso no es todo…

Del lado de la conectividad, el nuevo Volkswagen Golf Sportsvan ofrece la posibilidad de instalar el sistema de navegación de gama alta ‘Discover Pro’, que incluye los mapas de ‘Google Earth’, ‘Google Street View’ y la información del tráfico en tiempo real además de otros servicios  ‘On-line’.

¿Los precios? La gama arranca en los 21.020 euros de la versión más modesta de gasolina con el acabado Edition hasta los 38.370 euros del tope de gama. Si te convence, puedes aprovecharte de la promoción de lanzamiento que incluye un paquete de equipamiento adicional. Estará en los concesionarios la tercera semana de junio.

Hemos probado 1 versión del Volkswagen Golf

Lecturas recomendadas

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Rivales del Volkswagen Golf

Buscador de coches