Prueba

Prueba del Renault ZOE: un eléctrico normal y corriente

Vicente Cano

08/01/2016 - 09:27

Renault ha actualizado el su eléctrico superventas con un motor más eficiente y un enchufe convencional. Durante la prueba del Renault ZOE analizamos estos cambios escasos, pero que incrementan y mucho la funcionalidad del eléctrico. Si el Renault ZOE ya era el primer eléctrico que vale la pena de verdad, ahora, más.

Antes de empezar esta prueba del Renault ZOE ya me había dado cuenta de que este coche se ha hecho un eléctrico normal y corriente en las ciudades, pero es que además ha mejorado bastante. Eso sí, los cambios solamente son perceptibles una vez estás sentado detrás del volante y si antes has conducido o conocías el ZOE. Desde inicios de 2015, Renault comenzó a instalar en su eléctrico masivo el nuevo motor R240, desarrollado por ellos mismos en la factoría de Cleon y que entrega 65 kW de potencia (87 CV). Así, esta es una prueba del Renault ZOE R240, como se denomina ahora este modelo dentro de la gama francesa para distinguirlo de su antecesor. 

No te pierdas: “Los 10 coches eléctricos con más autonomía

Gracias a la experiencia adquirida, el bobinado de cobre en el propulsor mejora las prestaciones del Renault ZOE y la Junction Box, que en este caso hace de una especie de caja de cambios, logra una gestión más eficiente de la energía. Salvo por un funcionamiento algo más holgado respecto al consumo, los cambios no se notan a los mandos, ya que Renault ha optado por llevar todos los beneficios, precisamente, a la autonomía. En ciclo europeo, los franceses han homologado un alcance máximo de 240 km para este modelo que, en uso real llegan a ser entre 115 y 170 km. El acelerador tiene un claro tope que limita la velocidad a 90 km/h, puedes sobrepasarlo y el Zoe sale con cierto brío hasta alcanzar los 130 km/h.  

Si tenías seleccionado el modo Eco durante la conducción del Renault ZOE, en ese momento se apagará de manera automática. Aunque las mejoras en el ZOE R240 también han hecho estirar su autonomía en conducción por autopista, si quieres sacarle el máximo a la batería, lo mejor es hacer conducción ecológica y conseguirás acercarte a esos 200 y pico kilómetros de rango que hacen de este el mejor eléctrico para uso diario si vives lejos de tu trabajo. De hecho, con este coche es crucial conocer qué recorrido vas a hacer diariamente porque el alquiler de las baterías varía en función de la distancia al año, entre 49 euros/mes  (5.000 km/año) y hasta un tope de 182 euros/mes (40.000 km/año). 

Las mejoras en la gestión energética hacen que si pruebas el nuevo Renault ZOE R240 con suavidad, puedas cubrir 40 kilómetros consumiendo apenas 28, cosa que logré varios días durante esta semana. Además, a 90 km/h, en el súper aislado habitáculo del Zoe apenas se perciben el ruido de rodadura o el de los otros vehículos de la calzada. En todo caso, esta unidad va equipada con la radio Arkamys con sonido 3D (350 euros) con la que consigues un recogimiento todavía mayor en el interior. En ciudad, no te hace ni falta escuchar música porque entre 40 y 75 km/h el ruido del tráfico que se cuela en el habitáculo va de 60 a 65 dB, varias veces menos que el que percibes en un coche con motor de combustión. 

En estos escenarios también es donde, además, disfrutas de un deportivo ya que el ZOE de Renault alcanza los 50 km/h desde parado en solo 4 segundos. Pero ahora viene lo malo, no sé cómo estarán las cosas en Barcelona, Valencia o Bilbao, pero esta semana he vuelto a comprobar que la infraestructura eléctrica de Madrid brilla por su ausencia, aunque recientemente el ayuntamiento de la capital ha vuelto a decir que se va a poner las pilas en el asunto. Una pena que no lo hicieran antes, porque Renault ya tiene corregido el mayor fallo con el que salió el Zoe: no traía un enchufe convencional para la carga, por el Flexicharger la marca te factura unos incomprensibles 600 euros adicionales, pero a cambio, con él -y en algo menos de ocho horas, ya que el proceso también se ha mejorado- podrás recargar tu eléctrico en un enchufe normal y corriente.

Si te interesa el tener un Renault ZOE, estás de enhorabuena, el Gobierno ha reeditado las ayudas, hasta 5.500 euros por unidad,  con el Plan Movea. Así, conducir un ZOE R240 desde poco más que 16.000 euros, a los que habrás de sumar los 3 euros que, aproximadamente, te costará llenar a tope sus baterías en tu domicilio. El precio del alquiler de la batería en función de los kilómetros que harás con ella es un palo, pero a cambio siempre tendrás una batería nueva y tu flamante eléctrico perderá muy poco valor de reventa.

Prueba del Renault ZOE (por Vicente Cano)

Tenía ganas de probar el Renault ZOE porque, desde que Renault anunció sus 140 km de autonomía, este utilitario se ha convertido en una opción para alguien como yo, que vivo a 40 kilómetros del trabajo. En definitiva, como titulaba arriba, el primer eléctrico que vale la pena de verdad, con permiso del Nissan LEAF, porque aunque use básicamente la tecnología del japonés, hoy por hoy, con las limitaciones que todavía tienen, parece mucho más apropiado un formato de coche urbano o utilitario para los coches a pilas. En todo caso, el ZOE está destinado a derribar barreras y a acabar con las reticencias de muchos los detractores de esta tecnología.

Lo primero que notas en cuanto te sientas detrás del volante es la elevada posición de conducción, y es que el ZOE es 21 centímetros más alto que el Renault Clio. Esto viene motivado porque las baterías van dispuestas a modo de lámina a lo largo del suelo del habitáculo. En todo caso, así facilita la accesibilidad y mejora la visibilidad desde el interior, lo que será un punto a favor para las personas mayores, parte de su público. Además, se reduce el centro de gravedad de todo el vehículo.

Para arrancar, pulso el botón 'Start' y un sonido electrónico avisa del arranque del motor. El display indica que tengo 137 km de autonomía y voy a salir en modo ECO, aunque simplemente sea porque mola ver esa hoja de color verde iluminada sobre el tablero. Durante la prueba del Renault ZOE me costó acostumbrarme al sonido que emite para anunciar su presencia a los distraídos peatones: es lo único que rompía el silencio cuando subía o bajaba por las rampas del aparcamiento. 

Al entrar en carretera, noto una clara sensación de retención incluso mientras piso el acelerador, que se convierte en una reducción suave al levantar el pie. Con el programa económico, el ZOE alcanza los 95 km/h con una relativa celeridad. Si quieres ir más rápido, tienes que pisar fuerte el tope del acelerador como en los coches de choque: entonces sientes un agradable empuje. En cuanto prescindes del modo ahorro, el Renault ZOE se comporta en carretera como cualquier otro utilitario y con un empuje similar al que puede ofrecer un turbodiésel de 90 CV, aunque tiene la velocidad máxima limitada a 135 km/h

Tampoco conviene correr en exceso con él, porque por encima de los 100 km/h por cada kilómetro que haces pierdes 2 en autonomía. Lo que mejor se le da a este eléctrico es picarte con el ahorro. Si eres delicado con el pedal, aprovechas las inercias y no abusas de la climatización (a pesar de la bomba de calor sigue notándose en el consumo), completarás trayectos gastando el equivalente en autonomía, o incluso menos.

Hasta podrás darte algún que otro gustazo en semáforos y rotondas (gracias a que el ESP tiene un programa para evitar el subviraje), porque si pisas el gas a fondo encontrarás que pocos coches son capaces de una respuesta tan contundente. Aunque ¡cuidado!, porque al motor eléctrico del Renault ZOE le da igual ir marcha atrás que hacia delante... y puede salir lanzado en reverse. Al volante, todo es suavidad y entretenimiento, gracias a la pantalla táctil que hace de interfaz con el sistema R-Link.

Leer mensajes o escuchar música de tu smartphone te asegura el recreo, pero la máxima diversión la encontrarás viendo cómo sube la barra de la autonomía mientras aprovechas una pendiente de bajada para frenar y recargar suavemente. La verdad, es puro hedonismo... Como cuando te llega el aviso de un nuevo follower en Twitter, aunque aquí el gusto también se lo da tu bolsillo. En mi caso, rodé con el ZOE 433 km por 63 kWh. Al precio del kilovatio/hora doméstico, los 100 km salen por menos de 2,5 euros. No hay más que decir, creo yo...

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Renault Zoe. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 30 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo recomendable por calidad-precio lo ofrece Verti por 607 euros. Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Génesis. Cuesta 272 euros con franquicia de 300 euros.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches