Prueba

Prueba Toyota C-HR: el nuevo SUV de moda

Alfredo Rueda

07/02/2017 - 12:02

En esta prueba del nuevo Toyota C-HR he podido comprobar que no solo su aspecto futurista exterior e interior puede atraer a un montón de compradores; también su mecánica híbrida, la cantidad de tecnología a bordo o su buen comportamiento, pueden asegurarle el éxito en uno de los segmentos más competitivos.

No te pierdas: "Todo lo que debes saber sobre el nuevo Toyota C-HR"

Aquí tienes la prueba del Toyota C-HR. Por primera vez hemos podido conducirlo por los alrededores de Alcalá de Henares (Madrid) y mis sensaciones no han podido ser más positivas. 

Desarrollado sobre la plataforma TNGA (Toyota New Global Architecture), equipa un sistema de propulsión híbrido de 1.8 litros. Pese a sus dimensiones de 4,35 metros de longitud, el C-HR es un ‘crossover’ mediano, cuyo punto de mira en la competencia se ha fijado en el Volkswagen Tiguan y el superventas Nissan Qashqai.

Contar con una estética diferente no está exento de riesgos. Pero también es verdad que el que no arriesga no gana. Después de haberlo visto en directo, de haberlo conducido y de haber comprobado lo bien que va, creo sinceramente que el nuevo Toyota C-HR va a ser un éxito para la marca sin precedentes.  

Para empezar, este nuevo crossover llegará solo en su versión híbrida y tracción delantera. Existe un motor de gasolina 1.2 turbo de 116 CV pero no se venderá en España. En nuestro país solo estará disponible el mismo sistema que ya alimenta al Toyota Prius y que combina un motor de gasolina 1.8 turbo de 98 CV y uno eléctrico de 53 kW o, lo que es lo mismo, 72 CV, y que da como resultado una potencia conjunta de 122 CV. Pueden no parecer muchos, pero resultan suficientes para mover bien los 1.380 kg que pesa el C-HR.

Me ha sorprendido gratamente la energía con la que arranca desde parado, unida a un nivel tan bajo de vibraciones. Es cierto que al subir de revoluciones, la sonoridad se hace más evidente a bordo, pero su refinamiento general me ha parecido ideal para llevarlo, sobre todo, en ciudad. Su cambio automático por variador está exento de los vaivenes típicos de otros tipos de cambio también automáticos y eso le confiere todavía más suavidad en un entorno como el urbano, donde el arranca-para es más evidente.

Además, este escenario también es ideal para que el motor eléctrico pueda mover por sí solo al Toyota. Porque para esto hay que circular a baja velocidad y no exigir demasiada aceleración.

En carretera también me ha gustado su dirección y suspensión. La primera, directa y precisa, tiene muy buen tacto y transmite bien lo que pasa bajo las ruedas delanteras. La segunda trata a los ocupantes muy aceptablemente y mantiene la carrocería en su sitio con mucha dignidad cuando se afrontan curvas a un ritmo alegre. Hablando de alegrías, no las tendrán los pasajeros traseros, como ya te comenté en mis impresiones del interior que puedes leer aquí, ya que el espacio no es demasiado amplio y, aunque caben bien dos adultos, el pequeño tamaño de las ventanillas agobia un poco. Pero bueno, un mal menor para un coche que, recordemos, no es un familiar y que te lo compensa con un equipamiento de seguridad y de entretenimiento a la última: el Toyota Safety Sense se monta de serie en toda la gama C-HR. Y ya desde el acabado más básico, el ‘Active’, incorpora el Sistema de Seguridad Precolisión, incluida la función de Reconocimiento de Peatones, Control de Crucero Adaptativo (ACC), Alerta de Cambio Involuntario de Carril con intervención en la dirección, Control Inteligente de Luces de Carretera y Reconocimiento de Señales de Tráfico. Los clientes del siguiente nivel de equipamiento, el ‘Advance’ contarán además con el sistema avanzado de asistencia al aparcamiento (SIPA), bolsas en puertas delanteras y traseras, asientos calefactables, ajuste lumbar eléctrico y cristales traseros oscurecidos. 

El Toyota C-HR más equipado, el ‘Dynamic Plus’ también contará con pintura bitono (techo negro), intermitentes delanteros LED secuenciales, sistema de audio premium JBL (dispone de un amplificador estéreo de ocho canales, 576 vatios y nueve altavoces), ópticas traseras con tecnología LED y detector ángulo muerto (BSM) + Alerta de tráfico trasero (RCTA).

Además, lo remata con un precio que, descuentos incluidos, comienza en los 24.250 euros. Las primeras unidades del Toyota C-HR llegarán a España a finales de este mes de noviembre. A continuación tienes todos los precios de la gama y de las opciones.

Prueba Toyota C-HR (por Hugo Valverde)

Tras realizar la prueba del Toyota C-HR puedo afirmar que la compañía japonesa viene pegando fuerte. Ha creado un modelo diferente, como en su día lo fue el exitoso Juke, pero en este caso muy acertado. Se sale de lo común, algo que creo que es casi imprescindible para un segmento en el que existen múltiples oponentes y en el que los conductores 'jóvenes' son sus potenciales clientes. Su anuncio en los medios reza: “te observan”, y la verdad es que así es; es más, alguna persona me ha ‘obligado’ a bajar la ventanilla para preguntarme sobre todocamino

El interior también es bastante futurista y todos los mandos están orientados hacia el conductor, algo que se agradece sobremanera. Además, la calidad percibida es buena y adopta, por lo menos en nuestra unidad de pruebas, dibujos geométricos tanto en los paneles de las puertas como en la tapicería de los asientos: un punto más de diferenciación. También sus asientos, que tienen un aspecto deportivo. Llama la atención su pantalla central de 8 pulgadas, que recoge multitud de funciones; por suerte, y no como muchos de los coches de la competencia, para las básicas mantiene los botones en la consola. Sentado en las plazas traseras confirmo lo que sospechaba: los pasajeros tienen un espacio muy bueno para las piernas, pero como ocurre con los SUV de otras marcas, más justo para la cabeza y los hombros. Respecto al de carga, el maletero cubica 377 litros, una cifra claramente inferior a la del Qashqai, el rey del segmento, y el resto de oponentes: Kia Niro, Renault Kadjar, Honda HR-V, Seat Ateca o Volkswagen Tiguan, entre otros.

prueba toyota c-hr

Pero sin lugar a dudas, su mayor baza es el sistema de propulsión que utiliza. El C-HR es híbrido, por lo que puedes conseguir unos consumos muy contenidos. Es perfecto para circular por cuidad, además de por la escasa demanda de carburante, puesto que cuenta con una modalidad totalmente eléctrica -variante que se desactiva cuando se demanda algo más de energía-, por la tranquilidad con la que se mueve. Es un lujo circular por las grandes ciudades llenas de atascos sin escuchar el ruido del motor, solo ese sonido futurista más propio del DeLorean de Regreso al Futuro. Como también es un lujo, por desgracia muy pocas veces visto, mirar al ordenador de abordo y observar cifras menores a un litro. Pero después de la calma, también puede venir la tempestad, y en este caso llega cuando se demanda mayor potencia y se pisa el acelerador con decisión. El sonido del cambio de variador continuo se filtra al interior, algo que no es agradable. Pero éste tipo de transmisión también tiene cosas positivas, como la ausencia del paso de relaciones, por lo que se evitan los tirones al subiro o bajar de marcha, ofreciendo una conducción suave. 

En conducción mixta he obtenido un consumo medio cercano al oficial: 4,4 l/100 km, 0,6 l/100 más que el homologado, algo sorprendente que mis ojos no están acostumbrados a ver. Durante el periodo de pruebas he podido comprobar cómo su dirección es bastante precisa e informa bien de lo que ocurre bajo las ruedas, así como que su suspensión es bastante cómoda, pero sin brindar balanceos en curva.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Toyota C-HR. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 15 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20 000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece Mapfre por 560 euros. Este coste podría ser menor si optas por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Regal. Cuesta 340 euros con franquicia de 200 euros. Si todo esto no te convence y quieres ver más opciones dentro de otras marcas o, quizá, incluso dentro de la propia gama del C-HR, te recomiendo echar un vistazado a nuestro recomendador.

Precios Toyota C-HR:

Toyota C-HR Hybrid Active: 27.000 euros. Con descuentos: 24.250 euros.

Toyota C-HR Hybrid Advance: 28.500 euros. Con descuentos: 24.990 euros.

Toyota C-HR Hybrid Dynamic Plus: 32.500 euros. Con descuentos: 28.500 euros.

Precios paquetes para el Toyota C-HR:

Advance Plus: 2.010 euros.

Pintura Blanco Classic: 225 euros.

Pintura Bi-Tono Perlada: 250 euros.

Pintura Metalizada: 500 euros.

Pintura Perlada Rojo Tokio: 750 euros.

Navegador Toyota Touch 2 & GO: 800 euros. Con descuentos: 600 euros.

Navegador Toyota Touch 2 & GO (funciones avanzadas): 1.100 euros. Con descuentos: 900 euros.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...

Todo sobre

Toyota

Buscador de coches