Reportaje

Coches clásicos

Leyendas urbanas, ¿cuál fue el primer monovolumen, Voyager o Espace?

Aarón Pérez

Existe una duda que parece no encontrar respuesta: ¿cuál fue el primer monovolumen, el Chrysler Voyager o el Renault Espace? Atento que te damos la respuesta.

No te pierdas: Los 5 mejores monovolúmenes de 2017

Antes de que llegaran los exitosos SUV, el mercado europeo estaba segmentado entre las clásicas berlinas, los siempre prácticos compactos de segmento C y los monovolúmenes. Mientras que las berlinas y los compactos siguen manteniéndose con gran relevancia en el mercado, los monovolúmenes parecen haber sido canibalizados por los todocaminos, aunque gozaron de gran popularidad. ¿Sabes cuál fuel primer monovolumen? ¿El Chrysler Voyager o el Renault Espace?

Si nos centramos en la fecha de lanzamiento al mercado, ambos modelos llegaron de forma casi simultánea con apenas unos meses de distancia entre ellos. Sin embargo, los proyectos originales fueron incluso gestados anteriormente y en compañías diferentes. No fue Renault ni Chrysler los responsables de desarrollar ambos vehículos, sino que fueron sus principales competidores quienes ya había rechazado los proyectos con anterioridad.

Vídeo: conoce todos los detalles del nuevo Renault Espace:

El primero en ser lanzado fue el Chrysler Voyager, en noviembre de 1983, mientras que el Renault Espace se demoró tan solo unos meses para finalmente aterrizar en la primavera de 1984. Sin embargo, sus proyectos iniciales son más antiguos si cabe. En la década de 1970, el proyecto Maxivan de Ford, desarrollado en 1974, fue finalmente descartado por la marca. Unos años después, Lee Iacocca y Harold Sperlich, quienes se habían marchado de Ford, aterrizan en una Chrysler que necesitaba ser rescatada y deciden seguir adelante con el proyecto. 

Consiguen una inversión millonaria por parte del Gobierno de Estados Unidos y comienzan con el desarrollo del proyecto T115 en 1977, un modelo que finalmente llegaría al mercado como Plymouth Voyager y Dodge Caravan, mientras que en Europa se vendería como Chrysler Voyager a partir de 1988 y se convertiría en uno de los modelos más exitosos de la compañía, pionero en el segmento de los monovolúmenes modernos y el responsable del resurgir de Chrysler a nivel mundial.

Al mismo tiempo, en los años 70 en las instalaciones de Chrysler en el Reino Unido, se estaba gestando un proyecto que acabaría convirtiéndose en el Renault Espace. Matra, socio de Simca, se une a Chrysler para comercializar el modelo bajo la marca Talbot que llevaba desaparecida desde los años 50 y era propiedad del Grupo Rootes, quien a su vez pertenecía a Chrysler, junto a Barreiros y Simca.

Pero en 1978, el Grupo PSA adquiere la filial de Chrysler en el Reino Unido, Simca y Talbot. Sin embargo, a PSA deja de interesarle el proyecto y le cede todo el control a Matra, quien decide ofrecérselo directamente a la competencia, Renault. Nace el proyecto P23, se ensambla sobre la plataforma del Renault 18 y se instala una carrocería de fibra de vidrio, campo en el que Matra tenía una gran experiencia por la fabricación de deportivos.

Los primeros pasos del Renault Espace en el mercado tras su presentación en la primavera de 1984 no fueron del todo buenos, ya que durante el mes de julio de ese año tan solo se vendieron nueve unidades, aunque supuso un paso firme en una carrera de resistencia que la compañía del rombo acabaría por ganar. En Europa, el Espace es considerado el primer monovolumen moderno de la historia, mientras que en Estados Unidos, el Voyager (vendido allí como Dodge y Plymouth), cuenta con el privilegio de ser el primer monovolumen al otro lado del charco.

Fotos: Fabricantes

Imagen de perfil de Aarón Pérez

Redactor

Apasionado de los coches desde que tengo memoria