Skip to main content

Reportaje

Motor

Lada Niva: ¿por qué es tan difícil comprar uno de segunda mano?

Lada Niva
El ruso perenne.

El Lada Niva es uno de esos nombres ilustres del mundo del motor, no solo por ser un auténtico veterano (comenzó a venderse en los 70), puesto que es un rasgo que comparte con otros modelos míticos (Toyota Corolla, Honda Civic, Mercedes Clase G…); si no porque, desde que nació hasta ahora, apenas ha cambiado. Ahora bien, si lleva tantos años a la venta, ¿por qué es tan difícil comprar uno de segunda mano?

5 virtudes y un defecto del Lada Niva 4x4

La lógica apunta a lo contrario: si lleva medio siglo comercializándose, el mercado de ocasión debería estar repleto de unidades usadas… pero es algo que a la hora de la verdad no ocurre: basta con echar un vistazo a las páginas de compra-venta para darse cuenta de que el número de ejemplares que se oferta es mínimo y que, en más de un caso, están en muy mal estado. ¿A qué se debe esta situación?

No siempre ha estado a la venta en España

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, pese a que el Niva lleva a la venta más de 40 años, eso no implica que durante todo este tiempo haya estado a la venta en España. De hecho, debido a las normativas de emisiones ha estado mucho tiempo fuera de nuestro mercado, algo que indudablemente afecta al número de unidades que hay recorriendo nuestras fronteras y, por ende, a aquellas que buscan un nuevo dueño.

Parecía que sí… pero no

Lo cierto es que después de muchos años de ausencia en Europa occidental, en 2019 la marca anunció que el modelo cumplía la normativa Euro6d-TEMP, lo que abría las puertas a su regreso. Sin embargo, unos meses después la propia firma (que incluso tiene división española) informó de que el vehículo no cumplía con la euro6d-temp-evap-isc, todavía más estricta, por lo que el Lada 4x4 (que es como se ha renombrado tras su última actualización) no se vendería en España.

Esto, que a priori puede parecer que no tiene mucho que ver con la oferta de segunda mano, en realidad si que ha influido, ya que eliminada la posibilidad de vender nuevas unidades, se ha eliminado también la posibilidad de encontrar ejemplares de segunda mano con pocos kilómetros y en buen estado.

¿Y si no se quieren deshacer de él?

Aquí entramos ya en un terreno más de valoración personal que en hechos contrastados, pero voy a argumentarlo para que veáis que tiene su lógica: es posible que los dueños de un Lada Niva, simplemente, no quieran deshacerse de él. Me explico.

Que el Niva tiene bastantes fallos es algo conocido por todo el mundo: sus prestaciones no son nada del otro mundo, el confort de marcha deja que desear, no tiene buen aislamiento, los materiales son “normalitos” siendo generosos… No es el coche del año, para entendernos.

Sin embargo, Lada dio en el clavo a la hora de crear su todoterreno porque es un 4x4 de los de verdad. Todo lo que se le puede achacar en contra sobre el asfalto, lo compensa fuera de él, puesto que es un modelo muy capaz, que supera obstáculos que a otros coches con más caché les cuesta. A esto hay que sumar que mecánicamente es sencillo, por lo que su mantenimiento y reparaciones no son ni difícil ni costosas. Esto hace que sea un vehículo muy apropiado para áreas rurales, un automóvil de “batalla” que, pese a que ya tenga años, ahora mismo entre los todoterrenos no tiene ningún competidor directo en el mercado, entiéndase como posible relevo (el único que podía haber tomado el testigo es el Suzuki Jimny y ya no se vende).

Más:

Todoterrenos

Y además