Skip to main content

Reportaje

Motor

La increíble historia del Citroën AX Sport

La increíble historia del Citroën AX Sport

Un utilitario rompedor

La década de los 70 quedó marcada por la crisis del petróleo que azotó duramente a la industria del automóvil, tanto que los diferentes fabricantes tuvieron que ingeniárselas para encontrar nuevas formas de movilidad más eficientes. Siguiendo esta filosofía, Citroën creó el AX, aunque también habría hueco para una versión más deportiva: esta es la increíble historia del Citroën AX Sport.

Mientras la democracia daba sus primeros pasos en España, la industria automotriz intentaba sobreponerse del azote que supuso la crisis del petróleo. Prácticamente todas las marcas dejaron de producir motores de grandes cilindradas para hacer otros más pequeños y reducir el consumo de combustible, en lo que fue el primer Downsizing de la historia. 

El Citroën AX fue el resultado de la reflexión sobre el futuro de la movilidad y de la búsqueda de soluciones que redujeran al mínimo los consumos. Una preocupación que surgió tras la crisis del petróleo de 1979 y en un contexto en el que el precio del barril se encareció un 270%

En consecuencia, los ingenieros de Citroën se pusieron manos a la obra. Se estudiaron todos los factores que podían contribuir a gastar menos, manteniendo las mismas prestaciones o, incluso, mejorándolas, desde el peso hasta la aerodinámica, pasando por el rendimiento de los motores.

Del prototipo Citroën ECO 2000 al Citroën AX

El resultado de estos trabajos fue el concept-car Citroën ECO 2000, presentado en el Salón de París de 1984. Este prototipo marcó un antes y un después, logrando un consumo de 2 l/100 Km a una velocidad constante de 90 Km/h, una velocidad máxima de 140 Km/h y un peso que no alcanzaba la media tonelada. 

Ahora, tocaba trasladar estos hallazgos a un vehículo pensado para comercializarse a gran escala. Tras varios años de investigación, el Citroën AX se desveló ante el gran público en la siguiente edición del Salón del Automóvil de París, la de 1986

La increíble historia del Citroën Visa GTI

La marca apostaba por una estética rompedora, una aerodinámica récord, con un Cx de 0,31, y pesos de entre 640 Kg y 695 Kg para conquistar el segmento de los turismos urbanos. Como reto añadido, debía remplazar a un modelo que tuvo la virtud de sobrevivir a muchos de sus sucesores: el 2 CV

Otras de las grandes bazas del AX eran la optimización del espacio interior y un maletero de 273 litros pese a sus dimensiones compactas, así como un confort en los mejores niveles de la marca y unos bajos costes de mantenimiento

En el Citroën AX, todo era nuevo: desde los bajos del vehículo a los motores, con el estreno de las mecánicas de gasolina TU de cuatro cilindros, que marcaron época por su fiabilidad y prestaciones

La vocación innovadora de este modelo y su obsesión por lograr consumos mínimos le llevaron, incluso, a ser pionero en el desarrollo del coche eléctrico, con la comercialización de versiones con batería de níquel-cadmio en 1993.

La increíble historia del Citroën AX Sport

La increíble historia del Citroën AX Sport

Aunque el AX respondía a una necesidad, la de fabricar un vehículo pequeño con bajos costes de mantenimiento y consumos parcos, también hubo un hueco para una versión más deportivo. Ese fue el Citroën AX Sport.

La decisión de hacer el AX Sport se enciende por el contexto de la época: eran los años en los que gozaban de mucha popularidad los deportivos compactos, como el Volkswagen Golf GTI, el Ford Fiesta XR2, el Peugeot 205 GTI o el Renault 5 Turbo. Coches pequeños, pero muy rápidos y divertidos.

La increíble historia del Citroën GSA

Así, en 1987, un año después del lanzamiento del Citroën AX, apareció la versión más “racing” de este modelo, el Citroën AX Sport. Recurría a un motor de cuatro cilindros con 95 CV y un peso de tan solo 720 kilos, lo que le permitía alcanzar los 186 km/h de velocidad punta.

Sus notables cualidades dinámicas le llevaron a convertirse en un vehículo muy presente en los rallyes de la época y, todavía hoy, sigue siendo un modelo muy solicitado en ese mundillo, tanto por sus prestaciones como por su fiabilidad y robustez.

Un gran éxito comercial

La increíble historia del Citroën AX Sport

La apuesta de Citroën por la innovación técnica y estética, algo característico en la marca francesa, conquistó de lleno al gran público. Entre 1986 y 1998, se fabricaron exactamente 2.425.138 unidades del AX. 

Por supuesto, el utilitario francés también fue un vehículo Made in Spain, ya que un total de 812.951 vehículos salieron de la fábrica de Vigo, lo que equivale a un tercio de la producción total.

En España, el Citroën AX fue un éxito. Gracias a él, la marca pasó de una cuota de mercado del 5,2% en 1986 a un 7,6% en 1988. Este mismo año, el modelo francés recibió el premio ‘Coche del Año’ en España.

Además, la decisión de lanzar las versiones con motores y acabados de alta gama ayudó a mejorar la imagen de Citroën en nuestro país. Unos logros que dejaron abierto el camino para que la marca liderase las matriculaciones durante varios ejercicios en la década de 2000.

Etiquetas:

Grandes Historias

Y además