Skip to main content

Prueba

Test 100.000 km: desmontamos un Ford Focus Ecoboost

Ford Focus Ecoboost: test 100.000 km

El Ford Focus Ecoboost fue uno de los primeros compactos en montar un propulsor de tres cilindros con 125 CV y solo un litro de cubicaje. ¿Podrá realizar nuestro test de 100.000 kilómetros sin fallos? Ya lo creo que sí, y no solo el motor no ha fallado, el resto se ha comportado también sin contratiempos.

Mil centímetros cúbicos. La última vez que conduje algo así fue en un Panda. Ahora llega el Ford Focus Ecoboost con un motor aún más pequeño, ya que solo lleva tres cilindros. ¿Puede algo así ser duradero y fiable?”. Así de escéptico se mostraba uno de nuestros redactores nada más comenzar con este exigente test de 100.000 km.

5 de abril de 2013. Ese día entró en nuestro garaje nuestro protagonista: un Ford Focus 1.0 Ecoboost con el acabado más lujoso Titanium y pintado en un clásico color gris plata. 

Para entonces ya sabíamos que este motor de tres cilindros, inyección directa con turbo y árboles de levas variables era capaz de proporcionar mucha diversión. La pregunta era: ¿cómo estará después de sufrir los rigores de nuestro test de 100.000 kilómetros? Estos pequeños motores, en teoría, no tenían en la fiabilidad uno de sus puntos fuertes.

Pero en todo momento esta revolucionaria mecánica despertó muchas simpatías. “Buena potencia desde el principio, típico sonido de un tres cilindros, sube de vueltas limpiamente”, anotó otro de nuestros redactores. “Apenas puedo creer que este motor solo tenga un litro de cubicaje. La entrega de potencia y la baja rumorosidad son increíbles para un motor de tres cilindros. Y también en autovía logra unas prestaciones notables”, apuntaba otro, y añadía: “Sin embargo, el consumo llega fácilmente a los ocho litros”.

Y es que, efectivamente, tras los 100.000 kilómetros el consumo medio de nuestro Ford Focus Ecoboost ha sido de 8,2 litros cada 100. Es mucho, pero hay que tener en cuenta que gran parte del recorrido ha sido por autovías alemanas, donde no hay límite de velocidad, con el pedal del acelerador pisado a fondo. En nuestros tests de consumo logró al principio una cifra de 6,5 litros, luego 7,1. Pero damos fe de que, llevándolo con cierto tacto y en una conducción relajada, es muy fácil que el consumo medio lleve un cinco antes de la coma.

 

ford focus 100000 km piezas

Hay que tener en cuenta que el motor ha mantenido su brío hasta el último día, como muestra una anotación de un redactor en el kilómetro 96.158. “Una respuesta excelente, siempre está dispuesto y alegre a la hora de subir de vueltas, trabaja sin queja siempre que se lo pides”.

¿Todo bien entonces? No del todo. En el kilómetro 22.105 circuló varias veces en modo de emergencia y necesitó acudir al taller. Allí actualizaron el software y ya rodó sin problemas. También ha recibido críticas por el control del estado del aceite: el indicador es poco legible, algo que también tiene que ver con el aceite de alta fluidez (5W-20) recomendado por el fabricante.

Pero quitando estas pequeñas pegas, lo cierto es que el cuaderno de viajes de este Ford está repleto de loas a este modelo. Como la de uno de nuestros redactores, que dio la mejor nota posible al chasis: “Máxima puntuación en confort y estabilidad y, además, el Ford Focus es realmente ágil y manejable”. También han entusiasmado sus cómodos asientos, perfectos para viajes largos sin fatiga, “con un sistema calefactable de calidad”, como decía otro de nuestros colegas. También ha gustado el eficiente y fácil de regular sistema de climatización.

Pero hay un punto que no podemos dejar de lado: el manejo del sistema de audio y navegación con ese montón de pequeños botones y su exigua pantalla no ha gustado a nadie. Algunos, incluso, se han ensañado: “Es inaceptable que el buscador de destino tenga un funcionamiento tan complejo. ¿Será que lo desarrollaron en 1998?”, anotaba el más descontento. Otro incluso se preguntaba: “¿Cómo puede haber pasado la prueba de Ford un concepto de manejo como este? Es un coche hecho para las masas, desde amas de casa y pensionistas hasta jóvenes profesionales, y todos deberían poder manejarlo sin problemas”. Sin duda esta es una buena pregunta.

Pero en este tiempo Ford ha solucionado este problema. Tras el último lavado de cara, el puesto de conducción del nuevo Ford Focus está más ordenado: dispone ahora de una gran pantalla de ocho pulgadas táctil para el manejo del navegador, el sistema de sonido, el climatizador y el teléfono y la mayoría de pequeños botones han desaparecido.

Lo que está claro es que este Ford Focus Ecoboost no es un coche que haya pasado desapercibido por nuestra redacción y durante estos 100.000 km ha provocado no pocas reacciones apasionadas, muchas positivas, cierto, pero también algunas negativas. Como los engorrosos problemas con el depósito, demasiado habituales a partir del kilómetro 63.000. La pistola del surtidor solo podía introducir un leve fluido de combustible, debido a que una de las tres tapas de la válvula del tanque estaba rota y, por tanto, estrechaba el orificio. Pero eso sucedió mucho antes de que finalizara nuestro test con 100.730 kilómetros en el contador. Una distancia que este Focus Ecoboost de 125 CV ha recorrido de manera ejemplar.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Ford Focus 1.0 Ecoboost del 2013. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 30 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece Balumba, por 418 euros. Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Direct Seguros. Cuesta 236 euros con franquicia de 260 euros.

Conclusión

Lo mejor

La entrega de potencia y la baja rumorosidad del motor.

Lo peor

En el kilómetro 22.105 circuló varias veces en modo de emergencia y necesitó acudir al taller.

Lecturas recomendadas